Hoja de ruta de un gran viaje en barco por las islas del Caribe (Crucero en Islas del Caribe)

Asomado a cubierta, acompañado por un ejército de alcatraces y gaviotas, el Caribe se desplegaba ante mis ojos con un puzzle de islas en el horizonte. Se sucedían en mi cabeza algunos capítulos de “La isla del tesoro” de Robert Louis Stevenson así como esas muchas historias de galeones, piratas y polizones a bordo surcando fronteras invisibles en busca de libertad y aventuras. Siempre había querido viajar a las islas del Caribe y dejarme llevar por la imaginación que durante mi infancia me impulsó a jugar con viejos mapas y catalejos sin cristal. Y allí estaba, a escasos minutos de desembarcar en una de esas islas dispuestas en un recorrido marcado por pequeños paraísos con playas de palmeras, aguas turquesas, volcanes dormidos, destilerías de ron, sabor a chocolate y ritmos africanos de descendientes de esclavos que ahora enarbolan con orgullo las banderas de diminutas naciones sobre el mar. Pienso, ahora en la vuelta, con todas las emociones de aquella travesía marítima aún en caliente, que mi primer crucero por las islas del Caribe fue fantástico.

San Vicente y las Granadinas (Islas del Caribe en crucero)

Desde Santo Domingo, la ciudad primada de América, disfruté de una ruta cautivadora que me llevó a algunas de las maravillas de las Antillas Menores como Martinica, Barbados, Granada o San Vicente y las Granadinas. Si te apetece seguirme y conocer más sobre lo mucho que pude ver y hacer en las islas del Caribe durante este crucero te animo a que continúes leyendo. ¡Se admiten parches en el ojo y patas de palo!   Leer artículo completo ➜

Rumbo a las islas del Caribe en crucero

El último viaje a Groenlandia va quedando demasiado lejos. Y aparecen nuevos objetivos en el horizonte. De hecho ya está todo preparado para tomar un nuevo rumbo. Desde hoy y durante los próximos días estaré navegando por el mar Caribe para disfrutar de algunas de sus maravillosas islas como Barbados, Granada, Martinica o San Vicente, sin olvidarme del punto de partida y de llegada, la República Dominicana. De hecho Santo Domingo marcará pues los pasos de uno de los viajes en barco que más ganas e ilusión tenía de hacer, uno que tuviera como destino a las islas del Caribe.

Playa de postal típica como las que se ven en las islas del Caribe

Un poquito de playas de postal y snorkeling. Otro de ron al atardecer en cubierta. De arquitectura colonial, palmeras doblándose junto a la carretera, fruta tropical y cascadas nutriendo un bosque lluvioso. De historias de piratas y conquistadores. Próximo destino, islas del Caribe en crucero. ¡Allá vamos! Leer artículo completo ➜