Una postal de una noche mágica en Qom

Me hace mucha ilusión mandaros mi primer mensaje desde Irán, un viaje que comenzó hace tan sólo dos días y que presiento va a ser uno de los más especiales de mi vida. Me he encontrado con que en este país, con unas peculiaridades realmente complejas, tiene totalmente censurado el acceso a las redes sociales por lo que no puedo llevaros conmigo a través de Twitter y Facebook como en otras ocasiones. Incluso los tiempos de conexión a internet que tenemos son realmente escasos y lentos. Por eso intentaré de vez en cuando mandar una postal desde aquí para dar, al menos, una mínima pincelada de la gran vivencia que estamos teniendo en Persia. Para hoy he escogido el Santuario de Fátima Ma’sumah que se encuentra en Qom, a 125 km al sur de Teherán. La que fuera hermana del octavo imam para los chiítas (que es la vertiente musulmana predominante en Irán) está enterrada en un mauoleo grandioso considerado el segundo lugar más sagrado del país, sólo superado por Mashhad (donde yace Imam Reza, hermando de Fátima).

Qom por la noche

Anoche Isaac y yo logramos adentrarnos en este mausoleo por la noche y admirar además del conjunto monumental, las escenas que allí se estaban viviendo con fervorosos peregrinos venidos no sólo de la propia Irán sino también de países como Irak o Líbano. Aunque esta mañana lo hemos recorrido minuciosamente lo de ayer fue especial y reconozco no tener palabras para explicarlo bien. Nos vimos dentro de un pasaje de las mil y una noches en el que nadie nos hizo sentirnos extranjeros, ni mucho menos. La gente está siendo realmente amable con nosotros. Y es que lo de la hospitalidad persa no es un tópico sino una verdad que incluso se queda corta. Leer artículo completo ➜

Me marcho de viaje por los senderos milenarios de Irán

El mero hecho de pronunciar el nombre de Persia me hace llevar la imaginación muy atrás en el tiempo, miles de años diría yo. Lugares como Persépolis y figuras mitológicas aladas emergiendo de parajes desérticos vuelan sobre mi cabeza cada vez que pienso en aquel territorio encajonado en Medio Oriente. Ahora República Islámica de Irán…aunque siempre Persia para la nostalgia y los amantes de la cuna de las civilizaciones, algunas que vieron pasar por su vida la escritura cuneiforme sobre tablillas de arcilla que ahora han dado paso a los versos del Corán dibujados en las mezquitas. Por aquí pasaron medas, aqueménidas, selyúcidas, árabes, corasmios e incluso las huestes de Genghis Khan y Tamerlán… dejando una impronta en uno de los caminos más importantes de la ruta de la seda entre Oriente y Occidente. A pesar de que Irán siempre ha dejado grandes capítulos para la Historia, desde hace mucho tiempo suele copar portadas y noticieros con informaciones negativas derivadas de los radicalismos religiosos, nuclearización, embargos y amenazas en uno de los grandes polvorines del planeta.

Dibujo de Persia

Pero como estoy convencido de que, como narran grandes viajeros, Irán es uno de los países más increíbles del mundo para viajar, me marcho durante tres semanas a recorrer sus senderos milenarios con mi mayor ilusión y la intención de ver las cosas con mis propios ojos. Y además, no lo haré solo… Leer artículo completo ➜