Regresar, soplar velas y seguir soñando

Blog

Regresar, soplar velas y seguir soñando

Print Friendly, PDF & Email

Esta historia va de un regreso, de un cumpleaños y de una ilusión que sigue intacta e imparable. El regreso ya suponéis que se trata del último viaje a Uzbekistán y las Bálticas, cuyo olor sigue impregnado en la mochila, sin deshacer todavía. Demasiados recuerdos hermosos de estas semanas se han venido conmigo. Llamar a las puertas del corazón de la ruta de la seda en Samarkanda no se hace ni se disfruta todos los días. O emocionarse frente al Minarete Kalon de Bukhara, formar parte del cuento de Khiva e incluso sentir el calor de una yurta en mitad de una noche desértica en la que vuela la arena por todas partes. Qué decir sobre deslizarse en bosques verdes y profundos con aromas a Mar Báltico y gozar de la inquietud y la belleza de ciudades como Riga, Tallin o Vilnius. En efecto, he vuelto a sentir la magia del viaje, de este mundo que sigue destapándose y en el que sólo me cabe seguir aprendiendo de él.

Esta mañana he amanecido de nuevo en Madrid, mi casa. Y me veo reincorporándome a mi vida en la ciudad celebrando además que son 31 años los que me acompañan en el camino. Una vela más y nuevos deseos, nuevos sueños con los que no dejar de mirar hacia delante con pasión y optimismo.

Hoy, a pesar de la alegría por el cumpleaños y por volver a estar con los míos, también me toca reincorporarme a la rutina y a la absurdez de una fría oficina que no conoce de “agostidades matritenses”. Esa es, sin duda, la peor parte de un regreso, tener que apearse del camino en una vía de servicio para reponer combustible… Aunque es Ley de vida, sin ella sería complicado perderse después a miles de kilómetros.

Pero para frialdades no estamos aquí. El objetivo de www.elrincondesele.com no es aburrir sino todo lo contrario, abrir ilusiones una y otra vez. Demasiado frescas son aún las imágenes de las Bukhara, Khiva, Tallin y compañía como para pasarlas por alto. Algunos me habréis seguido online a través de los comentarios de la web y las redes sociales Facebook y Twitter (@elrincondesele), aprovechando los “momentos wifi” que me ha brindado el viaje para decir “Hola”. Os he ido mandando postales de esta doble aventura uzbeko-báltica y alguna que otra reflexión. Ahora, poco a poco, iré desgranando todo aquello que me ha enamorado más, lo que me ha gustado menos, y lo que mis ojos han visto en este tiempo.

NUEVOS PLANTEAMIENTOS PARA EL RINCÓN

En las últimas semanas he estado dándole vueltas a la cabeza en torno a renovar ideas para www.elrincondesele.com sin salirme un ápice de su filosofía original. He sopesado distintas opciones para adecuarme mejor a los nuevos modos de lectura cada vez más inmediatos y además poder cumplir unos objetivos más realizables. Veo necesaria una reducción de la extensión de los textos, quitar cierta paja, para hacer la página más manejable. En vez de contar de una vez uno, dos o tres días de un viaje, creo preferible ir centrando los artículos en cuestiones más concretas. Por ejemplo, yéndonos a este último viaje a Uzbekistán, hubo un día en que hicimos el Mar de Aral y las Yurtas en el desierto. Son dos cosas completamente distintas y creo, en este caso que os pongo, que es mejor hablar en un artículo de nuestra experiencia en el Mar de Aral (dónde está, cómo se secó, cómo llegar, etc…) y en otro de la posibilidad de dormir en yurtas, las fortalezas que hay alrededor como Ayaz Qala y Topraz Qala… No sé si me explico.

En ningún momento voy a cambiar mi forma de escribir, sino que en vez de contaros una historia de una vez en ocho mil palabras, voy a tratar de concretar distintos temas, saltearlos los unos con los otros… y a hacer más fácil una lectura que reconozco requiere tiempo.

Es la misma filosofía de siempre (experiencia personal, datos históricos y culturales, información práctica de primera mano) pero repartida en píldoras que hagan más amena vuestra entrada al Rincón de Sele.

Tengo ganas de escribir de lo que me apetezca cuando me apetezca y no seguir siempre un orden establecido (como “hasta que no acabe los relatos de Indonesia no empiezo Bulgaria”). Creo que así, además, ganaremos en fluidez y, por supuesto, en calidad. Probablemente haga una excepción con Sri Lanka, ya que los capítulos están a la mitad.

Lo que sí seguirá intacto será la elaboración de las Guías prácticas de los viajes, y sobre ellas colgaré los enlaces de los distintos artículos/relatos que se refieran a los mismos. Simplemente que en vez de “Capítulo X: El Mar de Aral y las Yurtas del desierto” será “El Mar de Aral, radiografía de un desastre ecológico sin precedentes” y antes o después “Bajo el calor de una yurta en Uzbekistán”.

A TOPE CON LAS REDES SOCIALES

Además quiero seguir incidiendo en la fortaleza de las Redes Sociales. En estas semanas he tenido una comunicación directa e inmediata con los seguidores de la página. Por fín me he puesto las pilas con Twitter (@elrincondesele) y nuestro Canal Facebook va viento en popa con más de 600 amigos. Esa fusión Web-Facebook-Twitter nos acerca aún más. Todo lo que permita una comunicación más fluída, más viva, es siempre bienvenido.

Os recuerdo que allí subo novedades, impresiones, recomendaciones, reflexiones que tenga “en el momento”. Y más tarde, dentro de los comentarios de cada post, siempre seguiré dejando contenido más reposado y contestando como siempre a todos los que alimentáis los artículos/relatos con vuestras opiniones.

Reconozco que se está empezando a perder la costumbre de dejar comentarios en los blogs y me da pena. Será como cuando se pasó de las cartas a los e-mails, llamadme nostálgico, pero para mí sigue siendo mi modo de comunicación preferido con los visitantes de la web. Así que os invito a seguir utilizando el clásico formato para interactuar, aunque ya digo que ando bastante despierto con los otros.

SOBRE UBZEKISTÁN Y LAS BÁLTICAS. CÓMO EMPEZAR A CONTAR LA HISTORIA.

Considero que Uzbekistán y las Repúblicas Bálticas, aunque unidos en un mismo período, son dos viajes diferentes e independientes (en cuanto a países, Historia, compañía, etc..). Eso quiere decir que voy a realizar no una, sino dos Guías prácticas y, como he dicho antes, sobre las mismas iré enlazando los distintos artículos que realice en torno a estos lugares.

El más inminente será tratar Uzbekistán, muy fresco en la memoria. Llego plagado de buenas sensaciones y tengo muchas cosas que contar al respecto de este país con tan hermosos tesoros. Creo haber visto algunos de los mejores monumentos o conjuntos históricos de mi vida dentro de la que probablemente sea la ruta terrestre más mítica del mundo. Marco Polo e Ibn Battuta nos acompañarán en este viaje a través de las letras y las imágenes. Muy pronto, prácticamente ya mismo…nos colocaremos de nuevo las mochilas para descubrir rincones en Samarkanda, Bukhara o Khiva.

De las Repúblicas Bálticas, es decir, Estonia, Letonia y Lituania, he venido igualmente maravillado. 2000 kilómetros de viaje han dado para mucho, para entusiarmarme con ciudades increíbles como Tallin, o perderme en bosques cerrados donde aún se escuchan viejas leyendas de duendes y criaturas misteriosas. Trataré de contar de la mejor forma posible qué se puede hacer en una semana de viaje por estas tierras.

Vaya, estoy de nuevo enrollándome como las persianas. No me extiendo más, os emplazo a los nuevos escritos, os pido que sigáis conmigo este viaje interminable en El rincón de Sele y que nunca, nunca dejéis de soñar. El mundo nos espera…

Sele

36 Respuestas a “Regresar, soplar velas y seguir soñando”

Deja un comentario