Este fin de semana estamos en Marruecos

 26 euros ida y vuelta en avión a Marruecos con Easyjet… y facturando una maleta, es un chollo que no se puede dejar escapar. Con motivo de las revueltas en los países musulmanes hace unos meses hubo una cierta inquietud con lo que podía suceder en determinados países, entre ellos Marruecos. Eso hizo que mucha gente pospusiera sus intenciones viajeras y que encontrásemos casi sin proponérnoslo un precio realmente bueno para pasar un fin de semana en el que es indiscutiblemente uno de mis países preferidos. Volamos desde Madrid a Tánger en la tarde del viernes 10 de junio y regresamos desde esta ciudad el domingo 12 por la noche. Excusa perfecta para regresar por cuarta vez al país alauita y conocer por fín dos ciudades como son Chaouen y Tánger, de las que tanto he leído y tanto deseo tengo de ver desde hace ya mucho tiempo.

Tengo predilección por Marruecos y este fin de semana pasearemos por estas dos perlas norteñas, haremos algunas compras, saborearemos lentamente cada sorbo de té a la menta como si fuera el último y disfrutaremos como enanos del que siempre me ha parecido «el más cercano de los viajes lejanos» que podemos hacer desde España. Leer artículo completo ➜

Aventura en Marruecos III: Rabat y Casablanca

 

Cualquier excusa es buena para volver a Marruecos. Y si dicha excusa se llama «Billete de avión a Casablanca para un fin de semana por 40 euros», pues mucho mejor. Tras dos viajes al país magrebí en 2007 y 2008, estaba deseoso de regresar, aunque fuera el tiempo suficiente para dar unos sorbitos de té a la menta, escuchar la llamada a la oración de las mezquitas, regatear en los zocos o perderme un rato en una medina diseñada como el más perfecto de los laberintos.

Las fechas: Del viernes 4 de junio al domingo 6 de junio de 2010; La compañía: Mi buen amigo, a la vez que vecino portal con portal, Pablo, compañero de muchas más incursiones en los últimos años; ¿Y el lugar? Rabat, la capital de Marruecos, una ciudad Imperial que ha permanecido siempre a la sombra de Marrakech, Fez o Meknès, y que por unas causas u otras se suele pasar por alto en gran parte de los viajes que se hacen en Marruecos. Aunque como presentía y he podido corroborar después, cuenta con numerosos motivos como para no pasarla por alto. Es como una cajita de madera que guarda pieza a pieza el puzzle de las esencias de un país realmente fascinante del que no dejaré de decir que supone el más cercano de los viajes lejanos. ¿Me ayudáis a abrirla? Leer artículo completo ➜

Aventura en Marruecos II (Fez, Meknès y Casablanca)

Banner Aventura en Marruecos 2 por ti.

Sin asimilar mi llegada de Londres tan sólo unos días antes me ví envuelto en el Puente de diciembre en otra aventura, en concreto la última 2008. El destino fue Marruecos, casualmente el país donde comencé el año caminando en soledad por las ondulantes dunas del Desierto de Merzouga. Siempre dije que Marruecos es el más cercano de los viajes lejanos, y por ello aceleré mi regreso para lo antes posible, aunque variando la ruta en su totalidad. En esta ocasión se llevó a cabo el recorrido CASABLANCA-MEKNÈS-FEZ, basado en ciudades perfectamente comunicadas por ferrocarril. Dejé la Renault Kangoo, los senderos del Atlas y las Kasbahs de hace un año para sumergirme en lo más profundo de la Medina de Fez, escenario digno de los cuentos de las 1000 y 1 noches. O para ver los restos Imperiales y palaciegos de Meknès, olvidada en el tiempo. O incluso para visitar la majestuosa Mezquita de Hassan II de Casablanca o comer en el Rick´s Cafe que se asemeja asombrosamente al que aparece en la que para mí es una de las películas más legendarias de la Historia del Cine.

De camino a la oración (Meknès, Marruecos) por ti.

Leer artículo completo ➜

Aventura en Marruecos I

Aventura en Marruecos por ti.

Hacía mucho tiempo que se me había puesto entre ceja y ceja hacer mi primera incursión a Marruecos en un momento especial como es el Fin de Año. Pensé que sería ideal hacer ese paso en un lugar diferente, con otras tradiciones, con otra forma de ver la vida. Y poniéndonos a ello, qué mejor que en la lejanía e inmensidad del Desierto.

Camellos en el desierto (Merzouga, Marruecos) por ti.

En las fechas navideñas en que estaba previsto el viaje marcharse tenía un gran inconveniente de carácter familiar. Nadie, absolutamente nadie de mi gente, veía comprensible irse en esta época. Y menos solo… Porque esa era la siguiente parte. Quería hacerlo en solitario, estar conmigo mismo y utilizarlo para «probarme» y saber si doy la talla viajera.Y ese momento llegó y hace escasos días que finalizó. Desde el 28 de diciembre hasta el 7 de enero del recién comenzado año he vivido una aventura en solitario que ha sobrepasado con creces todas mis expectativas.

Leer artículo completo ➜