Cuando el amor es el mejor viaje

Tengo unos minutos después de regresar del que hasta ahora ha sido el mejor viaje de mi vida para escribir unas palabras con el corazón. Casarme con Rebeca, la princesa de mis sueños, ha superado cualquier pensamiento que pudiera haber tenido de este gran día. Ha sido perfecto… ¡No! Ha sido más que perfecto. Me siento afortunado de haber vivido algo semejante en compañía de la familia y los amigos a los que nunca podré agradecer lo suficiente su implicación en esta boda. Y también a todos los seguidores de este blog que nos habéis hecho sentir vuestra cercanía en todo momento (Rebeca no para de decirme que os de las gracias).

Sele y Rebeca en la boda del año

Aún estoy emocionado y describir con imágenes todo lo sucedido el pasado sábado me vuelve a hacer asomar esas lágrimas que no se marcharon de mis mejillas durante toda la ceremonia. Llorar no es malo cuando es de alegría (o cuando se asomen las tristezas). Ni decir te quiero las veces que haga falta. Precisamente este 13 de septiembre ha sido la manera de decir públicamente y en compañía de nuestra gente que nos queremos, que el amor envuelto en caprichos del destino es la energía que mueve el mundo y por la que nos sentimos siempre vivos. 

Recuerdo cuando era una persona huidiza de los compromisos, como si tenerlos fuera una manera de perderse el vuelo mágico de Peter Pan en el mundo de nunca jamás. Pero estaba equivocado y la fruta del árbol de la vida debía madurar para golpearme en la cabeza y hacerme ver que la vida en pareja es otra etapa más llena de color, y que en realidad la magia la ponemos nosotros independientemente de la edad o las obligaciones. Nunca hemos dejado de ser niños (al menos eso es lo que pienso). Simplemente volamos juntos hacia nuestros sueños fundiendo miradas, complicidad, inquietudes y también miedos. Y os aseguro que somos mucho más fuertes así…

Poniéndome

Este sábado también nos dimos cuenta que hay mucha gente a la que queremos de verdad y que también nos quiere muchísimo. Nos quedamos con cada mirada, con cada detalle y no podemos estar más contentos por ello. Incluso sentimos muy cerca a quienes ya no estaban aquí pero han formado parte de nuestras vidas. Al fin y al cabo las personas que nos han rodeado han sido quienes voluntaria o involuntariamente nos han cincelado muy poco a poco, a lo largo de muchos años. Por eso tenerlas cerca es el mejor regalo que nos hemos llevado de esta experiencia.

¡Ya somos marido y mujer!

Estoy enamorado de esa chica de ojos azules que entró vestida de princesa por la alfombra roja mientras sonaba Nothing Compares de Sinead O´Connor en un jardín que se asomaba a las montañas en Robledo de Chavela. Es un sentimiento que se va agrandando cada día. No puedo creerme que yo sea el chico que ha elegido para pasar todos los días de su vida. Pero siento sus manos tan cerca y tengo tanta fe en que ambos hemos acertado juntando nuestros labios en el momento oportuno…

Foto de la Boda de Sele y Rebeca

Mi madre, mi padre, mi hermana, mis sobrinos, mis tíos, primos… la familia de Rebeca que me acogió tan rápidamente en su camada. Mis amigos de Aluche, de clase, de siempre… compañeros de viajes y de correrías en el mundo de los blogs y en definitiva el periodismo de viajes. Todos han sido los protagonistas de un día que no sólo fue de los dos. Fue la constatación de que el amor triunfó una vez más y que sus cuatro letras dibujan en el mapa el mejor viaje del mundo.

Rebeca leyendo en la ceremonia de la boda

Mientras leéis estas palabras nos encontramos volando hacia Vietnam para disfrutar de un merecidísimo viaje de novios. Cerramos el chiringuito un par de semanas, aunque prometemos subir postales tanto aquí como a las redes sociales. Estamos deseosos de continuar con la fiesta durante nuestra luna de miel y lo haremos a base de bien rodando por las maravillas vietnamitas y laosianas de Luang Prabang. ¡El Sudeste asiático nos espera!

Y para cerrar me acaba de llegar muy fresco uno de los muchos regalos de Isaac y Paula, nuestros Chavetas favoritos. No sólo Isaac leyó un precioso discurso durante la ceremonia sino que ha preparado un vídeo titulado «La otra boda de Sele y Rebeca» con la visión desde la posición de algunos invitados muy viajeros. ¿Qué tal si lo vemos juntos?

Una vez más muchas gracias por tantas muestras de cariño. ¡Viva el amor! ¡Viva la vida!

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

email

18 comentarios en “Cuando el amor es el mejor viaje

  1. Que seáis muy felices amigos, no hace falta más que ver alguna foto o el vídeo para ver que fue un gran día para vosotros.

    Un fuerte abrazo y espero que nos veamos pronto 🙂

  2. Ay el amor! Qué bonito esto que has escrito.
    Las fotos son muy chulas, aunque no sé si creerme que te anudaste la corbata tú solito 🙂

    Os deseo lo mejor.

  3. Para esos viajes como de cuento de hadas con Fiesta Americana Vacation Club está increíble yo les recomiendo los destinos, la experiencia, la comida, la atención y todo!

  4. Felicidades chicos!!! Qué requeteguapos que estábais!!! Por cierto el vídeo de «la otra boda» me ha parecido brutal, jajajaja.

    Un abrazo

  5. Felicidades chicos!!!
    Que post tan lleno de sentimiento,se llegan a sentir esas lágrimas de felicidad!
    Que disfruten este gran viaje que es el amor!
    Un abrazo

  6. ¡¡Viva los novios!!
    Y qué majos los Chavetas con el vídeo, qué exclusivas aparecen… ¡y vaya desmadre al final!
    Por cierto, el peinado de Rebeca es precioso, ¡estaba muy guapa!

    Que seáis felices en este viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.