Una cita con Javier Reverte y los bloggers de viajes - El rincón de Sele

Blog

Una cita con Javier Reverte y los bloggers de viajes

Print Friendly, PDF & Email

Hace aproximadamente un mes, dos buenos lectores de este espacio me regalaron el libro “La Aventura de viajar” de Javier Reverte. El madrileño es sin duda una luz en la tan en ocasiones arrinconada literatura de viajes en español. Y es que este escritor y periodista autor de títulos magníficos como “Vagabundo en África”, “La noche detenida”, “El corazón de Ulises”, “El río de la desolación” o el recientísimo “El río de la luz”, entre muchos otros, inició hace décadas un largo camino por el mundo con intención de contárnoslo a través de sus narraciones.

Casualidades de la vida, mientras estaba buceando en ese libro-regalo, me llegó una invitación del Hotel Kafka (Uno de los más importantes talleres de escritura de Madrid) con objeto de asistir a un coloquio del propio Reverte con algunos bloggers de viajes seleccionados para el evento. Su intención pasaba por reunir a los escritores de blogs viajeros que tuvieran “talante creativo y literario” con un personaje público en la materia. Y quien mejor que un autor de éxito como Javier Reverte para compartir unos minutos. Como para pensárselo…

El evento tuvo lugar ayer día 2 de noviembre en un confortable salón de reuniones del Hotel Kafka. Me imaginaba que iba a ser un lugar grande y abarrotado pero, al contrario, nos ubicaron en un pequeño espacio en el que los aproximadamente 15 asistentes seleccionados pudimos disfrutar de una charla entretenida y cara a cara con el periodista y escritor que había logrado hechizarnos a través de la lectura.

P1090791

Durante aproximadamente 50 minutos Javier Reverte nos habló en un tono siempre ameno y humilde sobre sus experiencias por el mundo, los sentimientos que le despierta el viajar, y en mayor medida, sobre su pasión y leit motiv en la vida, escribir. Y es que él no niega que es primero escritor y luego viajero. Después de más de cuarenta años haciéndolo no tiene ninguna duda de que si no fuera para volver con sus notas bajo el brazo, no se marcharía. Los viajes son los que le inspiran sus libros, esa ferviente necesidad de contar a los demás esas pequeñas extraordinarias historias que se generan en los confines de nuestro planeta.

Tomé algunas notas respecto a lo que más me llamó la atención de lo que nos contó. Resumo algunas de ellas:

– Ahondó sin tapujos en que si no fuera para escribir, no viajaría.
– Definió viajar como “un chute de libertad” y la aventura como “asomarse a lo desconocido, sin necesidad de escuchar las balas silbar cerca de tu cabeza o estrangular anacondas”. El ser humano-viajero tiene necesidad de contrastar y no quiere que se lo cuenten los demás. Me apunto a la moción…
– Gran parte de sus viajes han sido inspirados por otros escritores. Así recientemente había surcado el Río Yukon en Canadá gracias a una lectura apasionada de Jack London.
– Admira los escritos viajeros del gran escritor polaco Kapuściński y de su gran amigo Manu Leguineche. Buen gusto, sí señor.
– Reverte considera que para escribir debe viajar solo, arrancar de cuajo toda conexión de España y su ciudad, Madrid, y absorber con los cinco sentidos todos los lugares por donde pasa. Por ello prescinde de llevarse ordenador y teléfono móvil a sus viajes. “Para que luego te llamen de nosedonde para ofrecerte una nueva tarjeta de crédito”…
– Los viajes en solitario son los que más le aportan ya que cuando se hace en grupo solemos convertirnos en “una burbuja cerrada” que no se mezcla con los demás. Cuando vas solo no tienes más remedio que abrirte, y siempre se acaban conociendo inolvidables compañeros, con los que acabas teniendo más confianza que con tu círculo cercano. Y al final lo que da valor a los libros, lo que más interesa, es esa gente que te vas encontrando por el camino.
– Para él en un viaje largo hay que cambiar de rumbo en cuanto se presenta la ocasión, salirse de los planes establecidos. Eso lo comparto en parte, aunque el de los 99,9% de los viajeros no podamos darnos tales caprichos por culpa del tiempo y el dinero.
– “La paciencia es la primera virtud del viajero que va por libre”. Ejemplificó con África coincidiendo plenamente con los relatos del Sur de África de este espacio en el que ya dije que hacer planes en este continente es una quimera. Todo acaba dándose la vuelta se quiera o no.
– Incidió en que al menos una vez en la vida debíamos probar a viajar en carguero, sobre todo si nos gusta el mar. Es más barato y podemos llegar a cualquier lado. Recientemente hizo el trayecto Montreal (Canadá) – Liverpool (Reino Unido).
– Lleva siempre una libreta donde toma notas de sus vivencias. Y por las noches pasa los textos a limpio y les empieza a otorgar una pequeña estructura más literaria. Le podrán robar todo el dinero o perder el pasaporte, ya que todo tiene solución, pero nunca, nunca se puede volver de un viaje sin su cuaderno de notas. Es sagrado!
– Me hizo mucha gracia que compartiéramos la poca afición por las compras allá donde viaja e ir “hecho un Adán”, con la peor ropa posible.
– Respecto a la escritura de viajes subrayó la necesidad no de contar absolutamente todo sino de “ordenar la realidad”, seleccionar a todo y todos quienes tengan un cierto valor literario. Sólo con una buena formación literaria se puede atraer a los lectores.

Después de una exposición que se nos quedó incluso corta, hubo un coloquio en el que ya los bloggers aprovechamos a hacer algunas preguntas. Unos por sus libros, otros por cómo estructura sus narraciones…y cuando fue mi turno le planteé la cuestión de si navega por internet en general y por los relatos viajeros de los bloggers en particular para ayudarse a preparar los viajes. Reconoció que sólo utilizaba la red para comprar los billetes de avión y que usaba el correo electrónico, pero que no había entrado nunca en un blog. Ni siquiera sabía con exactitud de qué se trataba un blog.

Después del coloquio nos levantamos de nuestras sillas para beber algo, tomar unos canapés y, sobre todo, conocernos los bloggers que allí estábamos. En realidad era uno de las razones por las que más estaba interesado en acudir al encuentro en el Hotel Kafka, para saber de los trabajos de otros internautas viajeros que se desviven con un mapamundi, que se han embarcado en grandes aventuras y que se esfuerzan en contarlos a los demás para compartir esas experiencias, y si es posible, echar un cable a quienes quieran hacer algo similar.

Personalmente no conocía a ninguno de los asistentes, pero esa era una condición de la que no se salvaba nadie, por lo que hubo que sacar la cabeza e ir colándose en los pequeños grupos que se formaban. Bajo el amparo de interesantísimas tertulias todos contamos “nuestra historia personal como blogger” y soñamos juntos con nuevos destinos.

Respecto a Reverte, con quien tuve la enorme suerte de compartir una agradable conversación en torno a diversos palos de “literatura y viajes” sólo puedo decir que me pareció un fantástico personaje que quiso ser uno más y que afortunadamente no te mira desde la atalaya que sigue al éxito. En las distancias cortas fue la misma persona que en sus libros o sus cientos de entrevistas. Le quedó pendiente echar un vistazo a eso de los blogs en los que quienes no tenemos la suerte de que nos publiquen las editoriales, podemos expresar al público nuestras experiencias y sentimientos.

Además le llevé mi libro de “La aventura de viajar” que no dudó en firmar y extender una breve dedicatoria.


“A Sele. Y gracias por darte una vuelta con mi libro por el ancho mundo. Javier Reverte”

Cuando el Hotel Kafka cerró sus puertas, muchos nos fuimos a tomar al última a un local de la calle Hortaleza, el Areia, de esos en plan chill out con cojines en el suelo, luz ténue y música de fondo. Para ser un lunes estaba totalmente lleno. Cada vez me asombra más Madrid donde sea la hora que sea, siempre hay lugares y gente para salir. Allí estuvimos hasta cerca de la una y media de la madrugada charlando sin cesar de nuestras aventuras por el mundo. Una vez más, como ocurrió en el I Encuentro de Viajeros del Foro Lonely Planet, volví a sentir que no estaba solo en esto, que somos muchos los “enfermos” que podríamos  estar hablando del viajes todo el día, y por supuesto, viajando durante toda la vida.

Así que amigos, que sepáis que os he tomado la matrícula y que os pienso seguir en vuestros blogs:

– Un mundo en la mochila
– Miss Viajes
– Desde Saigón
– Intentando recorrer el mundo
– Edu y Eri Viajes
– Aines en ruta
– Diarios de un fotógrafo de viajes
– Expatriada
– El blog de Sergi Bellver
– Vagamundos.net
– A salto de Mata
– Cumplir un sueño
– Viaje al atardecer

Fue un gran placer asistir a esta charla, conocer en persona a Reverte y entablar relación con otros viajeros. Y es que si algo positivo me está proporcionando esta ligera inmersión a la escritura de viajes es eso, conocer a otras personas.

Salud y viajes!

* A medida que me lleguen más fotos del evento las iré colgando en este post.

19 Respuestas a “Una cita con Javier Reverte y los bloggers de viajes”

Deja un comentario