¿Preparamos la mochila para ir a África?

Blog

¿Preparamos la mochila para ir a África?

Print Friendly, PDF & Email

Nunca me ha gustado preparar la mochila, para qué lo voy a negar. Para mí es como fregar los platos con una mano atada a la espalda o hacer la cama con los pies. Es decir, lo que viene siendo una tarea que me suscita cero ganas. Pero a diferencia de estos extraños ejemplos, es igual de importante que sacarse un visado, reservar un automóvil o realizar la compra por internet de unos billetes de tren. Durante los días en que estamos fuera la mochila será nuestro caparazón, nuestra casa móvil donde tener muchas de las cosas que necesitaremos durante el viaje. Y por ello os voy a contar más o menos utilizando mi experiencia, cuáles son esos “imprescindibles” que no faltan nunca en mi mochila y algunos humildes consejos a la hora de prepararla. Sé que la mayoría sois ávidos mochileros y que poco o nada váis a aprender de este post, pero puede venir bien recordar algunas cosas.

Es muy importante recalcar que se trata del equipaje para un viaje al Sur de África, que poco se parecerá al que uno se pueda llevar a las montañas de Nepal, al Caribe o a una semana en París. Quizás se podría extrapolar para un viaje todoterreno donde se pase calor, un poco de frío, haya muchos mosquitos y haya que moverse de forma casi constante. Procedo pues:

– No hay que olvidarse que somos mochileros y que no nos vamos a un desfile de moda. Hay que quitarse de la cabeza ir cada día con un conjunto diferente porque de lo contrario tendremos que llevar dos mochilas o en su defecto una que pese casi lo mismo que nosotros. En la preparación de una mochila debe primar ante todo que sea lo menos pesada posible ya que no es cuestión de sobrecargar la espalda.

– Si el destino es caluroso, lo mejor es llevar ropa ligera tal como camisetas de manga corta, pantalones pirata y/o largo para hacer marchas y que no nos acribillen los mosquitos, pero nunca con un tejido demasiado gordo. No olvidarse, por supuesto de las bermudas/bañadores, que aunque no vayamos a estar en la playa son muy socorridos para el calor. La ropa debe ser lo más transpirable posible, sobre todo los calcetines si no queremos destrozarnos los pies ni el sentido del olfato de quienes van contigo.

– Si va a hacer algo de frío (en el sur de África la temperatura por las noches disminuye notablemente) no hay que dejar de meter un forro o una cazadora y alguna sudadera. Algo que simplemente alivie durante la noche que refresque. (¡Y se puede repetir modelo las veces que haga falta!)

– Llevo botas de trekking con suela Goretex y que no se calen con facilidad. Para los momentos que no sean de marcha unas chanclas están bien, las cuales se pueden usar también en las duchas para evitar el contagio de hongos, algo no tan extraño como pueda parecer.

Bolsa de aseo (sólo una bolsa) con lo imprescindible para que no falte la higiene durante los días de viaje. Para no llevar un bote de champú y otro de gel, yo suelo comprar uno que vale tanto para el cuerpo como para la cabeza. Así se matan dos pájaros de un tiro y se ahorra espacio para la pasta/cepillo de dientes, desodorante, esponja y algo muy importante: La minitoalla. Ésta se pliega de tal manera que no ocupa casi nada, y suele ser de ultrasecado, actuando como un absorbente de agua. También suelo meter un pequeño bote de gel antibacterias con el que se pueden lavar las manos sin agua. Es muy socorrido para esos momentos en que vas a comer, no hay agua cerca y tienes las manos negras. También suelo meter una maquinilla de afeitar que va a baterías y que puede utilizarse lo menos diez veces sin cargar. Bueno, y el clásico peine, las lentillas, los clásicos clínex y algo más que se pueda colar como las toallitas de bebé.

Botiquín: Es sumamente fácil sufrir el mal del viajero (dígase diarrea) durante el viaje, y en ocasiones la cosa puede empeorar. Los seres humanos somos débiles y basta un tropiezo o un constipado para chafarnos la estancia. Como más vale prevenir que curar siempre llevo: Fortasec (para la diarrea), Frenadol (para aliviar los síntomas gripales o del resfriado), Suero alcalino (para cuando nos estamos deshidratando o la diarrea es aguda), Paracetamol (alivia también la sintomatología del resfriado), aspirinas (dolor de cabeza), tiritas y betadine para curar heridas, Spasmoctyl (para el dolor de tripa), Repelente de insectos (Relec Extrafuerte va bien) y protector solar. Alguna gasa, venda y algodón suelen completar este kit improvisado. De todas formas si no se va solo, se puede repartir el contenido entre varios para no llevar mil botiquines en camino, que somos viajeros y no hospitales de campaña.

Jabón Lagarto con el que lavar la ropa. Si se quiere llevar poco el frotar no se va a acabar. Las cuerdecillas para tender en un lugar improvisado no vienen mal, pero reconozco que nunca las llevo. Como dormiremos en campings confío en que allí se pueda hacer algo.

Saco de dormir y esterilla. Ahora los sacos ocupan menos que lo hacían años atrás, y se venden como rosquillas las esterillas inflables con los que no tener la espalda pegada a las durezas del suelo. Durante este viaje no habrá hoteles y dormiremos en tiendas de campaña. El Vivac está casi descartado porque en ciertos lugares la noche puede quedarse a cero grados centígrados (caliente caliente). Por cierto, sigo usando el mismo saco de dormir que en el primer interrail (2001). Se ha recorrido medio mundo y más que le queda!

Cámara de fotos: La estrella invitada. Podría eliminar todo lo dicho hasta ahora pero nunca dejar de llevar mi cámara con la que retratar los momentos que componen el viaje. Voy bien surtido de tarjetas de memoria (cuatro de 2 GB) y baterías (3). Lleva su propio cargador pero para los días en que durmamos a la intemperie y no tengamos dónde enchufar las baterías, hemos comprado un adaptador de corriente para el coche. El clásico mechero unido a un espacio para poner enchufes. Así ya tenemos carga no sólo para las cámaras de todos sino también para nuestros móviles. Para hacer las fotos artísticas o nocturnas el trípode nunca está de más. Todo esto suelo llevarlo en una bolsa a parte.

Chubasquero: Para los grandes chaparrones es importante llevarlo porque además suelen poderse plegar bastante bien y no ocupar casi nada de espacio. Hace un par de años compré uno con el que poder también cubrir la mochila que lleve a la espalda y así proteger tanto mi ropa como “mi casa móvil”.

Prismáticos: Para hacer un safari y ver bien los animales este sin duda va a ser uno de los instrumentos básicos que no deben faltar de la mochila. También aprovecharemos la calidad del zoom de las cámaras digitales, capaces de llegar cada vez más lejos.

Otros: Linterna con dinamo (para no necesitar pilas), cuaderno, papel y lápiz, guías, mapas, candados, navaja multiusos y papel higiénico (nunca se sabe…).

Del alimento nos vamos a ocupar allí por lo que de casa no llevamos absolutamente nada. Aún estamos tanteando portar un hornillo donde cocinar (o comprarlo nada más llegar a Sudáfrica) pero sí que cada uno tiene plato, cubiertos y poto (taza) de acero inoxidable.

Es muy probable que se me hayan olvidado unas cuantas cosas de las que quizá me ponga a pensar en pleno Delta del Okavango, pero ya se solventará de la mejor forma posible.

Lo que nunca me falta es un Seguro Médico/Asistencial con el que sentirme protegido durante el viaje (Yo viajo con el seguro de IATI, y si lo contratáis por aquí tenéis un 5% de descuento) y cubra posibles enfermedades, accidentes, robos, pérdidas de equipaje y otros contratiempos que prefiero no nombrar aquí.

Contrata tu seguro de viajes con un 5% de descuento para los lectores de El rincón de Sele

La documentación (billetes, tarjetas, seguros) y el dinero nunca debe dejarse en la mochila. Para eso están las riñoneras que se esconden debajo del pantalón. No está de más tener alguna fotocopia del pasaporte.

Todo esto calculo que va a pesar aproximadamente 15 kilos, demasiado diría yo. Más sería una locura inasumible y se debería considerar rehacerla de nuevo.

Mochilero1 por ti.

Después de contaros todas estas cosas, a falta de 48 horas para emprender el viaje, lanzo una pregunta al general, ¿alguno/a se anima a echarme un cable para hacer la mochila? Todos a la vez no, por favor!!!!

Sele

9 Respuestas a “¿Preparamos la mochila para ir a África?”

Deja un comentario