Avance de Borneo: Próximo lunes 6 de septiembre

No tiendo a hacer avances de próximos escritos, pero pienso que en esta ocasión es bien merecida una excepción. Y es que me gustaría informaros de que el próximo lunes 6 de septiembre saldrá publicado en elrincondesele.com un Especial de la Selva de Tanjung Puting, en el Borneo indonesio, donde contaré cómo fue nuestra experiencia con los orangutanes y otras particularidades de aquella zona. Todo ello enmarcado dentro de las Crónicas de nuestro viaje a Indonesia, del que constituiría su cuarto capítulo. Llevo aproximadamente diez días trabajando poco a poco, sin prisa pero sin pausa, en el que pretendo sea un relato muy completo, diferente, especial… Y es que quiero transmitiros al menos una pequeña parte de lo que pudimos sentir allí en lo que fueron unos días de Naturaleza pura que nos marcaron a fuego. A continuación podéis ver un vídeo de los muchos que protagonizarán dicho capítulo:

Anuncio que el relato constará con nada menos que veinte vídeos y varias decenas de fotografías. Será una especie de post-documental que refleje con detalle lo que absorbimos en Tanjung Puting con nuestros cinco sentidos. Un recorrido en barco a contracorriente en el río Sekonyer que atraviesa el corazón del Parque Natural en el que fueron sucediéndose escenas a cada cual más sorprendente.  Y un enorme cariño a la que es una de las especies animales más desvaforecidas del Planeta, el orangután, que sobrevive en áreas muy reducidas de Borneo y de Sumatra, y el cual nos proporcionó unos momentos que aún puedo revivir con los ojos cerrados.  Aún no está completo pero puedo asegurar que lo que leáis estará hecho con sumo cuidado para que pueda convertirse en un relato espectacular a la vez que esencial dentro de esta página web. Aunque no será yo quien lo decida.

El lunes, la respuesta. No os lo perdáis!

Sele

Crónicas de un viaje a Indonesia 3: Borobudur y Dieng Plateau

7 de julio: BOROBUDUR O EL CAMINO A LA VERDAD; DIENG O LA CHIMENEA DE AZUFRE

Para mí un lugar GRANDIOSO con mayúsculas, es aquel que logra arrebatarme el habla, elevar mi ritmo cardíaco, ponerme la carne de gallina e incluso los ojos vidriosos. Que cuando lo tengo delante el sosiego se convierte en una conmoción casi incontrolable y el mero hecho de llegar hasta allí justifica todos los esfuerzos empleados para hacerlo. El sentido de viajar se impulsa gracias a la belleza del mundo, capaz de regalar momentos de incuestionable emoción. Pero no son tantos los lugares GRANDIOSOS con mayúsculas. Sólo unos pocos, en función de cada persona, logran transmitir esa sensación de felicidad no contenida y vulnerabilidad ante un empequeñecimiento progresivo del «Yo» para ser tan sólo una pieza ínfima de un puzzle casi infinito. Y eso es algo que vi nítidamente reflejado en Borobudur.

Porque Borobudur logró emocionarme como pocos. El monumento budista más grande del mundo, levantado sobre una colina del centro de Java hace más de un milenio,  contiene todos los elementos que lo elevan a las cotas más altas de la Belleza y la Pureza, del Arte visto como la representación de lo intangible, de una idea que muestra cómo llegar al último estado de la perfección, cómo alcanzar el Nirvana.

Aquel 7 de julio de 2010 anduvimos por el Camino a la Verdad última, viajamos a través de distintas etapas del Ser Humano cinceladas delicadamente en la piedra por los artesanos celestiales. Borobudur, donde estuvimos desde primera hora de la mañana, dio paso después a otro lugar de Java más remoto situado en las alturas, Dieng Plateau, donde la Tierra late a ritmo de volcán y de fumarolas con un humo continuo y agua hirviente buscando la superficie. Leer artículo completo ➜

Crónicas de un viaje a Indonesia 2: Los Templos de Prambanan

6 de julio: LOS TEMPLOS DE PRAMBANAN, MARAVILLAS HINDUISTAS EN LA ISLA DE JAVA

Java es poseedora de dos joyas arquitectónicas sin igual, dos diamantes bien pulidos entre los volcanes y la selva que invocan esa dualidad Budista-Hinduista con la que han estado marcados sus Reinos a lo largo de la Historia, salvo este último periodo en que el Islam es la religión con más adeptos entre sus ciudadanos. Borobudur es la estructura budista de mayor tamaño en el mundo. Y el Conjunto de Prambanan es la más importante construcción hinduista del país. Ambos, más ancianos que un milenio, se encuentran en el centro de la isla, a una distancia relativamente cercana de Yogyakarta. Y probablemente son los monumentos que más interés despiertan entre los viajeros que acuden a Indonesia. Yo diría que con toda la razón del mundo.

Ese día, martes 6 de julio, nos dedicaríamos por entero a los templos de Prambanan y a otros muchos que les rodean. Y disfrutaríamos de una deliciosa conjunción cuya simetría apunta al cielo entre la vegetación, que guarda una Leyenda y mil secretos, muchos de los cuales se los llevó la tierra enfurecida. Pero el estremecer de terremotos y volcanes no lograron arrebatar su envidiable belleza, ni ese misterio sugerente grabado a fuego en la piedra.

Estos templos, por si solos, son un motivo más que loable para visitar la isla de Java. Sólo de esa forma se podrá agradecer a Shiva, Brahma y Visnú que los salvaran de ser un mar disperso de polvo y cenizas, de convertirse un cuento repleto de fantasía e irrealidad. Porque, por fortuna para el mundo, Prambanan continúa en pie esperándonos. Leer artículo completo ➜

Crónicas de un viaje a Indonesia 1: Llegada y Yogyakarta

2 de Julio: PISTOLETAZO DE SALIDA A UN GRAN VIAJE

Tres, dos, uno…cero!! Se terminó una cuenta atrás que había arrancado el mes de marzo cuando compramos los billetes de avión destino Indonesia. Cualquier mínimo tema laboral dejaba de tener sentido para mi. Al menos, hasta que pasaran 24 días muy pero que muy lejos de cualquier atisbo de normalidad y rutina. El padre de Rebeca pasaba por casa para acercarnos al aeropuerto. A partir de ese mismo instante sólo teníamos un baluarte que defender hasta morir, la mochila. Desde que jurara lealtad a la misma que me llevé a los campamentos con catorce y quince años, nunca nos hemos separado. Parafraseando a Mel Gibson en Braveheart «Podrán quitarnos la vida, pero jamás nos quitarán…LA MOCHILA !!!!!». Bueno, en la película no se dice eso exactamente, pero viene al pelo.

El viaje de Madrid a Jakarta prometía ser largo. Para ir casi de una punta a otra del mundo teníamos previsto lo siguiente: Ir a Londres y hacer noche ese viernes. El sábado a la hora de comer tomar un avión de Emirates a Dubai, hacer escala de cuatro horas en su aeropuerto y marchar definitivamente a la capital de Indonesia a la que llegaríamos el domingo a eso de las cuatro de la tarde (hora local). Muchas horas subidos a un avión, muchos miles de kilómetros bajo nuestros pies, y un objetivo muy claro…INDONESIA. Hacia allá íbamos con ilusión y fervor, e incluso con cierto enloquecimiento. Ya se había dado el pistoletazo de salida, y la meta era aún lejana. Leer artículo completo ➜

Recién llegados del viaje a Indonesia

C´est fini. Se acabó lo que se daba. El viaje a Indonesia ya es pasado. Hemos regresado anoche bien entrada la madrugada de nuestro periplo asiático de tres semanas de duración. ¿Y sabéis qué? Que echo de menos al país de las 18000 islas, que siento nostalgia de no llevar la mochila a la espalda, que ansío el olor del mar y escuchar el rumor nocturno que se esconde en el interior de la selva.

No lo puedo negar. Indonesia me ha marcado. Mucho, diría yo. Desearía poder ir allí ahora mismo, saltar de isla en isla y descubrir en cada una de ellas nuevos volcanes, nuevas playas de agua cristalina y un sinfín de sonrisas. Porque si algo transmiten de maravilla los indonesios es eso precisamente, su sonrisa, su amabilidad y su hospitalidad. Creo que 20.000 kilómetros no son nada cuando te puedes llegar a sentir como en casa.

Durante estos días he tenido la suerte de poder ponerme en contacto con todos vosotros a través de algunos comentarios que hemos dejado en la web. Os hemos mostrado fotografías e incluso un vídeo grabado en los arrozales acompañado de palabras que eran puro reflejo de lo que estábamos viviendo en esos momentos. Aquellas no eran más que suaves pinceladas de un viaje en marcha. Pero, a partir de ahora, nos abrocharemos bien los cinturones para regresar juntos a Indonesia e ir paso a paso recorriendo los entresijos de una aventura con infinitas sorpresas. Es momento de sumergirnos en los relatos, las imágenes y los vídeos que guardamos en la mochila y mostrar, en la medida de lo posible, los avatares de un viaje apasionante en un país al que sé que no tardaré en volver. Leer artículo completo ➜

Planes, preparativos y expectativas del viaje a Indonesia

* Fecha de inicio del viaje: 2 de julio de 2010
* Fecha de fin del viaje: 25 de julio de 2010
Viajeros:  Rebeca y Sele
* Destino: Indonesia (Java, Borneo, Bali, Flores y Komodo); 2 días en Londres entre ida y vuelta.
* Medios de transporte a utilizar: Avión, autobús, rickshaw, automóvil, bemo, tren, klotok y lancha

Ya está aquí, ya llegó…el GRAN VIAJE DEL VERANO DE 2010. Nuevamente nos echamos la mochila a la espalda, le damos brillo a las cámaras, sacamos el inglés del baúl de los recuerdos y volvemos a retomar el camino del viajero. Nuestro nuevo reto se llama Indonesia, por el cual con toda la ilusión del mundo transitaremos durante las próximas tres semanas. Fueron muchas las opciones barajadas para ser «el destino del verano», pero la idea de visitar el Archipiélago de las dieciocho mil islas, fue la que comenzó a latir primero.

Por muchas razones Indonesia me llama poderosamente la atención: Es uno de los países con mayor biodiversidad del Planeta, poseedor de un buen número de especies endémicas, de extensos bosques, arrecifes de coral y volcanes por doquier. Es una mezcla de culturas y religiones como fruto de su agitada Historia. Islamismo, Hinduísmo, Cristianismo y tradiciones puramente animistas a las que se aferran las múltiples etnias que viven en el país. Esto lo podemos trasladar, por tanto, al Arte y la Arquitectura, ya que en Indonesia se encuentran Templos y Conjuntos Monumentales sobresalientes y Patrimonio de la Humanidad. Sus precios son de los más bajos del Sudeste Asiático y, por tanto, del mundo. El clima es muy benévolo en estas fechas, ya que Indonesia se salva de los clásicos monzones veraniegos que aguan otros países más septentrionales. Y… qué demonios, que el de Asia es un amor platónico. 

 Hoy se abren las puertas de otro sueño del que espero poder regresar con un sinfín de experiencias y, sobre todo, con una sonrisa de oreja a oreja. Pero no es momento de pensar en el regreso, es el momento de enfundarse la mochila, tener bien amarrado el pasaporte y empezar a caminar. Leer artículo completo ➜

La historia de una camiseta que quería viajar

¡No me lo puedo creer, lo han conseguido! – exclamé en voz alta. Acababa de recibir un mensaje en mi buzón de correo electrónico por parte de Noelia, una amiga de Gerona que conocí en el I Encuentro de Viajeros del Foro Lonely Planet que celebramos en Madrid en octubre de 2009. En ese momento recordé el reto que les había propuesto tanto a ella como a su marido Xosé durante la cena del sábado. No habían dudado en recoger el guante y me habían prometido resultados. Tenían el convencimiento total de que iban a lograr el extraño encargo que les había hecho. Y el e-mail que tenía de frente demostraba que tenían razón. Su misión había sido un auténtico éxito y yo me alegré muchísimo. Nunca me hubiera imaginado que mi querido emblema iba a llegar tan lejos.

Con Noe y Xosé en Barcelona, con la Iglesia de Santa María del Mar de fondo

He aquí pues la historia de una camiseta que quería viajar, atravesar paralelos y meridianos, dejar atrás océanos y conocer de primera mano etnias lejanas cuyas tradiciones se estudian en Antropología. En este caso he preferido que el hilo narrativo lo llevara la propia Noelia, una de las protagonistas y conocedora de primera mano de todo lo sucedido. Nadie mejor que ella para contar en qué consistió el reto que les había planteado, como lo consiguieron y, por supuesto, los resultados. Al igual que su breve relato, las fotografías son asombrosas y os recomiendo que no os las perdáis. No tienen desperdicio. De hecho constituyen la prueba… Leer artículo completo ➜

Este verano nos vamos a…INDONESIA!!!

Ya no hay tiempo para cábalas, hipótesis y adivinanzas. Desde marzo Rebeca y yo tenemos los billetes de avión destino Jakarta para hacer un recorrido de tres semanas por un país al que le tenía especiales ganas, Indonesia. Apenas estamos empezando a prepararlo, pero ya sabemos más o menos algunos de los lugares que pretendemos visitar con seguridad. Indonesia, el país de las 18.000 islas, es tan sumamente grande que da para muchos viajes. Pero alguna vez tenía que ser la primera. En octubre, hablando con amigos que habían estado allí y con otros que estaban planeando marcharse, se me metió el virus indonesio por las venas. Historias sobre orangutanes, Dragones de Komodo, paisajes naturales increíbles, monumentos Patrimonio de la Humanidad, etnias, playas de aguas cristalinas e ideales para bucear, buen clima sin Monzones en verano, precios razonables…y un billete de ida y vuelta a Jakarta vía Londres con Emirates Airlines por ¡¡500 euros!! me parece que son motivos para plantearse esta nueva aventura. Estaba entre ceja y ceja, a Rebeca le apetecía mucho también, no había más que hablar. Me…lo…llevo!

Aún es pronto para contar qué vamos a ver, pero en principio queremos centrarnos en Java, el Sur de Borneo, Bali, Flores y la Isla de Komodo. Nada está hecho, reservado o preparado. Todo lo iremos moviendo a partir de ahora a falta de dos meses y pocos días para marcharnos. Un regreso a Asia, de la que estoy completamente enamorado, a un país al que estoy enganchado sin haber estado todavía.

Confirmando el nuevo destino del verano finaliza un juego que ha durado cerca de una semana y en la que ha intervenido mucha gente. Ha sido increíble el empeño de todos por superar las pruebas con las que entrar a la Caja Fuerte, donde estaban las pistas que definían cuál iba a ser el viaje. Muchos lo intentaron y se quedaron a las puertas, otros lograron romper la cerradura y algunos acertaron. Pero el ganador del premio (Fotografía 40×50 a elegir del Rincón de Sele) es el primero que hubiese indicado el destino con exactitud. Avanzado el juego también dije que se llevaría un pequeño regalo traído de Camboya una de las personas que lograran acceder a la Caja Fuerte. Y ya está sorteado. ¿Queréis saber quién se lleva la foto y el detalle camboyano?, ¿Resolvemos las preguntas y las pistas? Vamos al lío… Leer artículo completo ➜