Rumbo a Macao, la China que «fala» portugués

Estos días le contaba a amigos y familiares que me marchaba de viaje a Macao. Y las pregunta no se hacía esperar. ¿Macao? ¿Pero eso dónde está? ¿A qué sitio raro vas a perderte esta vez? Los rostros de extrañeza eran tales que me veía obligado a despejar confusiones y explicar que Macao forma parte de la República Popular China pero en régimen especial, como lo está Hong Kong, y que fue colonia portuguesa hasta el año 1999. Este enclave luso en Cantón (Sudeste chino) que se mantuvo cerca de cinco siglos bajo la tutela de Portugal representa, no sólo uno de los últimos bastiones del colonialismo nacido en la Edad Moderna sino también una excepción capitalista en un país gobernado por un régimen comunista. Más rico que Las Vegas y con mayor densidad de población que ningún otro territorio del planeta, Macao pretende dejar de ser una incógnita. Mi misión para ello es que lo descubramos juntos a partir de hoy.

Sele en un templo chino

Razones no le faltan a Macao para que me atrajera desde hace mucho tiempo. Entre ellas la conservación de un casco histórico portugués proclamado Patrimonio de la Humanidad, una mezcla de religiones y tradiciones propias de uno y otro lado del mapa y el carácter macaense o patuá de quienes se mezclaron para falar portugués en el Lejano Oriente.  ¿Me acompañáis a esta nueva aventura? 

Información útilSi te interesa este destino no dejes de leer la Guía más completa del viaje a Macao con lugares para visitar, cómo moverse, dónde comer y un montón de consejos prácticos recopilados. O un recorrido tras las huellas portuguesas en Macao.

Pero… ¿dónde está Macao?

Nada mejor que un mapamundi señalando Macao para poner la diana en el nuevo destino hacia el que hoy domingo he partido. Como veis en la imagen inferior Macao consta de una pequeña península y dos islas (Taipa y Coloane) que se sitúan frente a Hong Kong en el sureste de China. Se trata de un enclave incrustado en la provincia de Cantón que, como antes he comentado, formó parte de Portugal hasta el año 1999 después de cinco siglos de dominio luso.

Mapa de China destacando a Macao

70 kilómetros le separan de Hong Kong, británica hasta 1997 y en una situación parecida en cuanto a ser régimen especial (una burbuja capitalista en un país comunista), mientras que Guaghzhou (capital cantonesa) la tiene a 145 kilómetros.

Las razones de la fama incipiente de Macao es que al ser el único lugar dentro de territorio chino en el que está permitido el juego existe un universo de casinos que hace tiempo superó a Las Vegas en facturación anual por este concepto. De hecho hay un Hotel Venetian como en Las Vegas, y salvo capillas donde uno se pueda casar a lo Elvis y Marilyn lo tiene todo para ser la Sin City asiática.

En busca de sabores portugueses y cantoneses en el Lejano Oriente

Pero Macao va mucho más allá de los casinos. Me interesa muchísimo descubrir un casco viejo colonial con edificaciones portuguesas o visitar esas iglesias y monasterios en los que moraron los primeros misioneros que vinieron a evangelizar el extremo oriente desde este minúsculo punto de ultramar. Quiero probar un buen vinho de una tasca típica, escuchar falar portugués (o patuá macaense) mezclando palabras cantonesas, malasias o cingalesas y oler el incienso en un templo taoísta. Deseo vivir esa mezcla de saberes y sabores, así como encontrar la fusión que convierte a Macao en un viaje apetitoso en todos los sentidos del término.

Pintura de Macao durante la época colonial

Sigue este viaje a Macao

La aventura ya ha comenzado. Ahora toca disfrutar de este viaje. Atentos a las redes sociales de El rincón de Sele, que utilizaré en directo este viaje mientras haya wifi desde la que conectarme.

Instagram de El rincón de Sele

Otro viaje está en marcha. ¡Ya voy rumbo a Macao!

Sele

+ En Twitter @elrincondesele ; Canal Facebook ; En Instagram @elrincondesele

email

2 comentarios en “Rumbo a Macao, la China que «fala» portugués

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.