Notas de una Ruta por el Sur de Baviera (Parte 1 de 2)

Un lago completamente congelado tras el cual tomaban altura los Alpes con sus cumbres blancas en forma de pico ocultándose en el cielo corresponde a la imagen que por las mañanas observábamos desde la habitación de la casa de madera en la que nos quedábamos a dormir. La calidez cortaba el hielo a un centímetro del cristal, mientras que ya empezábamos a sentir el aroma de un café humeante y de bollos recién salidos del horno. A muy pocos kilómetros de Füssen, en el extremo más meridional del Estado Federado de Baviera, teníamos establecida nuestra base desde la que salíamos a explorar los confines del territorio alemán, que va a morir a la frontera montañosa que lo separa de Austria y Suiza. El Sur bávaro y sus inmensos paisajes esconden tantos lugares magníficos que hacen que cualquier ruta, por muy pequeña que sea, se convierta en extraordinaria. Aquí viven los castillos de los cuentos igual de mágicos como el de la Bella Dumiente, o Palacios versallescos en el interior de un bosque, o casitas con las paredes pintadas contándonos la historia de Caperucita Roja y de los hermanos Hansel y Gretel. Como telón de fondo, el indescriptible y escarpado paisaje alpino aún presa de un invierno frío que ha logrado interrumpir la marcha del agua de las cascadas para convertirlas en punzadas de hielo sobre las rocas. Casi nada…

Así es el sur de Baviera, y si no me creéis no tenéis más que caminar conmigo a través de estas líneas para comprobarlo. He tenido a bien recopilar unas notas relativas a este viaje con las que recordar qué fue lo que nos deparó en el mismo. Un viaje que vino motivado por el deseo exhacerbado de ver el Castillo del Rey Loco (Schloss Neuschwanstein) con nuestros propios ojos y que se derramó en otras muchas maravillas que pudimos visitar alrededor suyo. La undécima ocasión en que pude pisar suelo alemán mantuvo la excelencia de las demás incursiones al que es probablemente mi país preferido de Europa. Veámoslo entonces! Leer artículo completo ➜

Recién llegados del viaje por tierras bávaras

Puede resultar un tópico decir a muy pocas horas del regreso de nuestro último viaje que todo ha salido genial, de sobresaliente. Pero es que contar lo contrario sería faltar a la verdad por mi parte. Hemos podido realizar una ruta por Baviera de lo más interesante. Nos hemos centrado, sobre todo, en el sur, en un área custodiada por los Alpes y regada por decenas de lagos que, a estas alturas del año, estaban convertidos en puro hielo. No cabe duda que nuestro objetivo número uno era presenciar el mágico Castillo del Rey Loco (Neuschwanstein Schloss), pero realmente ha habido mucho más. Con un vehículo alquilado en Munich hemos visitado pueblos alpinos con mucho encanto como Fussen, Schwangau, Oberammergau o Schongau, entre otros, de los que cuentan con caserones gigantescos y paredes pintadas al fresco. O suntuosísimos palacios y castillos en los que residieron los miembros de la Familia Real de Baviera, al igual que iglesias y abadías con interiores recargados en estilo barroco-rococó. Todo ello mezclado en unos parajes naturales asombrosos que da gusto recorrer en esas carreteras alemanas tan perfectas. Por eso mismo es imposible no tirar de topicazos una vez más y no decir que hemos vivido un cuento de hadas del que ahora cuesta despertar.

Lo que más me ha gustado es que un buen porcentaje de este viaje lo hemos dejado sujeto a la improvisación y, salvo lo indiscutiblemente indiscutible (Fussen y el Castillo del Rey Loco), ha habido un buen número de sorpresas que llegaron prácticamente solas. Porque creo que ahí está la dosis perfecta de un viaje, sea a Alemania o a cualquier lugar del Planeta, ir bien documentados pero sin atarse a planes demasiado rígidos. Ya se sabe lo que dicen de que en el término medio está la virtud. Leer artículo completo ➜

Baviera…espéranos para la cena

Hoy viernes tengo algo seguro, que no voy a dormir en mi cama de siempre. Esta noche tengo cita en una casa de cuento de hadas frente a un lago en Fussen, una de las ciudades más meridionales de Alemania, exactamente en los Alpes bávaros a media patada de la frontera con Austria. Comenzará entonces una aventura invernal en uno de los parajes naturales y culturales más importantes de Europa… la Ruta de los Castillos de Baviera. Ya comenté hace unos meses el plan de Rebeca y mío de cumplir nuestro viejo sueño de visitar el Castillo del Rey Loco (Neuschwanstein Schloss), el monumento en carne y hueso que sirvió después como modelo para hacer el castillo de Disney. Caminar por los senderos que nos llevarán hasta él será como formar parte de una película de dibujos animados con príncipes, princesas, villanos y árboles que hablan. Nos parecerán ilusiones o imaginaciones nuestras pero no lo serán…

Adentrarse en Baviera es pura fantasía. Tras unas montañas infinitas y blancas por la nieve hay pueblos con casas que parecen de chocolate como la de Hansel y Gretel, caminos a través del bosque y lagos que brillan como perlas. Y desde hoy hasta la noche del lunes saldremos a descubrirlas echando migas de pan al suelo sin miedo a que después desaparezcan. Leer artículo completo ➜

En febrero nos vamos a…Neuschwanstein

El nuevo año se nos viene encima irremediablemente. Y con él aparecen nuevos proyectos, nuevas ideas y, por supuesto, nuevos viajes. Desde que se produjera el regreso de Bulgaria y Macedonia la terna de objetivos empezó a dar vueltas y más vueltas. Pero había que empezar a concretar y cayó encima de la mesa uno de los más deseados desde hace mucho tiempo. Situado en Alemania, más concretamente en los Alpes bávaros…  este objetivo viajero se llama Neuschwanstein Schloss, más conocido como el Castillo del Rey loco. Un lugar del que dicen se basó Walt Disney para la película de la Bella Durmiente y que ahora es el símbolo de todos los Disneyland que hay en el mundo. Lo mejor de este castillo de Cuento de Hadas es precisamente que no es ficción sino pura realidad y que lo único que puede igualar su belleza son las montañas que tiene de fondo y que pertenecen por una parte a Alemania y por otra a Austria. Ya tenemos fecha, vuelos y, sobre todo una ilusión tremenda en saber que en apenas un par de meses volvemos a estar de viaje. Que lo sepa todo el mundo… en febrero da inicio la Operación Neuschwanstein.

Un nuevo viaje de elrincondesele.com en el que ahora toca la fase primera, que particularmente me parece una de las más interesantes, la de documentación consistente en prever posibles rutas, buscar el alojamiento y, sobre todo, empaparse de lo que vamos a ver. ¡Bien! Leer artículo completo ➜