Planes, preparativos y expectativas del Viaje a Sri Lanka

* Fecha de inicio del viaje: 16 de abril de 2011
* Fecha de fin del viaje: 02 de mayo de 2011
Viajeros:  Sele y Pablo
* Destinos (países): Sri Lanka y Qatar

¡LA AVENTURA HA COMENZADO!

Qué lentos han pasado los últimos días pero ahora sí… por fín podemos decir que el viaje a Sri Lanka ha echado a andar. Aún recuerdo cómo hace unos tres meses nació la idea de perdernos en esta gran isla que se dejó caer de la India como una lágrima al amparo del Océano Índico y mecida por el Golfo de Bengala. Teníamos mucho que hacer, que pensar, que leer y que preparar. Pero no hay tiempo para más, sólo para disfrutar de verdad de un lugar del que tenemos grandes esperanzas. Sri Lanka, antes conocido como Ceilán, es un país con una densidad histórica, cultural y natural difíciles de asimilar en un tamaño diez veces menor al de Francia o nueve al de España. Y es que este viaje tendrá de todo: Templos y pagodas ocultas entre el ramaje de la selva, arrecifes de coral donde poder asomarnos a una explosión de colores increíble, altas montañas con campos de té que por las que se adentran las viejas locomotoras de vapor, una maraña de bosques con escurridizos leopardos acechando en la espesura y elefantes barritando en una charca, ceremonias budistas o hinduístas en las que no falta el colorido que aporta la gente. Y todo ello en una sola isla. Pero tampoco hay que olvidar que realizaremos una incursión express a Qatar en una capital como Doha que no deja de crecer en altitud y lujo a golpe de petróleo.

Asia es uno de mis amores, de mis obsesiones más confesables. Pero este viaje será (es) diferente a cualquier otro y lo viviré (vivo) como si fuera el primero que haya hecho (estoy haciendo) en mi vida. El barco ha zarpado hacia un mar de experiencias del que espero pescar grandes momentos. Leer artículo completo ➜

En este mes nos vamos de viaje a… Sri Lanka!!!!

Se ha iniciado la cuenta atrás a un gran viaje. Sri Lanka, la que fuera conocida hace décadas como Ceilán, será el escenario de una nueva aventura que promete sensaciones fuertes. Esta isla situada al sur de la India posee todas las condiciones posibles para hacer de ella un viaje excepcional y, sobre todo, que se pueda enfocar a vertientes totalmente distintas. Porque con algo más de 350 kilómetros de norte a sur y 185 kilómetros de anchura máxima jalonan su territorio ocho lugares inscritos en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, si sumamos los bienes culturales y naturales protegidos. Ciudades milenarias, selvas profundas, montañas, campos donde se cultiva el té, playas tropicales, una fauna y una flora envidiables (aún habitan leopardos en la isla y existe una población importante de elefantes salvajes), festividades con miles de años y, sobre todo, una mezcla cultural y religiosa capaces de hacer disfrutar a un viajero que ande buscando nuevas e impactantes experiencias. Además muy recientemente (mayo de 2009) finalizó el conflicto bélico en el que estaba sumida la isla en las últimas décadas, por lo que se han abierto definitivamente las puertas para que la gente descubra por completo un país extraordinario.

Este viaje surgió espontáneamente dentro de una serie de nombres que se mencionaban incluso más que el de Sri Lanka. Hace un par de meses compré los billetes y, entonces, empecé a soñar con lo que nos iba a deparar un destino tan exótico. A falta de muy poco para hacer la mochila y lanzarme a la aventura junto a mi gran amigo Pablo, ya me parece escuchar de nuevo el barrito de los elefantes y el cántico de los monjes budistas en templos arropados por la pared de una enorme cueva. Leer artículo completo ➜