Guía práctica del viaje a Indonesia

Que Indonesia se ha convertido por méritos propios en uno de mis países preferidos es un hecho. Sin duda está entre los países más completos de todos en los que he estado hasta ahora, dado que es capaz de aglutinar todas y cada una de las exigencias que un viajero de la más diversa índole podría tener. Intentaría definir Indonesia con un sinfín de sustantivos y adjetivos con los que terminaría quedándome corto. Selvas, historia, arrecifes de coral, templos, tropical, tribus, arrozales, volcanes, biodiversidad, buceo, trekking o fiestas son los primeros que me vienen a la cabeza. Variopinto y auténtico como pocos, confín de los siete mares y de viejas leyendas de dragones y otras bestias aladas, selva virgen y hogar de etnias casi inaccesibles que imploran su pertenencia a la misma Madre Naturaleza. Al igual que los orangutanes, las panteras o los tigres, que se resignan a ser un mero recuerdo pintado en un lienzo.

Orangután de Borneo (Indonesia)

A lo largo de tres semanas pudimos viajar por Java, Borneo, Bali, Flores y otras islas del archipiélago de Nusa Tenggara como Rinca, Komodo e incluso otras que no son más que una gota de agua en el Océano. Y ahí precisamente quiero que regresemos todos juntos cuanto antes. Es mi intención que podamos revivir nuestra aventura en Indonesia por medio de una guía práctica así como de detalladas crónicas, siempre salpicadas con numerosas imágenes tanto fotográficas como videográficas que pondremos a vuestra disposición. Trataremos de hacer más cortos los miles y miles de kilómetros que nos separan de este paraíso para poder conocerlo mucho mejor y saber qué ver o hacer en Indonesia. Como siempre la intención primera y última de esta recopilación de consejos y relatos busca ayudar a otras almas viajeras que tengan pensado viajar hasta allí más pronto que tarde.

Os animo, por tanto, a que abráis bien los ojos y dejéis sitio en vuestra maleta de sueños a los simpáticos orangutanes, a las noches de eterna sinfonía de Borneo, a las estatuas de Buda cuya mirada se pierde más allá del volcán, a los tejados de paja y bambú de las chozas de los Ngadas, a las afiladas garras de un dragón tan real como la vida misma o a los maravillosos campos de arroz que reverdecen aún más si cabe el paisaje de miles y miles de islas. Muchas veces digo que “Viajar es invertir en vida”. Y vida es precisamente lo que Indonesia nos ofrece en su tarro de las esencias.

Leer artículo completo ➜

Crónicas de un viaje a Indonesia 7: La esencia de Bali III

13 de julio: EL TEMPLO MADRE DE BALI Y OTRAS LINDEZAS

A Bali se la conoce como la Isla de los Mil Dioses. Las connotaciones religiosas de este hinduísmo adaptado a las creencias ancestrales están presentes en todo lugar y momento. Cada vivienda tiene su santuario y cada pueblo mínimo un templo. De hecho se calcula un número aproximado de 11000 templos, lo que nos indica una extraordinaria densidad de monumentos religiosos, sin contar figuras, pequeños retablos y un largo etcétera de simbología de lo más variopinta. Uno podría viajar cien veces a Bali y no haber visto todo su Patrimonio, por mucha isla que sea y muy manejable que nos parezca. Pero al menos sí que podemos destacar en un solo viaje aquellos lugares imprescindibles para el sentir religioso balinés y, sobre todo, para quien guste admirar centros históricos y artísticos de Fe con los que comprender la forma de vivir y de pensar de este pueblo. En este caso jamás podríamos obviar el considerado como Templo Madre de la Isla de Bali, Pura Besakih, situado a gran altura en la ladera del Volcán Agung.

Pura Besakih, el más grande y más sagrado de los templos balineses, conformaría el corazón de la ruta que realizamos aquel día. Pero en absoluto fue lo único que visitamos ya que también conocimos a su hermano pequeño (Pura Kehen), una aldea tradicional como Penglipuran, o las dependencias palaciegas de la vieja Semarapura para rematar la jornada en Goa Lawah o, lo que es lo mismo, la Cueva de los Murciélagos en la que miles de estos guardianes de la noche moran en un halo de sacralidad sólo entendible en estas tierras lejanas. Leer artículo completo ➜

Crónicas de un viaje a Indonesia 6: La esencia de Bali II

12 de julio: SEGUIMOS DESTAPANDO EL TARRO DE LAS ESENCIAS BALINESAS

El gol de Iniesta, que aún tenía que estar celebrándose en las calles de toda España y parte del extranjero, nos había dejado muy contentos, con una sonrisilla inamovible.  Y para colmo de suerte, teníamos por delante un día apasionante en Bali y, lo más importante, tiempo suficiente de seguir viajando por Indonesia. Aún estábamos en el ecuador de nuestra aventura. Por lo tanto el espectáculo debía continuar. Y debía hacerlo a través de una ruta prevista solo a medias, porque un pequeño elemento con alas nos haría cambiar parte de los planes. Para bien, claro.

El de aquel día fue probablemente el itinerario más intenso y diverso que haríamos en Bali. En un corto espacio divisaríamos el vértigo de arrozales imposibles, templos eternos que flotan en el agua, lagos rodeados de misterio, montañas nubladas que parten en dos el mundo mágico de la isla o un bosque inmortal que esconde la Naturaleza más primitiva.

Que Bali superó todas nuestras expectativas es un hecho. Una isla relativamente pequeña que cuenta con una aglomeración de atractivos difíciles de reunir en otro sitio y que es capaz de saciar las ansias de aventura, diversión o conocimiento de los viajeros de la más diversa índole. Leer artículo completo ➜

Crónicas de un viaje a Indonesia 5: La esencia de Bali I

11 de julio: BALI, UNA ISLA, UN UNIVERSO

Bali es capaz de abarcar gran parte de las necesidades y expectativas de cualquier clase de viajero. Posee una cultura ancestral única y abriga un paisaje de inmensos contrastes que parten de playas eternas para reverdecerse en los arrozales y elevarse hasta la cima de grandes volcanes. Ofrece un amplio abanico de ocio para todas las edades que gusta por igual a los más sibaritas o a los mochileros que miran por un presupuesto milimétrico. Regala un hálito de optimismo y alegría inusual mezclando altas dosis de música y danza, de fiestas y celebraciones, que ayudan a evadirse de los problemas. Vive por y para el Arte que se sitúa no solo en sus fabulosos templos sino también en cada una de las calles, puentes y paseos. Bali es una burbuja aparte entre miles y miles de islas que se agolpan en un mar cálido y rico. Es Indonesia, pero es otra Indonesia.

Su rasgo diferencial en lo que a lo religioso, cultural, artístico o idiomático se refiere, marcó esta nueva etapa dentro del gran viaje a tierras indonesias. La más célebre de las islas menores del Archipiélago de Nusa Tenggara la vivimos plenamente durante una semana. Este post versará de cómo empezamos a echarle el guante y a inmiscuirnos en su particular filosofía, así de la descripción detallada y ciertamente sentida de muchos lugares que parecen provenir de la pluma imaginativa de un novelista de aventuras que recrea mundos paralelos con extrañas criaturas. Leer artículo completo ➜