La dura vida del blogger de viajes…

¡Qué dura es la vida del blogger!, acostumbramos a decir los amigos de la blogosfera que en ocasiones (muchas) nos juntamos para charlar, tomar algo o incluso viajar. Esta frase es una de esas bromas que nos hacemos entre nosotros cuando estamos divirtiéndonos o dándonos un buen homenaje. Aprovechando el tirón de este nuevo dicho popular nos dio por hacer nada menos que en Gdansk (Polonia) una parodia grabada en vídeo entre tres amigos como somos Avistu de Viajablog, Adrián de Molaviajar (editor del vídeo y quien presta su canal viajero de Youtube para la ocasión ) y el que os escribe. Después de unos días haciendo el ridículo por las calles para buscar buenas tomas ya se puede ver este esperpéntico vídeo titulado «La vida del blogger».

Si no ves el vídeo correctamente haz clic aquí

Porque el buen humor nunca esta de más, espero os divierta tanto como a mí haciéndolo con mis coleguillas blogueros.

La idea nació en Gdansk. Allí quisimos contar algunas particularidades a los que nos vemos sujetos los bloggers de viajes como nuestra wifi-dependencia, el ínfimo uso que hacemos de los hoteles por ir siempre con la agenda hasta arriba, el trabajo diario de contestar la pila de e-mails que recibimos, así cómo nos ven en ocasiones los demás.

Con Avistu y Adri en el Estadio de Gdansk

Y es que, amigos, no llevamos una vida fácil. Hace un par de años en Málaga tuve la oportunidad de hablar en un Travel Bloggers Meeting sobre las ventajas y desventajas de ser blogger de viajes y salieron muchos de estos «tópicos tan típicos» que nos acompañan siempre.

Por ejemplo:

– Que nos lean de países lejanísimos y nuestro círculo de amigos/familia no conozca ni que tenemos un blog.

– Nuestra predisposición a hablar con «palabras» un tanto extrañas…

– El pecado de mirar demasiado a través de una cámara fotográfica.

– Ver posts (artículos) en todas partes hasta perder la noción de las cosas.

Pero realmente, y bromas aparte, compartir experiencias y conocer gente increíble por el camino sólo puede traer cosas positivas. Somos un pequeñísimo medio de comunicación en el que transmitimos viajes, vivencias personales y consejos para otros viajeros. Pero, sobre todo, somos un grupo de amigos deseando pasarlo bien a través de una pasión común. Y para muestra vídeos como el que podéis ver en el canal Youtube de Molaviajar que no sólo os recomiendo sino que os pido que lo sigáis. Son gente estupenda que nos hace sonreir, algo que en estos tiempos viene muy pero que muy bien.

Espero os haya gustado este especial sobre «la dura vida del blogger de viajes». Que no es fácil, ni mucho menos…

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

email

9 comentarios en “La dura vida del blogger de viajes…

  1. Jajajaja, grande Sele, primero gracias por tus palabras en el post, me siento halagado ;). Lo mejor de los blogtrip es esto, la gente con la que compartes este viaje y las risas. Que foto mas buena en el estadio!!! que tres dios mio!!! jajajajaja

  2. Genial, me he reído un montón y creo que aplica no solamente para el blogger de viaje «oficial» sino también para aquellos que nos divertimos contándole a nuestra familia lo que hacemos durante nuestros viajes (las situaciones son tal cual) 😀

  3. Pingback: La vida de los bloggers de viaje, cumbres que alcanzar y periodismo de viajes, los Favoritos
  4. Jajajajaja, que bueno!!! Yo no estoy a vuestro nivel, pero que cierto es todo lo que decís. Si haces el check-in en el hotel a las tantas de la noche y más cansado que un perro, lo primero es hacer las fotos de rigor y luego ya, si eso, te tumbas en la cama.

    Un saludo.

  5. Genial!!! … lo que nos diferencia de una revista de viajes, es que la mayoría de las veces, … lo que contamos no es algo «enlatado», … le damos un toque personas que a la gente que nos lee, … les hace sentirse como si fuese uno mismo el que está allí …
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.