3 viajes muy mediterráneos a bordo del Costa neoRiviera

Recientemente tuve la ocasión de disfrutar con mi pareja de un crucero diferente, se puede decir que un crucero de los de a la antigua usanza con un concepto que nos gustó mucho saborear. Embarcando en Salerno (sur de Italia) fuimos remontando el Mar Mediterráneo utilizando puertos menores, haciendo escalas más largas y, sobre todo, rutas diferentes. A bordo de la nave Costa neoRiviera de la compañía Costa Cruceros pudimos vivir unos días magníficos en los que descansar, comer bien y hacer concretamente tres viajes que se salen mucho de lo típico, de lo más trillado. De los viñedos de Toscana a la glamourosa Riviera francesa pasando por la sorprendente región de Las Langas en el corazón del Piamonte. Gastronomía, pueblos fabulosos que no conocíamos y el gustazo de desayunar mirando al mar han formado parte de una experiencia muy mediterránea que tengo que reconocer he disfrutado muchísimo en buena compañía.

Faro de Saint-Tropez (Francia)

Si hace algún tiempo os contaba las sensaciones de viajar en crucero por primera vez, o la vez en que fui en barco a Malmö hasta el Festival de Eurovisión como corresponsal de Los 40, en esta ocasión hemos afinado probando y practicando una ruta marítima mucho más a medida de nuestros gustos con tres viajes diferentes en uno. Y es que hay un crucero por cada viajero con el que dejarse llevar por las olas sintiéndose lo más cómodo posible. Leer artículo completo ➜

Toscana 2011: Siena, San Gimignano, Monteriggioni y Volterra (Parte 2 de 2)

El amanecer en la Toscana es distinto a cualquier otro. Una niebla de extraordinaria densidad roba el protagonismo al Sol y hace prácticamente opacos los primeros rayos de del día. Una maraña blanquecina se vuelve arboleda en el campo y muralla en la ciudad, se cuela por las puertas y ventanas e inhibe cualquier sonido. Humedece y limpia el aire, y una vez conseguido se marcha muy lentamente, convirtiéndose en brillo matutino, en una nubecilla insignificante, en una mota de polvo que se dispersa sin más. Será entonces cuando brote el color de los viñedos y olivares, el motor de una vespa despierte y del horizonte emerjan las ciudades y pueblos majestuosos que aún mantienen la esencia que les ha permitido sobrevivir a los etruscos, los romanos, los bárbaros, a la Edad Media, al hombre renacentista y a todo lo que llegó después. ¿Que cuál es la esencia? La belleza prestada por las civilizaciones que pasaron por ahí, que dejaron sus huellas, que hicieron Arte para el mundo y su lejana posteridad. La Región de la Toscana, probablemente la más hermosa de Italia, está repleta de lugares asombrosos, tantos que serían muchos los viajes que habría que hacer para descubrirlos todos. En nuestro caso, tras embriagarnos de Siena, nos encomendamos a nuestro Fiat para recorrer en un domingo majestuoso las ciudades de San Gimignano o Volterra, y una muralla perfecta sobre la colina en Monteriggioni.

San Gimignano, un pueblo con los primeros rascacielos de piedra que se levantaron en el Siglo XIII. Volterra, un municipio que viaja de Etruria al Renacimiento bajándose en la Edad Media y recibiendo una fama postrera por aparecer en la saga vampírica de Crepúsculo (Twilight). Monteriggioni y sus muros circulares de los que escribiera Dante en la Divina Comedia. Con ellos pasamos un domingo difícil de olvidar. Leer artículo completo ➜

Toscana 2011: Siena, San Gimignano, Monteriggioni y Volterra (Parte 1 de 2)

Amaneceres con niebla densa robando el verde a praderas y viñedos.  Una cocina desprendiendo olor a orégano, queso fundido, ajo, aceite y pan recién horneado. Un sacerdote con sotana que sale corriendo por una calle hueca. Una estudiante de Historia del Arte que ojeando sus apuntes apura a sorbitos un café capuccino recalentado. Una plaza inmensa y vacía de la que nacen decenas de callejones estrechos que nadie sabe dónde van a parar. Una muralla intacta que recibe la primera brisa de la mañana y aún deja que se escuchen los tambores de guerra de tiempos que son muy lejanos. Torres que parecen gigantes habitadas por las sombras de los centinelas que aún no han dejado de mirar al frente. Retablos bañados en pan de oro cubiertos de polvo y suelos de mármol cegadores. Palacios almenados que fijan a sus muros los escudos de familias de alta alcurnia. Sensación de no saber si uno todavía vive en la Edad Media o en el mejor recuerdo que queda de ella en todo el mundo. ¡SEAN TODOS BIENVENIDOS A LA TOSCANA!

He aquí las notas de un viaje de fin de semana de bajo coste a la más célebre región de Italia, con un avión de Ryanair como testigo, y con la ilusión de pisar de nuevo una tierra privelegiada que dio cobijo a genios cuya obra se convirtió en inmortal. Este será el primero de los dos relatos que narrarán nuestras vivencias en la Toscana. Hoy nos centramos por completo en la ciudad de Siena, puro medievo…puro arte.   Leer artículo completo ➜

Primeras impresiones al regreso del viaje sorpresa a Toscana

No han pasado más que unas pocas horas desde que nuestros pies despegaran de suelo italiano y no hago más que pensar qué bella sucesión de imágenes y palabras ha hilado este viaje por sorpresa. Porque no ha podido ser mejor salvo que se hubiese prologando más y más días para que continuáramos husmeando tras los muros de inmortales ciudades medievales o respirando el aire fresco y húmedo que nutre la verde campiña toscana. El lazo del regalo de cumpleaños de una persona tan especial para mí está anudado en la pata de la mesa. Deshacer el nudo me llevará de nuevo hasta allí, los recuerdos se inmiscuirán en las neblinas matinales que se cuelan entre las almenas y los ventanales de opulentos palacios medievales, y escalaremos torres de piedra cuyo único límite es el azul de un cielo perfecto.

Siena, Monteriggioni, San Gimignano y Volterra han sido los protagonistas de un fabuloso weekend viajero. Un Fiat Panda casi de papel nuestro caballo y un arrugado mapa nuestro estandarte. Leer artículo completo ➜

Viaje sorpresa a la Toscana. Hasta la vuelta!!

Lo dice el título… Viaje sorpresa a la Toscana. ¿Qué cuándo? Pues este mismo fin de semana, nada más salir del trabajo la tarde del viernes y hasta el domingo por la noche. ¿Dónde exactamente? Nos vamos a centrar, sobre todo, en la ciudad de Siena y en San Gimignano, aunque tengo anotados otros destinos en los que probablemente nos detengamos por el camino. Bueno, antes de continuar con este “autointerrogatorio” mejor os cuento en qué consiste esta historia, ¿no creéis?

Que no haya contado nada hasta ahora se debe a que hoy viernes 14 de enero es el cumpleaños de Rebeca y este es su regalo sorpresa. Para celebrar por todo lo alto su fecha no se me ocurrió mejor idea que un weekend viajero a la Toscana y hacer una ruta en coche que nos llevara desde Bolonia hasta Siena y San Gimignano, a las que doy fe le ella les tiene muchas ganas. Ambos adoramos Italia y desde que visitáramos Florencia hace justo dos años tenemos el gusanillo de indagar en otros lugares de la que es probablemente la región más bella del país.

Le he dicho a Rebeca que llevara una mochila con algo de ropa al trabajo y que cuando saliéramos los dos nos iríamos a alguna parte, pero no le he contado dónde. Y en el momento en que estoy dejando este post publicado, voy a buscarla para ir hasta el Aeropuerto. Nuestro vuelo a Bolonia con Ryanair sale a las 16:35 por lo que no hay más tiempo que perder…  Leer artículo completo ➜

Florencia, la ciudad del arte

banner florencia por ti.

Si la temporada viajera de 2008 la cerró Marruecos, qué mejor comienzo para 2009 que pasar un fin de semana romántico con mi novia en la cuna del Renacimiento, del Arte, de Miguel Ángel, de Dante, de los Médici.. Es decir, en la inigualable Florencia. Nuestro primer contacto con la capital de la Toscana llegó en forma de un regalo de cumpleaños que mantuve oculto a la incauta de Rebeca hasta 48 horas antes de irnos.

P1030766 por ti.

Leer artículo completo ➜