Ronda de propuestas para hacer en Valonia

Valonia es una región europea cuyo corazón late a un ritmo lento, que vive agazapada entre bosques, castillos medievales y una ronda interminable de cervezas. Es esa parte de Bélgica más tímida que no siempre sale en las fotos y se siente tan orgullosa de ser el último bastión del Imperio romano al norte de la Galia como de haber escuchado por primera vez el sonido del saxofón. La región valona se descubre como una de las mejores y más sorprendentes escapadas europeas con la ciudades de Bruselas o Charleroi como puntos desde los que partir.

Dinant (Valonia, Bélgica)

Para quien esté pensando en realizar un viaje a esa Bélgica que habla francés y es heredera del Primer Cruzado, Don Godofredo de Bouillon, a continuación va un decálogo de propuestas para hacer en Valonia y regresar con muy buenas sensaciones. Leer artículo completo ➜

Guía de un viaje en coche por Valonia (Bélgica)

Soy consciente de que en la literatura viajera está muy manido ya ese concepto de «la gran desconocida». Por eso prometo no escribir ni una sola vez que la región valona lo es. Prefiero de largo resaltar que Valonia se trata de una bonita sorpresa, de un punto en el corazón de Europa con coraje medieval, frondosos bosques y un encantador acento francés con espuma de cerveza. Pero tan tímida que nunca ha pretendido ir de protagonista, que no copa portadas y que prefiere que quien llegue a ella lo haga no sabiendo del todo lo que se va a encontrar. De ese modo, en mi enésimo retorno a Bélgica tuve el firme propósito de llevar a cabo una ruta en coche por Valonia que me mostrara ciudades cargadas de historia, pueblos encantadores, castillos medievales, paisajes de relumbrón, así como lugares para pedalearlos en bicicleta y, en definitiva, dejarme sorprender.

Puente sobre el río Semois en Bouillon (Valonia, Bélgica)

Tras regresar de mi periplo belga me gustaría compartir con vosotros los detalles de este viaje en coche por Valonia a través de una breve guía práctica. En ella aparecen los lugares de recomendable visita, así como los pasos para seguir y repetir una ruta maravillosa en una región de Bélgica en la que hay muchas cosas que ver y que hacer. Un recorrido que es capaz de devolver al viajero la sensación de una Europa no demasiado trillada y de la que aún no se ha contado todo.  Leer artículo completo ➜

A pedales en Valonia por las tierras del gran Godofredo

Hace unos días regresaba una vez más a Bélgica para realizar un intenso viaje en coche por Valonia, esa entrañable mitad sur con acento francés y más castillos de los que uno si quiera puede asimilar. Y aprovechando que 2016 es el año del cicloturismo en la región me apunté a eso de visitar determinados lugares yendo a en bicicleta para no faltar a la cita. Pedaleé por los bosques de Bouillon, la tierra del gran Godofredo, protagonista en las primeras Cruzadas a Tierra Santa y nombrado protector del Santo Sepulcro, e hice lo propio igualmente en la ciudad de Namur, la vibrante y sorprendente capital valona.

Sele en bicicleta en la Tumba del Gigante (Valonia, Bélgica)

Subido a una bici me dejé llevar por caminos empedrados, miradores de vértigo, una sucesión de meandros, castillos y paisajes de una de las regiones con mayor densidad de bosques que hay en Europa. En el campo o en ciudad, pero en la mirada la bella Valonia en bicicleta…  Leer artículo completo ➜

Charleroi connection

Charleroi es una ciudad de la región belga de Valonia ubicada a tan sólo 46 kilómetros al sur de Bruselas. Por habitantes (205.000) ocupa el cuarto lugar sólo por detrás de la propia Bruselas y de las flamencas Gante y Amberes. Antiguamente era un pequeño pueblo llamado Charnoy, pero a finales del Siglo XVII, cuando pertenecía a los españoles, se construyó una fortaleza a la que se le puso el nombre de Charleroy, en honor a Carlos II, último Rey de la Dinastía de los Austrias, y por extensión pasó a ser conocido de esa manera.

Su actividad, eminentemente relacionada con la metalurgia, hace que esta ciudad tenga un carácter demasiado industrial. Si a eso le sumamos un casco histórico discreto, escasos atractivos turísticos y una oferta de ocio que se encuentra bajo mínimos, se podría decir sin tapujos que Charleroi no es un lugar demasiado interesante para visitar. Pero cuenta con un factor muy importante a su favor, que le confiere rango de un destino importante de cara a los viajeros de corto o largo recorrido, de fin de semana o de tiempo indefinido, que quieran moverse por el Benelux e incluso más allá de este área. Es un factor llamado Aeropuerto Bruselas Sur Charleroi, también conocido como Aeropuerto de Gosselies.

La particularidad de este pequeño Aeropuerto es que se ha convertido en el acogedor hogar de las Low Cost. Aerolíneas de bajo coste como Ryanair, Wizzair, Jet4you y otras más pequeñas han establecido aquí sus bases, provocando que Charleroi esté perfectamente comunicado con numerosas ciudades europeas. En España la compañía Ryanair tiene vuelos directos a Charleroi desde Madrid, Alicante, Valencia, Reus, Gerona, Zaragoza, Málaga o Valladolid.

Eso significa que seleccionando fechas con antelación es posible adquirir billetes de ida y vuelta por precios bajísimos, en ocasiones ridículos. Y eso es lo que hice yo, nada menos que en tres ocasiones en apenas tres meses, compré vuelos a Charleroi para cortas estancias de fin de semana por apenas 35 euros (i/v) cada uno, impuestos incluidos. Fue entonces cuando me puse a indagar y a preguntarme qué opciones tenía para moverme desde Charleroi. Las respuestas me llevaron a planificar tres rutas muy diferentes para cada uno de los períodos que tenía seleccionados. Leer artículo completo ➜