Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 5

Banner viaje a Japón y las 2 Coreas por ti.

6 de Julio: EL LABERINTO DE LAS PUERTAS ROJAS

Siempre he pensado que no valgo para salir hasta las tantas, no sólo en lo que se refiere a aguantar en pie, sino más bien porque me da mucha rabia «perder la mañana». Creo que soy animal diurno y por eso después de llegar al hotel a las ocho de la mañana del domingo procedente de una larga noche de cena, karaoke y fiesta en Osaka no pude dormir más que tres horas. Había decidido posponer mi visita a Nara al lunes y por tanto debía planificar el que sería mi último día en Kyoto, cuestión que por otra parte no fue demasiado difícil. Porque tenía clavado a fuego un lugar del que había leído y sabido mucho antes de preparar mi viaje, y que ya formaba parte de mis más profundas evocaciones del Japón más mágico y misterioso. Muy cerca de Kyoto, en una esbelta colina, se encuentra Fushimi Inari, el más bello Santuario Sintoísta dedicado al Dios de la Fertilidad y la cosecha, protector del arroz y del sake. Inari es probablemente la deidad más representativa de la Religión Shinto, que como he dicho en alguna ocasión, profesan los japoneses junto al Budismo, sin que unas creencias intercedan en las otras. Así como el Budismo se ocupa de cuestiones del más allá, como a dónde van nuestras almas después de la muerte, el Sintoísmo se enfoca en el «más acá», en la veneración a la Naturaleza que nos rodea y la cual necesitamos para vivir y donde se establece una serie de entidades protectoras de aquellos elementos básicos con los que subsistir.

Leer artículo completo ➜

Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 4

Banner viaje a Japón y las 2 Coreas por ti.

5 de Julio: KYOTO Y ZEN DE DÍA; OSAKA Y FIESTA DE NOCHE

P1110799 por ti.

Sábado largo e intenso, de esos que parecen tener más de 24 horas, con sus dos amaneceres y sus dos anocheceres. Si de día continué descubriendo rincones legendarios del Kyoto más cautivador, por la noche me deslicé bajo el neón y el murmullo crepuscular de una Osaka electrizante con sabor a sushi y a discoteca. Mis expectativas ante mi primer sábado en Japón (el anterior lo pasé en París y en un avión) eran altísimas pero también merecidas. Era consciente y sabedor de que me esperaba un día grande, que me encontraba ante una de las jornadas marcadas con una equis en el calendario. Por fortuna, la imaginación y el deseo de que todo fuera bien fueron juntos de la mano en una realidad que recordaré siempre con nostalgia y con una sonrisa en los labios.

Leer artículo completo ➜

Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 3

Banner viaje a Japón y las 2 Coreas por ti.

4 de Julio: KYOTO, SALVAGUARDIA DE TRADICIÓN, CORAZÓN DE JAPÓN

A horas tempranas, sentado sobre mi cama, tomé varias notas en un arrugado mapa del Área de Kyoto con el fin de hacerme un itinerario lo más adecuado posible para ese día. Utilizando los comentarios de varias guías y otra documentación que guardaba en la maleta, fui subrayando aquellos lugares señalados o highlights a los que debía ir sí o sí. Kyoto, al igual que Tokyo, es tan extensa que no puede compararse a una ciudad normal con un centro concreto y gran parte de sus atractivos en un mismo núcleo. Hay una dispersión monumental tan descabellada que para moverse hay que alternar el caminar con el metro, el autobús, el tren, e incluso la bici para los más inquietos, y si es posible, centrarse cada día en uno o dos áreas determinados.

Hay que asumir además que el tiempo a dedicar en Kyoto nunca va a ser suficiente para todo lo que tiene. Por ello hay hacer lo posible por adecuarlo generosamente en el calendario del viajero. Para Kyoto todo vale la pena porque en ningún otro sitio es posible encontrarse cara a cara con tantos lugares hermosos que logren trasladarnos al Japón Imperial. Al de las Geishas, los samuráis, los monjes, los jardines, las garzas, los templos…

Leer artículo completo ➜

Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 2

Banner viaje a Japón y las 2 Coreas por ti.

2 de Julio: EN BUSCA DEL GRAN BUDA DE KAMAKURA

P1110416 por ti.

Kamakura, al igual que Nikko, que visité la jornada anterior, es un destino más que apropiado para hacer una excursión de un día desde Tokyo. Su cercanía (50 km sentido suroeste), su fácil comunicación (JR Yokosuka Line desde Tokyo Station, 50 min.) y, sobre todo, su agitada Historia reflejada en la construcción de importantes centros religiosos, hacen que este lugar sea otro de esos «imprescindibles» para quien tenga el tiempo suficiente. En bastantes ocasiones los viajeros dudan a la hora de decantarse si visitar ésta o Nikko. Si así fuera y alguien me preguntara mi opinión le diría, ¿Y por qué no las dos?

Leer artículo completo ➜