La ceremonia de entrega de limosnas en Luang Prabang

Minutos antes de las seis de la mañana una hilera de ancianas arrodilladas en el suelo, bien de su calle o junto a los muros de un templo cualquiera, esperan pacientes y en silencio la llegada de los monjes budistas que nunca acuden tarde a su cita diaria. Tienen todo listo para cuando ellos lleguen. El arroz glutinoso ejerce su pastosa gravedad en una arrugada bolsa de plástico, así como las frutas y las especias. Muy pronto los monjes, casi todos infantes de no más de quince años, vendrán a buscar esta limosna que supondrá su única comida en toda la jornada. En Laos el conocido como Tak Bat es una costumbre bien arraigada y en Luang Prabang, la capital religiosa y cultural en ese país, no es menos teniendo en cuenta la cantidad de monasterios con los que cuenta la ciudad. Se trata de la ceremonia de entrega de limosnas, una tradición con la que se da por inaugurado el día. Para los monjes que abandonan por unos instantes sus estancias y rezos y, por supuesto, para los fieles, que con esta acción buscan desprenderse del mal karma. Turísticamente hablando se ha convertido también en un reclamo para los viajeros por esa autenticidad espiritual que uno espera en esta parte de Asia que aún mantiene el budismo como un baluarte. No cabe duda que posee un halo de magia y un colorido tal que presentarse a este ritual cotidiano, incluso desde la barrera, se convierte en una experiencia muy especial.

Monjes budistas en la ceremonia de entrega de limosnas en Luang Prabang (Laos)

Asistimos a la ceremonia de entrega de limosnas en Luang Prabang en dos lugares distintos, en la calle principal de la ciudad, próximos al templo Wat Mai, y en las afueras donde no llegan los turistas y nos acompañaron tan sólo los ladridos mañaneros de los perros.  Leer artículo completo ➜

Guía del viaje a Vietnam y Luang Prabang II: El alojamiento

Después de publicar una primera parte de la Guía del viaje a Vietnam y Luang Prabang en la que viene reflejada tanto la ruta como los lugares más recomendables que visitar en ambos tesoros del Sudeste asiático, me gustaría en esta ocasión dedicarle un apartado importante a lo que viene siendo el alojamiento escogido. En todos los viajes esta faceta es esencial, pero lo es aún más cuando se trata de una ocasión tan especial como la de una luna de miel en que los hoteles juegan una gran baza.

Una calle de Hoi An (Vietnam)

La elección de los hoteles en este viaje de novios a Vietnam y Laos tiene su cómo y su porqué. Por ello creo puede ser buena idea compartir toda la información relativa a cómo lo hicimos con el alojamiento y dar algunas pinceladas sobre todos los hoteles en que estuvimos, así como ofrecer algunos consejos que puedan resultarle útiles a otros viajeros (sean recién casados o no). Es un especial dónde dormir en Vietnam y en Luang Prabang, pero con el toque mágico de la luna de miel cuando dedicas más esfuerzo de lo normal en buscar habitaciones románticas que nos hagan sentir protagonistas en esas vacaciones en pareja que llevamos soñando toda la vida. Leer artículo completo ➜

Guía del viaje a Vietnam y Luang Prabang I: La ruta

Rechinan las bicicletas en una calle cualquiera de Vietnam. No importa si es la tumultuosa Saigón o el puente de madera que parte Hoi An en dos. La silueta de una mujer con el típico gorro de paja asiático se pierde tras un mar de motocicletas que cronometran el caos con precisión a la vez que esquivan peatones que parecen invisibles. Son las cinco de la mañana y ya brota en el ambiente el perfume vaporoso de las varillas de incienso que nacen en una pagoda encajonada entre una tienda de souvenirs y una agencia de viajes clandestina. Alguien me habla de la Bahía de Halong mientras pone a calentar un café delicioso y sorbe un cuenco de pho con vehemencia. Me siento en el corazón de Vietnam sea en el norte o en el sur, en las montañas o en el mar. Y pienso que haber escogido este destino como viaje de novios junto a ese pedacito de Laos tan tranquilo llamado Luang Prabang ha sido una decisión acertada por parte de los dos. Esa mezcla de sabores que pasan del agridulce al picante nos ha acompañado durante tres largas y frenéticas semanas por un Sudeste asiático incapaz de dejar indiferente y mucho menos de decepcionar. Y tengo tantas ganas de narrar los entresijos de esta luna de miel en Vietnam y Luang Prabang que lo más complejo es precisamente comenzar.

Atardecer en Hoi An (Vietnam)

Quizás lo mejor sea arrancar con una guía práctica del viaje a Vietnam y la fabulosa Luang Prabang para poner orden a las cosas. Os detallaré nuestra ruta con la mayor precisión posible con objeto de que le sea útil a otros viajeros que se adentren a esta parte del continente asiático. Profundizaré en lo que uno puede ver y hacer tanto en Vietnam como en la región más popular y brillante de Laos, además de repasar cómo obtener los visados para vivir esta aventura tan especial. Un viaje apasionante en el que os pido os subáis cuanto antes a una alocada motocicleta, nos acompañéis a revivir nuestras andanzas y las hagáis también vuestras. Leer artículo completo ➜

Una postal de Luang Prabang, retiro soñado en Laos

Monjes budistas saliendo a recoger limosna en Luang Prabang (Laos)

Tras una semana viajando por Vietnam hicimos un paréntesis en Luang Prabang, la capital espiritual y religiosa de Laos. Allá donde el budismo mantiene su pureza en templos fascinantes con acrobáticos tejados que apuntan a los cielos más limpios a este lado del río Mekong. Tengo que reconocer que la ciudad laosiana fue un buen consejo de varios amigos viajeros que lo tildaron de retiro perfecto en el Sudeste asiático. Y tales recomendaciones no pudieron ser más certeras porque hacía tiempo que no nos sentíamos tan a gusto en un lugar pacífico, amable y hermoso como pocos. Desde el amanecer, en el cual acompañábamos a los monjes en su ruta diaria recogiendo limosna y alimentos de un pueblo sumamente devoto, hasta la noche en una cabaña de madera a orillas del Nam Khan, no dejamos de palpar una experiencia del todo auténtica que fusiona a la perfección cuerpo y espíritu. En esta ciudad deambulan almas, no personas, que se mecen en el sosiego de los monasterios al igual que lo hacen las canoas alargadas del Mekong, ese dragón de nueve colas que atraviesa Asia desde los Himalayas para venir a esparcirse a Vietnam. Leer artículo completo ➜

Y nuestra luna de miel será en… ¡Vietnam y Luang Prabang!

A escasos días de nuestra boda tengo que reconocer que tengo un cosquilleo en aumento muy próximo a lo que algunos denominan como “nervios de infarto”. Está a punto de abrirse una página en el libro de nuestra vida bastante interesante. Ya el hecho de tener un día entero para estar con nuestra gente, aflorar sentimientos y divertirnos hasta hartar es del todo motivante para mí. Pero saber que dos días después de la ceremonia nos escaparemos raudos y veloces con nuestro equipaje a otra parte me vuelve absolutamente loco. La luna de miel nos deja su dulzor en los labios y, tras darle muchas vueltas y mirar múltiples opciones, hemos diseñado un viaje por libre deseado por los dos y hecho a nuestra imagen y semejanza.

¡Nos vamos a Vietnam!

En las próximas semanas recorreremos Vietnam de norte a sur e indagaremos en el corazón espiritualmente puro de Laos, Luang Prabang, para ver si es cierto eso que dicen que el cielo existe. Estamos muy ilusionados por vivir esta nueva aventura en ese Sudeste Asiático tan inagotable del que es imposible no enamorarse. Leer artículo completo ➜