Angulema, un viaje a la ciudad del cómic

Dicen que para visitar Angulema (Angoulême en francés) además de patearse las calles uno debe pasar sus hojas a todo color como si lo hiciera con un tebeo de toda la vida. Quizás porque toda ella forma parte de un gran cómic universal en el que las calles se escriben dentro de bocadillos y las onomatopeyas forman parte del argot local. En realidad basta con buscar los murales pintados con historietas de ayer y hoy que, involucrados en la vida de esta ciudad en pleno País del Cognac, dentro de la región francesa de Poitou-Charentes, pasan a formar parte de su día a día. Angulema vive de la genialidad de aquellos dibujantes que han visto cómo de las fachadas de los edificios surgen escenas, héroes y personajes nacidos de su propia imaginación. La responsable de acoger el Festival Internacional del Cómic más importante de Europa no sólo se limita a promover la lectura de un género considerado por muchos como el noveno arte, sino de convertir la ciudad en el orgullo de todos los que aman esta forma ir más allá a la hora de narrar con ilustraciones este y otros mundos.

El Jardín Extraterrestre es una de las pinturas más célebres de Angulema, capital del cómic

Escaparse a Angulema es llevar a cabo un viaje a la ciudad del cómic y ver cómo escapan por la ventana los hermanos Dalton sin que Lucky Luke se de cuenta mientras la estilizada figura de Corto Maltés busca nuevas aventuras consumiendo lentamente un cigarrillo. La fantasía de un universo paralelo está en el subconsciente de quienes visitan esta curiosa, agradable e intrépida ciudad a orillas del CharenteLeer artículo completo ➜

Isla de Ré, un baño de luz en la costa atlántica de Francia

Dicen que aquellos lugares acariciados por la luz con cierta persistencia son mucho más felices y se respira un cierto optimismo que supera la mera banalidad. Y estoy convencido de que en cierto modo es verdad. Hace muy poco comprobé en Isla de Ré que, sin duda, la luz es su piedra filosofal. De hecho, este trocito de paz inmerso en el Charente Marítimo, en plena Francia Atlántica, recibe al año tantos días de cielos luminosos como la célebre Costa Azul en el Mediterráneo. Una suerte en el que la brisa suave y el olor a salitre inundan los callejones de casas blancas y malvarrosas siempre a punto para ser olidas con deleite. Al otro lado de La Rochelle flota una isla marcada por pueblos cargados de hermosura y vitalidad, magníficas playas de arena fina, una historia intensa que se aprecia en la construcción de bastiones defensivos que la volvieron inmortal así como poderosos faros retando al océano que vieron saltar a más de mil ballenas.

Torre de las ballenas (Isla de Ré, Francia)

Isla de Ré (en francés Île de Ré), una de las escapadas vacacionales más sorprendentes y agradables de toda Francia, es un paréntesis de luz y tranquilidad en la bravura de un Atlántico que muestra una docilidad inusual. Posee muchos atractivos que ver y de los que disfrutar, unos imprescindibles y otros, simplemente, a gusto del consumidor. Porque hay una isla por cada tipo de viajero.  Leer artículo completo ➜

Una ruta por el País del Cognac en Poitou-Charentes

El color ámbar desprendido por una copa de cognac (o coñac) añejo no sólo recoge el aroma perfumado de uno de los brandys más famosos del mundo sino que también nos acaricia suavemente los labios con un pedacito de Francia. Este aguardiente surgido de la doble destilación de los vinos producidos en una pequeña región bañada por el río Charente, en el oeste del país vecino, sobrevuela los paladares de un terruño vestido de viñedos, castillos, catedrales románicas y burros de pelo largo con pantalones. Érase el País del Cognac, una ruta deliciosa por los lugares que dan nombre en Poitou-Charentes a una celebérrima Denominación de Origen de Brandy en cuya ciudad emblema vino a nacer el mismísimo Rey Francisco I de Francia, monarca de las letras y el Renacimiento galo cuya rivalidad con el Emperador Carlos V marcó por completo el siglo XVI en una Europa que no hacía más que cambiar sus mapas.

Saint-Martin-de-Ré (Isla de Ré, País del Cognac)

Ciudades como Cognac, Angulema, La Rochelle o la bella Isla de Ré forman parte de un recorrido de varios días con mucho que ver y ofrecer. Una ruta por el País del Cognac sirve en copa un viaje idílico a esa Francia donde el campo parece más verde y el cielo más azul.  Leer artículo completo ➜