5 lugares del mundo donde me gustaría retirarme algún día

A veces me da por pensar en lugares donde me iría a vivir durante un tiempo indefinido, algo así como un plan imaginario de lo que sería una fuga o un retiro soñado. No hablo precisamente de la jubilación, porque quiero creer que me queda mucho para eso, sino de esos rincones del mundo en los que desaparecería por un tiempo, me dedicaría a poner las cosas en su sitio, escribir, descansar y vivir la vida mucho más despacio. Y es que, a lo largo de estos años viajando, he conocido y experimentado esa sensación de felicidad y paz interior en escenarios a los que me gustaría regresar para algo más que una mera visita.

Arrozales de Bali

Hoy os planteo cinco lugares donde retirarse a tiempo sería una victoria, un paréntesis con mucho fundamento y mucha pasión. Y es que viajando me he dado cuenta de que sé dónde deseo estar en todo momento. Leer artículo completo ➜

Chaouen o el Reino Azul (Qué ver y hacer en Chaouen durante una escapada)

Existe un lugar capaz de trasladarte a otro tiempo, en el que la prisa no está ni se la espera porque dicen que mata, y que trastoca tu ritmo y tus latidos del corazón lo quieras o no. Es un reino de calles azules y blancas, sobre todo azules, que te persiguen con sus estrecheces y juegan contigo para perderte en su laberinto de siete puertas. Cuando cae la tarde y los carpinteros rematan sus últimos trabajos, un olor proveniente de finas pipas de madera abandona las puertas entreabiertas y se cuela por los callejones para perfumar las paredes que esconden el azul del cielo hasta la mañana siguiente. El ruido de tambores de la plaza se vuelve hueco cuando choca con las pieles curtidas que cuelgan de las azoteas. Las almenas de la kasbah salen reforzadas de esta armonía de colores y recuerda las fortalezas y debilidades de un pueblo como ningún otro. Quizás cuando abandones este lento caminar por cuestas y recovecos te darás cuenta que nunca debías haberte marchado.

El reino azul no es mitología ni novela. Se encuentra en Marruecos, escondido en las faldas de las escarpadas montañas que siluetean la cordillera del Rif y más cerca de lo que uno se podría imaginar. Su nombre es Chaouen y se clava en tus ojos y en tu piel como un tatuaje que no tiene vuelta atrás. Utilizando Tánger como salvoconducto, nos fuimos a perder y a enamorar de este lugar que no tiene parangón y que, por suerte para todos…existe. A continuación os muestro lo mucho que hay que ver en Chaouen y por qué se trata de una de las mejores escapadas que se me ocurren en el país africano. Leer artículo completo ➜

Este fin de semana estamos en Marruecos

 26 euros ida y vuelta en avión a Marruecos con Easyjet… y facturando una maleta, es un chollo que no se puede dejar escapar. Con motivo de las revueltas en los países musulmanes hace unos meses hubo una cierta inquietud con lo que podía suceder en determinados países, entre ellos Marruecos. Eso hizo que mucha gente pospusiera sus intenciones viajeras y que encontrásemos casi sin proponérnoslo un precio realmente bueno para pasar un fin de semana en el que es indiscutiblemente uno de mis países preferidos. Volamos desde Madrid a Tánger en la tarde del viernes 10 de junio y regresamos desde esta ciudad el domingo 12 por la noche. Excusa perfecta para regresar por cuarta vez al país alauita y conocer por fín dos ciudades como son Chaouen y Tánger, de las que tanto he leído y tanto deseo tengo de ver desde hace ya mucho tiempo.

Tengo predilección por Marruecos y este fin de semana pasearemos por estas dos perlas norteñas, haremos algunas compras, saborearemos lentamente cada sorbo de té a la menta como si fuera el último y disfrutaremos como enanos del que siempre me ha parecido “el más cercano de los viajes lejanos” que podemos hacer desde España. Leer artículo completo ➜