La magia de una humilde tienda de marionetas en Khiva

La belleza suele encontrarse en las cosas más sencillas que nos rodean. En ocasiones hay lugares que pasan desapercibidos por ser, simplemente, humildes. Si nos fijamos bien en ellos, estaremos más cerca de sentir la magia de esos rincones pequeños capaces de devolvernos sentimientos que creíamos tener olvidados. El ejemplo que os traigo hoy es el de “Alí Babá y los 40 ladrones”, la tienda más especial y amable que encontramos en nuestro viaje a Uzbekistán, la cual se dedica a la fabricación y venta de marionetas de papier maché. En la ciudad de Khiva, una auténtica joya en mitad del desierto, se pasea la magia de las Mil y una noches del brazo de madrasas, palacios y elevados minaretes, pero también de lo que hay detrás de algunas puertas en las que los artesanos dan la vida a los objetos. Es el caso de quien moldea los rostros divertidos de unos simpáticos títeres ataviados con trajes típicos uzbekos que tratan de acompañarte en un viaje a lo mejor de la infancia.

Me gustaría que conociérais el interior de esta entrañable tienda que refleja la magia de lo simple. Pasemos un instante para quedarnos a solas con todas aquellas caras coloreadas que esperan hallar un nuevo amigo que se las lleve a casa. A través de un vídeo conoceremos lo que se cuece en esta fábrica de ilusiones tan envuelta en la tradición.

EL HOGAR DE LOS TÍTERES DE KHIVA

Adentrándonos veinte  o treinta metros por la Puerta Oeste de la muralla de Khiva, a los pies del minarete inacabado del Siglo XIX (Kalta Minor) bañado por el brillo de azulejos turquesas y verdes, existe un pequeño bazar de artesanía de no más de seis o siete comercios. Todos a cubierto, tienen sus dueños puestas sus máximas esperanzas de éxito en las mesas que ponen fuera como si fueran escaparates de los productos que tienen a la venta, en este caso souvenirs o recuerdos que reflejan el potencial artesano de las personas que viven y trabajan en ese rincón de Uzbekistán. Unos llaman más la atención que otros, pero en este caso Ali Baba & The 40 thieves in Khiva cuenta con la ventaja de tener toda una pléyade de marionetas sonrientes invitándote a que las visites. Después, el carisma de su creador hace el resto…

Para nosotros no pasó, en absoluto, desapercibida la pequeña cueva en la que permanecían apilados cientos de muñecos en sus estanterías, todos diferentes aunque diseñados con unos mismos patrones tal y como nos explicó el maestro de estos títeres cargados de vitalidad y alegría. Y es que nos gustaba tanto la tienda que cada vez que paseábamos por la ciudad amurallada de Khiva entrábamos a verla. De tanto pasar por ella pensé que merecía un artículo exclusivo para que más gente pudiera conocer su particular encanto. Por ello grabé un vídeo en el que participó el dueño del comercio para que nos mostrara algunos de los secretos de esas figuras que cuentan con personalidad propia. Porque hay cosas que, aunque no lo parezcan, tienen alma. Mirad sino…

¿Verdad que es un lugar que invita a entrar? ¿Verdad que dan ganas de llevarse unos cuantos muñecos?

Una marioneta es ese tipo de regalo bueno, bonitos y barato que uno siempre anda buscando llevarse de un viaje. Para mí es el recuerdo perfecto que recoge la personalidad de todo un país en “papel machacado”. Y como no pudimos evitar la tentación, nos acabamos trayendo no uno sino dos títeres ahora posan con sus mejores galas en nuestra casa. Pagamos 5 dólares americanos por cada uno de ellos (aprox 3€) y ahora tenemos siempre a la vista un pedacito de Uzbekistán.

La de las marionetas es una tradición muy arraigada en esta parte de Asia Central. Las horas de trabajo de los artesanos uzbekos que las fabrican se van en modelar con pasta de papel unos rostros que después pintan dibujándoles una sonrisa, una nariz y unos ojos bien grandes. Después llega el momento de vestirlos, ponerles un gorro si hace falta y dejarles en su sitio esperando viajar lejos, tanto como aquellos que mucho tiempo atrás hacían completa la Ruta de la Seda removiendo todo un mundo bajo sus pies que renovaba su savia con influencias nuevas de aquí y de allá.

En Ali Babá y los 40 ladrones queda un poco de aquellos viajes y de la carcajada de unos niños escondida en una caja de juguetes.

Y digo yo… La magia existe, ¿verdad?

Sele
 
 
PD: Recuerda que la ruta que hicimos en Uzbekistán, los alojamientos, transportes, consejos y el índice de los relatos/artículos que tengan que ver con este viaje lo podrás consultar haciendo un clic en:

email

12 comentarios en “La magia de una humilde tienda de marionetas en Khiva

  1. La verdad es que la tiendecilla es de cuento. Pintoresca donde las haya. Sabia que eran populares en esta zona, pero nunca había visto alguna imagen de las marionetas en sí.

    Me encanta el test de fiabilidad de la marioneta. Si sobrevive a eso, lo tiene todo hecho desde luego.

    Ah, y que cada vez que te leo me entran más y más ganas de recorrer, aunque sea un poquito, la Ruta de la Seda.

    ¡Un abrazo!

  2. Mi tienda favorita. Un viaje mágico a mi infancia gracias a esta diminuta tienda. Si algún día pasáis por Khiva no podéis dejar de visitar este lugar y de paso comprar una de estas marionetas.

    Un besote

  3. Sele, a mí también me encantó la tienda, y el propietario era muy amable -a pesar de no dejar de preguntar si estaba casada, si viajaba sola, etc-. Yo también compré una marioneta allí para mi madre, y fue allí donde más barata la encontré, en las otras ciudades la diferencia era pero grande, sobre todo en Samarcanda.
    Muy buen post!

  4. Qué chulada! pues yo no recuerdo esta tienda, pero estuve allí en el año 2007, así que es posible que no existiera aún…. la verdad es que en Uzbekistán hay cosas preciosas para comprar, casi tanto como lo son los sitios que visitar 🙂

  5. Pues no que a mi me dan un poquito de miedo… aunque la verdad es que la mayoría de ellas tienen una carita “amable”…. qué daño me hizo a mi el muñeco diabólico de pequeña, estoy traumatizada desde entonces… Creo que un muñeco, por bonito, artesanal y típico que fuera, no sería nunca algo que me llevaría de recuerdo de ningún sitio… aunque bueno nunca se sabe.. Muy buen post, un saludo!

  6. Que bonitas todas!!! Mientras veía el vídeo estaba bebiendo un vaso de agua y por poco y me atraganto de la risa cuando ha empezado a pegarle leches a la pobre muñeca, la verdad que es como bien decía el hombre sí que son “very strongs” jejejeje. Un lugar muy chulo. Un abrazo. 😉

    1. Muy buenas!!

      Con este post quería reflejar que a veces lo más simple, lo más ingenuo, tiene algo mágico. Ese pequeño lugar nos encantó, y de hecho tenemos aquí en casa un pedacito de Khiva.

      No sé si algún día este post o este video lo verá aquel señor. Me encantaría que lo hiciera 😉 Quizá vea lo que viajan sus criaturas…

      Contesto los últimos comentarios:

      + Babyboom: A mí me daba mucha cosa cuando las daba con la cabeza para demostrar su “cabeza dura”. Pero es verdad que no les pasaba nada jejej De hecho creo que son indestructibles. Very strongs!!

      + Chily: Cómo te van a dar miedo si son super simpáticas. Tienen todas una sonrisas… y sin el entrecejo como el Muñeco diabólico jejej Siempre quise tener un Chucky en mi vida…

      + Alisetter: A lo mejor no os fijastéis pero yo creo que sí lleva ya años puesta en Khiva. Uzbekistán para comprar es una pasada. Tenemos un ajedrez que todo el mundo que viene se lo quiere llevar jejeje

      + Claudia: Un buenísimo regalo. Nosotros siempre recomendamos que Bujara es el sitio más barato y completo para hacer las compras en Uzbekistán. Aunque esa pléyade de marionetas sólo la encontramos en Jiva.

      + Rebe: Nuestra tienda favorita. Y lo bien que los cuidamos. Tienen nombre dos muñecos, falta el del salón… Habrá que ponerse.

      + Antonio Aguilar: Tú el día que hagas la ruta de la seda será caminando hacia atrás, sin alimentos durante un mes y bebiendo sólo gotas de lluvia jejeje Vamos, que lo harás seguro. La verdad es que es un sitio con muchísimo encanto. En Khiva y Bukhara uno encuentra lo que se espera de una ruta mítica como la de la Seda. Un abrazo, Embajador del Kurdistán..

      Bueno amigos. Eso es todo por ahora. Os recuerdo que el lunes hay un nuevo relato a la vista… Y que el martes revelamos dónde será ese viajecito de fin de semana que viviremos entre 25 y 27 de noviembre.

      Hasta entonces!!

      Sele

  7. ¡Una preciosidad! Me encantan las marionetas de papier maché, unas auténticas obras de arte. Un lugar para no perderse…me lo apunto!

    Un beso

  8. Recien llegados de Uzbekistan…
    Visitamos la tienda de marionetas y dejamos al dueño una copia en papel de este blog.
    Le indicamos que entrara en la página para ver el vídeo que grabasteis en su tienda. Se alegró y lo agradeció mucho. Son gente muy educada y amable.
    Por supuesto compramos dos pares de marionetas.
    Muchas gracias por toda la información que pones a disposición del viajero, nos fué de mucha utilidad.

    Un abrazo.

  9. Buenos días,

    Estuvimos la semana pasada en al tienda de Alí Babá y los 40 ladrones en Khiva. Muy bonita.

    Estuvimos hablando con “Alí Babá” y nos pidió si le podíamos buscarle algún espectáculo en España o grupo en el que pudiera participar, nos dijo que estaría muy dispuesto a viajar por Europa, si fuera necesario. Os animo si teneis alguna posibilidad de ayudarle.

    Le dejé mi e-mail.. .

    Por cierto, los precios de las marionetas ya han variado… bastante…yo creo que ya ha empezado a ver qué significa la palabra TURISMO.

    Saludos.

    Fina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.