Mis 5 lugares monumentales del Planeta

Blog

Mis 5 grandes monumentos del Planeta

Print Friendly, PDF & Email

Para todos los que habéis conocido o incluso soñado con rincones del mundo que os han hecho derramar alguna lágrima, para quienes os habéis sentido diminutos e insignificantes ante los monumentos más grandiosos que existen, para quienes abrís los ojos como platos cuando tenéis delante un coloso y vuestro vello se pone de punta, para quienes entendéis la vida como la posibilidad de sentir y disfrutar un espacio tan mágico como imposible… Para todos vosotros va dedicado una especie de “ranking emocional” con pedacitos de Historia de la Humanidad que ocupan mis preferencias en estos momentos. Son creaciones del hombre a lo largo de los siglos convertidos bien en Maravillas o en el Patrimonio de todos. Es muy difícil, por no decir que utópico, elaborar un listado de los monumentos más importantes con que me he encontrado en mi vida, pero hay nombres que se repiten una y otra vez en mi cabeza y que han logrado empequeñecerme hasta límites insospechados. Por ello he querido arriesgar un post con el que contaros cuáles son.

Estoy seguro que cada uno tiene sus favoritos, los cuales nacen, cambian o se mueven a medida que vamos dando pasos en la ruta viajera de nuestra vida. En estos momentos Los cinco lugares monumentales que más sensaciones me han dejado son los que reflejo a continuación.

En lo que sí que no me voy a mojar es en otorgarles un orden del 1 al 5. Porque si rescatar cinco de decenas o cientos es complejo, más aún es ordenarlos. Y a eso…me niego.

Sin más dilación aquí van:

TEMPLOS DE ANGKOR (CAMBOYA)

Angkor no representa a un único templo, ni siquiera a una ciudad, sino a toda una civilización. El Imperio Jemer se expandió por toda Indochina, aunque su corazón se sitúa en la actual Camboya. Mucha gente identifica Angkor con Angkor Wat, por ser quizás el más reconocible, pero detrás suyo hay más de un centenar de templos y edificios monumentales cuya grandiosidad ocultó la selva durante siglos. Siempre he pensado que si en cada país hubiera un sólo templo angkoriano, éste sería con gran probabilidad el mayor atractivo del mismo. Porque caminar a través de sus galerías, observar la perfección de sus relieves y comprobar cómo ni la más insignificante de sus piedras tiene sentido fuera del conjunto, es reabrir las sensaciones de los arqueólogos de antaño.

Tener la posibilidad de pasar un momento a solas en un templo invadido por ramas y raíces carnivoras que engullen literalmente los muros ha sido una de las mayores emociones que he podido disfrutar en un viaje. Como, por ejemplo en el Ta Phrom, que aparece en la película Lara Croft: Tomb Raider, y que ha sido invadido por la selva. O el inaccesible Beng Mealea, que hasta hace un par de años estaba rodeado de decenas de minas antipersonas y que por su lejanía con los templos principales, recibe muy pocas visitas.

Angkor es tan maravilloso como difícil de digerir, porque cuando piensas que lo has visto todo, hay otro templo perdido esperándote.

ABU SIMBEL (EGIPTO)

Al sur de Egipto, casi en la misma frontera con Sudán y asomado al Lago Nasser, se encuentra uno de los lugares que más me han impactado. Hace ya casi nueve años que lo visité y aún se me sigue poniendo la carne de gallina cuando pienso en el momento en que levanté la mirada para tenerlo de frente al Templo Mayor de este conjunto de belleza inimaginable. Dedicado a Ramsés II, el longevo y prolífico Faraón, tras la batalla de Kadesh, supuso la plasmación más grandiosa construida en Egipto después de las Pirámides. Es la representación del poder del Faraón en territorio Nubio. Ramsés II es un Dios entre otros Dioses, aunque ni a estos les deja hueco en la fachada principal donde aparece sentado en cuatro ocasiones. Majestuosidad y clemencia, poderío y compasión a partes iguales en una colina mágica que se ahuecó por para escribir la Historia del Egipto más grandioso.

Aquella visita la realicé en el marco de un primer viaje a Egipto que compartí con mi madre, la cual conmigo siempre se ha apuntado a un bombardeo. Y quizás por eso también guardo en la memoria este lugar con muchísimo cariño. Apenas había empezado a viajar un año antes y ya se sabe que las primeras experiencias marcan bastante.

Abu Simbel, y más concretamente lo más profundo de la galería del Templo mayor, es testigo de un milagro en la que interviene el Sol y que demuestra el conocimiento de los astros que poseían los egipcios de la época. Un fenómeno tan increíble que parece mentira…pero que no lo es. Al final de la galería se encuentran sentados por este orden los dioses Amon, Ra, Ramsés II (que se consideraba un Dios) y Ptah. Dos días al año, únicamente dos días, los rayos de sol penetran en el interior del templo llegando a iluminar por completo a estos Dioses ubicados en sus tronos. Pero no a todos ya que hay una excepción, Ptah, que se queda en penumbra como le corresponde al que está considerado como Dios de la Oscuridad y las Tinieblas. Aunque esto no es todo, ya que al parecer ambas fechas corresponden a las del nacimiento y la coronación del Faraón Ramsés II. Por tanto…¡Fueron capaces de ubicar el monumento para que entrara la luz por él dos días concretos!

Sin duda el Antiguo Egipto esconde un conocimiento tan extraordinario que no podemos ni imaginárnoslo. No me extraña que haya quien diga que eran de otro Planeta…

TAJ MAHAL (INDIA)

Sencillamente el lugar más hermoso creado por el Hombre. Creo que este es uno de los grandes sueños de quienes empezamos a viajar. La imagen del Taj Mahal, tan pura y tan perfecta, ha sido una de las pocas cosas que me han arrebatado las lágrimas. Cuando quedé frente al monumento no pude evitar sentirme la persona más feliz del mundo. Lloré… sí, lloré, y no me averguenzo de decirlo. Era tanta la expectación, tanta la ilusión, que fue uno de los instantes más completos de mi vida.

P1050423 por ti.

Al poco de volver, en un relato sobre el Taj Mahal que escribí en la página, expresé lo siguiente:

Se puede haber viajado más o menos, se puede haber estado en muchos otros lugares o presenciado escenas realmente fascinantes, pero lo que transmite el Taj Mahal supera lo inimaginable. Nunca se ha trasladado al Arte el más hermoso de los poemas, la más bella de las historias de amor. El mausoleo que custodia las almas de los dos enamorados se asemeja a una gota de agua regresando a un cielo tan azul como deslumbrante (…)

Porque eso es precisamente el Taj Mahal, una Historia de amor. La de un Emperador que quiso honrar a su esposa fallecida con un Mausoleo tan bello que jamás fuera olvidado. Y lo consiguió. Hoy en día es una de las Siete nuevas Maravillas del Mundo. Además sin discusión.

P1050607 por ti.

SANTA SOFIA DE CONSTANTINOPLA (TURQUÍA)

Puedo decir que este fue el primer gran monumento de mi primer gran viaje, el que tuvo lugar a Turquía en marzo de 2001 en pleno ecuador de la carrera y con mis compañeros de la Universidad Carlos III. Recuerdo mi cara de sorpresa cuando la vi aparecer desde la ventanilla del autobús. Hagia Sofia, la Divina Sabiduría, y la mayor joya que se conserva del Imperio Bizantino fue redondear el estudio prolongado durante años en el colegio y el instituto en el que en muchas ocasiones su figura decoraba la cubierta de algunos de mis libros de texto. Los primeros amores nunca se olvidan. Y Santa Sofia fue mi primer amor, el primer testigo del juramento que me hice a mí mismo de una vida cargada de viajes. En cierto modo puedo decir que allí comenzó todo, que aprendí a sentir y admirar lo bello, la inmortalidad y la magia que poseen ciertos lugares.

jose en santa sofia por ti.
A mis 20 años…

Y como a los amores no hay que dejarlos atrás, regresé cinco años después para iniciar una ruta por Oriente Medio. Entonces volví a verla, volví a recordarla, volví a escuchar lo que decía el símbolo de Estambul, una ciudad que me apasiona.


Cinco años después…

PETRA: LA CIUDAD PERDIDA DE LOS NABATEOS (JORDANIA)

¿Quién no ha visto a Indiana Jones en la Última Cruzada cabalgar a través de un desfiladero estrecho y entrar a un templo escondido en la pared? El desfiladero es el Siq de Petra, en Jordania, y el templo es el Kasné, en castellano el Tesoro, de una ciudad que aparecía mencionada en la Biblia y que se perdió en el tiempo hasta que fue redescubierta en el Siglo XIX por un explorador suizo que se hizo pasar por un mercader árabe. La ciudad de los Nabateos está esculpida en las rocas de arenisca roja dentro de un complejo de acantilados y pasadizos de colores cambiantes a cada minuto en función de donde se encuentre el Sol. Este es otro de esos lugares por los que uno quiere o bien viajar, o bien ser arqueólogo o ambos si es posible.

Qué buena foto, qué luz, qué color. De las mejores del viaje. Chema, te otorgo el pullitzer..

Los templos y mausoleos están moldeados en la piedra como si ésta fuera de mantequilla. De hecho Petra significa Piedra en latín, ya que aquí también lograron acceder los romanos, aunque este fue el principio del fin. Pasó de ser una realidad a un secreto, de un secreto a un mito, de un mito a una Leyenda… Más de mil años después la intuición y la valentía de Sir Johann Ludwid Burckhardt devolvieron Petra al mundo. Gracias en gran parte a él a él un 14 de julio de 2006 pude recorrer con mis amigos del barrio la ciudad oculta de un Reino Olvidado como el Nabateo. Una ciudad en la que es famoso, sobre todo, el Kasné, pero que tras unas escaleras infinitas y de vértigo espera lo que se conoce como El Deir o el Monasterio, un diamante obtenido de unas paredes gruesas y rocosas.

Es también Petra una de las nuevas Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Y otro de esos sueños de Indiana Jones en potencia.

NO SÉ SI TIRAR ESTE ESCRITO…

Esta ha sido mi elección, tan difícil que ya estoy pensando en rehacerla de nuevo. Porque me  vienen a la cabeza Borobudur, la Gran Muralla China, las Pirámides de Gizeh, la Plaza Roja de Moscú, el Duomo de Milán, el Panteón de Roma, las Grutas del Yungang, la Mezquita Azul, Palmira, la Cúpula de la Roca de Jerusalén, Prambanan, la Alhambra, la Mezquita de Córdoba, el Monasterio de Rila… Vaya, son tantas que no sé si tirar este post a la basura y evitar decantarme por unos u otros monumentos levantados por el Hombre en los últimos milenios y que me han hecho crecer como persona.

Pero como es tarde, casi la una de la madrugada, y no quiero darle más vueltas a este asunto, es hora de que os mojéis los lectores y os atreváis a darme una lista de “vuestros cinco monumentos” desde un punto de vista puramente emocional. ¿Cúales son vuestros amores en piedra? ¿Qué os ha hecho marcharos y no evitar daros la vuelta para echar una mirada por última vez? Seguro que hay ciertos lugares imborrables que queráis compartir con los demás. Probablemente ninguno forme parte de esta lista que os he dado y que corresponde a una opinión personal, pero esa quizás sea la gracia.

Lo mejor de todo es pensar que nos esperan tantas sorpresas y emociones en este mundo a la vez tan pequeño, a la vez tan infinito…

Sele

34 Respuestas a “Mis 5 grandes monumentos del Planeta”

Deja un comentario