12 cosas que ver y hacer en La Haya, la Corte de Holanda

Si bien la ciudad de Ámsterdam se la considera como la capital oficial de los Países Bajos, si hablamos de manera política, administrativa, diplomática e incluso en términos de monarquía, deberíamos decir que todo el engranaje lo lleva desde hace mucho tiempo La Haya. Esta metrópoli holandesa es desde donde se gobierna el país y reside la realeza. La Haya sería, por tanto, ciudad y Corte de Holanda, la tercera en número de habitantes y una de esas escapadas imprescindibles si se está visitando el país. Muy conocida por albergar el Tribunal Internacional de Justicia sorprende por la cantidad de edificios históricos que alberga, una inmensa oferta de museos con gran reconocimiento mundial y por tener kilómetros de playas absolutamente salvajes dominadas por el recio oleaje del Mar del Norte.

Binnerhof en La Haya

La Haya regala a los viajeros una visita más que recomendable en Holanda, la cual puede dar mucho de sí. Y no sólo para pasar un único día si decidimos entrar a muchos museos y recorrer su desconocido litoral. Así que si estás planificando una escapada en tren o coche desde Ámsterdam te recomiendo tengas en cuenta esta serie de propuestas con nada menos que 12 cosas que ver y hacer en La Haya. Ideal para preparar un viaje a la Corte de Holanda. ¿Te animas? ¡Pues allá vamos! Leer artículo completo ➜

Me voy rumbo a Malmö con Los40viajes y El Sueño de Morfeo

Hoy miércoles 8 de mayo inicio un viaje de tintes musicales. Así puede ser porque voy representando a la web de Los40viajes, en la cual trabajo desde hace ya casi dos meses. Me voy rumbo a Malmö, en Suecia, sede de Eurovisión este año. Y acompañando al grupo español que participará en el Festival, El Sueño de Morfeo. La idea es comenzar en Amsterdam y movernos en barco parando en Hamburgo para llegar finalmente a la bella ciudad sueca.

Mapa Malmo

Y será una experiencia que, como siempre, os iré contando al detalle. Leer artículo completo ➜

5 ciudades de Europa que… ¡me vuelven loco!

Europa me vuelve loco por contar con muchas de las ciudades más increíbles del mundo. El viejo continente aúna Historia, arte, vanguardia y cosmopolitismo. La riqueza cultural y la mezcla de gentes venidas de aquí y de allí se sostiene gracias a los cimientos modelados hace más tiempo del que cualquiera podamos imaginar. Es un continente realmente diverso con metrópolis que nada tienen que ver las unas con las otras, pero que riegan de personalidad la bandera azulada de una Unión Europea, a la que cuesta mantenerse en pie cada vez más. Quizás se debe a que los europeos somos demasiado diferentes y a que los políticos ponen mucho más interés en los mercados que en las personas. Creo que no debe unirnos tan sólo el euro sino nuestro sentido de la libertad, nuestro entusiasmo por las fronteras abiertas, la innovación en todas las facetas de la vida y el orgullo común por ser la cuna de personajes imprescindibles en la Historia de nuestro Planeta. En Europa, una de las grandes bazas para los viajeros, se tiene la posibilidad de poder disfrutar de ciudades magníficas a unas distancias cada vez más reducidas gracias a la democratización de los medios de transporte, sobre todo aéreos. Muchos de mis viajes han tenido a Europa como protagonista y son, esas grandes urbes, las que han cosido los primeros hilos de mi primera y única mochila. Por eso hoy me gustaría contaros cuáles son esas cinco ciudades europeas que me vuelven loco y a las que no me importaría regresar una y otra vez.

Son cinco nada más, las cuales he agrupado por distintos motivos. Podría hacer un sinfín de listados o rankings de ciudades del continente europeo pero cuando he cerrado los ojos me han venido éstas a la mente. Quizás si volviera a cerrarlos ahora mismo aparecerían otras cinco completamente diferentes. Por ciudades de Europa que no sea… Leer artículo completo ➜

Charleroi connection

Charleroi es una ciudad de la región belga de Valonia ubicada a tan sólo 46 kilómetros al sur de Bruselas. Por habitantes (205.000) ocupa el cuarto lugar sólo por detrás de la propia Bruselas y de las flamencas Gante y Amberes. Antiguamente era un pequeño pueblo llamado Charnoy, pero a finales del Siglo XVII, cuando pertenecía a los españoles, se construyó una fortaleza a la que se le puso el nombre de Charleroy, en honor a Carlos II, último Rey de la Dinastía de los Austrias, y por extensión pasó a ser conocido de esa manera.

Su actividad, eminentemente relacionada con la metalurgia, hace que esta ciudad tenga un carácter demasiado industrial. Si a eso le sumamos un casco histórico discreto, escasos atractivos turísticos y una oferta de ocio que se encuentra bajo mínimos, se podría decir sin tapujos que Charleroi no es un lugar demasiado interesante para visitar. Pero cuenta con un factor muy importante a su favor, que le confiere rango de un destino importante de cara a los viajeros de corto o largo recorrido, de fin de semana o de tiempo indefinido, que quieran moverse por el Benelux e incluso más allá de este área. Es un factor llamado Aeropuerto Bruselas Sur Charleroi, también conocido como Aeropuerto de Gosselies.

La particularidad de este pequeño Aeropuerto es que se ha convertido en el acogedor hogar de las Low Cost. Aerolíneas de bajo coste como Ryanair, Wizzair, Jet4you y otras más pequeñas han establecido aquí sus bases, provocando que Charleroi esté perfectamente comunicado con numerosas ciudades europeas. En España la compañía Ryanair tiene vuelos directos a Charleroi desde Madrid, Alicante, Valencia, Reus, Gerona, Zaragoza, Málaga o Valladolid.

Eso significa que seleccionando fechas con antelación es posible adquirir billetes de ida y vuelta por precios bajísimos, en ocasiones ridículos. Y eso es lo que hice yo, nada menos que en tres ocasiones en apenas tres meses, compré vuelos a Charleroi para cortas estancias de fin de semana por apenas 35 euros (i/v) cada uno, impuestos incluidos. Fue entonces cuando me puse a indagar y a preguntarme qué opciones tenía para moverme desde Charleroi. Las respuestas me llevaron a planificar tres rutas muy diferentes para cada uno de los períodos que tenía seleccionados. Leer artículo completo ➜

Interrail 2001: Misión 71º 10´21´´

El Interrail no es sólo un billete que permite moverse en tren por Europa durante un tiempo determinado. Para mí, al igual que para mucha gente, es una forma de viajar e incluso una forma de ser. Y posiblemente sea uno de los mejores cimientos sobre los que debe construir todo aquel que se precie viajero libre e independiente. Bajo presupuesto, improvisación y aventura son conceptos que van indisolublemente unidos a este término. Qué mejor forma entonces de constituir la base idónea de futuros trotamundos. Y es que en un Interrail se aprende viajar…

Barco a DinamarcaBergen

Leer artículo completo ➜