Mis 5 grandes monumentos del Planeta

Para todos los que habéis conocido o incluso soñado con rincones del mundo que os han hecho derramar alguna lágrima, para quienes os habéis sentido diminutos e insignificantes ante los monumentos más grandiosos que existen, para quienes abrís los ojos como platos cuando tenéis delante un coloso y vuestro vello se pone de punta, para quienes entendéis la vida como la posibilidad de sentir y disfrutar un espacio tan mágico como imposible… Para todos vosotros va dedicado una especie de «ranking emocional» con pedacitos de Historia de la Humanidad que ocupan mis preferencias en estos momentos. Son creaciones del hombre a lo largo de los siglos convertidos bien en Maravillas o en el Patrimonio de todos. Es muy difícil, por no decir que utópico, elaborar un listado de los monumentos más importantes con que me he encontrado en mi vida, pero hay nombres que se repiten una y otra vez en mi cabeza y que han logrado empequeñecerme hasta límites insospechados. Por ello he querido arriesgar un post con el que contaros cuáles son.

Estoy seguro que cada uno tiene sus favoritos, los cuales nacen, cambian o se mueven a medida que vamos dando pasos en la ruta viajera de nuestra vida. En estos momentos Los cinco lugares monumentales que más sensaciones me han dejado son los que reflejo a continuación. Leer artículo completo ➜

India 2009: Crónica de un viaje iniciático (Capítulo 3)

Cabecera Viaje India por ti.

12 DE ABRIL: LÁGRIMAS DE MÁRMOL

TAJ MAHAL: OTRO SUEÑO CUMPLIDO

Se ha escrito y hablado tanto del Taj Mahal que es muy difícil quedarse con una definición, con un comentario o con una metáfora. Quizás fueron Rabindranath Tagore y Rudyard Kipling los que mejor absorbieron las sensaciones que emana aquel lugar para poder trasladarlas al lenguaje humano. El primero diría del Taj Mahal que es «una lágrima en la mejilla del tiempo» mientras que Kipling, el célebre autor del Libro de la Selva, apostillaría que «parece la encarnación de todas las cosas puras, de todas las cosas santas y de todas las cosas infelices».

Leer artículo completo ➜