Blockhaus 13, un búnker modelo I Guerra Mundial en Madrid

A finales de 1938 el avance del bando nacional en la Guerra Civil española, que iba ya para dos años, era imparable. Con la ciudad de Madrid sitiada hasta el extremo y el ejército republicano exhausto perdiendo terreno y fuelle cada día que pasaba, la victoria de los sublevados era cuestión de tiempo. Tras la cruenta batalla de Brunete, en la que las bajas por ambos lados superaron la dolorosa cifra de 40.000, los nacionales habían desbloqueado la difícil sierra oeste de Madrid, una zona de alto valor estratégico durante el conflicto. Muy cerca de la línea de la batalla se proyectaron diversos búnkeres de retaguardia que sirvieran, por un lado, de abrigo a tropas dispersas y, por el otro, de fortín con el que limitar cualquier posible avance republicano por carretera. La idea era levantar un total de 22 refugios de hormigón utilizando un modelo inédito hasta entonces en el país que alineaba dos estilos de la arquitectura militar de la I Guerra Mundial. De todo lo planificado tan sólo se pudo completar uno, el Blockhaus nº13, vigilando la carretera de Colmenar del Arroyo hacia Navalagamella, suficientemente equipado como para resistir grandes bombardeos y esconder un buen número de soldados en su interior, sin dejar de ser una imbatible máquina de matar.

Blockhaus 13, el búnker de Comenar del Arroyo (Madrid)

Décadas después, tras el olvido e incluso el abandono de este tipo de elementos bélicos, el Blockhaus 13 de Colmenar del Arroyo es un vestigio de la guerra civil española en la Comunidad de Madrid que se puede visitar hoy en día, y una de las mayores sorpresas que nos llevamos los viajeros y aficionados a perseguir las huellas y cicatrices de la contienda nuestro país. 

Supe de la existencia del Blockhaus 13 por casualidad leyendo información en línea sobre los restos militares testigos de la batalla de Brunete. Y aunque esta fortificación fue erigida con posterioridad a finales del 38 y comienzos del 39 por la Segunda Compañía del Batallón de Zapadores núm 7, perteneciente a la División 71 (según se ha podido conocer por una inscripción hallada en excavaciones arqueológicas en el búnker), es una consecuencia de dicha batalla, puesto que la intención máxima del ejército franquista era proteger un área esencial con la que mantener con todas las garantías el asedio madrileño y garantizar la defensa ante posibles incursiones de las líneas republicanas que se hallaban a muy pocos kilómetros de distancia. Apunté la dirección exacta del lugar (coordenadas 40°25’58.5″N 4°10’58.0″W)  y en una mañana de sábado, que no queríamos convertir en anodina, decidimos acercarnos a conocerlo.

Desde mi casa a Colmenar del Arroyo había poco más de treinta minutos por la M-501, la conocida como carretera de los pantanos, Apenas a cinco minutos nada más salir del pueblo por la M-510 camino a Navalagamella justo antes del desvío a Fresnedilla me percaté del búnker que tenía a la izquierda. Entré por un camino de tierra que salía del sendero a Fresnedilla y aparqué el coche allí mismo, a algo menos de 100 metros del fortín hormigonado. Supuestamente el plan del bando nacional consistía en hacer 22 construcciones totales en el área, siempre de dos en dos, y así proteger la carretera, con lo que debería haber uno justo al otro lado del que se conserva hoy día. Pero, tal y como comenté al principio, se empezó con el número 13 y no se culminaron los demás, desconociéndose las razones exactas, aunque todas las hipótesis apuntan a que el desenlace en Madrid y, en consecuencia, el final de la guerra, era cuestión de pocos meses.

Búnker Blockhaus 13 de Colmenar del Arroyo (Madrid)

Este búnker de hormigón con nombre germánico es lo más parecido a un castillo en miniatura. Una muralla circular enlaza tanto por dentro como por fuera cuatro torreones semiesféricos preparados para disparar con grandes ametralladoras (se los conoce como troneras en la terminología militar), todos comunicados entre sí con un corredor o anillo interior con nada menos que doce fusileras. Justo en el centro, en uno de los dos accesos con que cuenta el Blockhaus 13, se yergue la que podríamos considerar torre del homenaje que servía para recoger agua en modo de aljibe, de forma que se conseguía que el fortín pudiera ser autosuficiente durante largos periodos de tiempo, y para otros objetivos más belicistas como arrojar bombas de mano o colocar una poderosa arma antiaérea.

Búnker Blockhaus 13 de Colmenar del Arroyo (Madrid)

Una de las entradas más a la vista se encuentra en la mayor de las troneras, justo la que da mira hacia la carretera. Por una rampa por la que tuvimos que bajar con cuidado accedimos al interior del búnker. Notamos se había limpiado y adecuado para la visita, dado que desde no hacía mucho formaba parte del Plan de Yacimientos visitables de la Comunidad de Madrid, que por primera vez recogía un vestigio de la arquitectura militar de la Guerra Civil española de este tipo. A diferencia de otros búnkeres tanto de Madrid como del país, estaba casi desprovisto de graffitis y, sobre todo, de basuras. Esta huella guerracivilista, considerada además especial por ser un modelo utilizado en la I Guerra Mundial por parte de los países aliados que luchaban contra el poderío alemán y austro-húngaro, es una buena noticia para quienes consideramos que las cicatrices de acontecimientos históricos como este, sin importar el bando, deben mantenerse para el recuerdo de los hechos. Baluartes republicanos y nacionales en la Sierra oeste de Madrid son muchos, pero ninguno tan bien conservado ni preparado como el de Colmenar del Arroyo. Sería ideal que se preserven, señalicen y expliquen este tipo de elementos de la manera más adecuada, siguiendo el ejemplo del Blockhaus número 13.

Búnker Blockhaus 13 de Colmenar del Arroyo (Madrid)

Desde dentro uno pone la mirada donde en su día fueron colocados los fusiles o las ametralladoras. Hacerse a la idea de la realidad del disparo fraternal o escuchar en nuestros adentros el ruido de las bombas durante los largos meses de invierno es algo que debemos hacer con los ojos abiertos en un lugar como el de Colmenar del Arroyo. Este búnker de la desconocida y prolífica sierra oeste madrileña es el recuerdo silencioso de un periodo que a muchos nos cuesta imaginar realmente por mucho que nos lo hayan contado. Mi abuelo, que estuvo en Brunete con apenas quince años  y que perdió a su padre tras el lanzamiento de un obús a un edificio en ruinas, es una de las personas por las que me han llegado más imágenes que he logrado recrear en mi cabeza y asimilar como parte de un recuerdo propio y quizás deformado.

Búnker Blockhaus 13 de Colmenar del Arroyo (Madrid)

Búnker Blockhaus 13 de Colmenar del Arroyo (Madrid)

Tras varios minutos en el búnker salimos por el aljibe central levantando con fuerza una tapadera que servía de entrada o salida de efectivos pero, sobre todo, para ser utilizado por las baterías antiaéreas «totalmente manuales» que había en la época. Si bien se idearon casi dos docenas como este, iniciándose las obras en siete de ellos, el tiempo dejó que sólo el Blockhaus nº13 fuera un ejemplar único en su especie, una extraña tipología utilizada en la Europa occidental. Y por eso es una de esas visitas cortas que nos podemos plantear en un día desde Madrid, a combinar con otros restos de trincheras, cuevas y búnkeres que están a la vista (y en fincas privadas), tanto en esta parte de la sierra como en la vecina Brunete, Valdemorillo o Villanueva de la Cañada. Casi siempre son lugares que pasan desapercibidos pero que esconden muchas historias tras estas troneras que forman parte de un paisaje de secano azotado por el viento frío de las montañas aledañas.

Búnker Blockhaus 13 de Colmenar del Arroyo (Madrid)

En nuestro caso decidimos subir por la carretera de Colmenar hacia Robledo de Chavela (a sólo 7 km de distancia) para acercarnos a las únicas instalaciones de la NASA en territorio español y que pueden visitarse. Se trata de Madrid Deep Space Communications Complex, construido en los sesenta para el estudio del espacio profundo y cuyas antenas se han utilizado en misiones espaciales muy conocidas. Cuenta con un pequeño museo, algunos trajes de astronauta y curiosas maquetas, además de las imponentes antenas blancas que contrastan con un entorno rural de vacas paciendo tranquilamente. Pero esa es otra historia bien diferente…

La NASA en Robledo de Chavela (Madrid)

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

* Para ahondar en lugares de la geografía nacional podéis consultar los artículos publicados en la categoría RINCONES DE ESPAÑA

email

15 comentarios en “Blockhaus 13, un búnker modelo I Guerra Mundial en Madrid

  1. Siempre nos han fascinado este tipo de destinos con historia. Cuando uno se encuentra en esos lugares no puede evitar imaginarse qué ha sucedido ahí y crear sus propias «películas»
    Bravo por el reportaje fotográfico, creo que habeis plasmado muy bien el espíritu del lugar 🙂
    Un saludo!!

  2. Estas cosas nunca dejan de sorprenderme. Parece increíble que tan cerca tengamos aún determinados lugares que puedan contarnos tanto de esa época tan siniestra.

    Mis felicitaciones por el artículo porque lo he disfrutado mucho

  3. Pingback: Bitacoras.com
  4. Wow! Gracias por compartir esto Sele. Yo siempre que voy a un sitio busco lugares escondidos como estos, que no son demasiado conocidos pero que nos dejan sensaciones magníficas.
    Ya tengo destino para la próxima visita a la capital. ¿Has estado en la Catedral de Mejorada no?

    1. Gracias a tod@s por vuestros comentarios. Fue un lugar que me encantó descubrir. Es una temática que me apasiona y que procuro no mirar con unas gafas ideológicas sino ir más allá, a la historia de las personas y momentos que allí debieron suceder. Soy partidario de conservar este tipo de lugares. Y no sólo eso, explicarlos, difundirlos y que la gente conozca los vericuetos de su propia historia.

      Me alegra que os haya gustado el Blockhaus nº13. Os invito a verlo y que nos contéis qué os ha parecido.

      Feliz fin de semana

      Sele

    1. Hola Diego, muchas gracias por compartir el vídeo y dar una visión mejor a los seguidores de El rincón de Sele de cómo es el Blockhaus 13. ¿Te importa que comparta el vídeo embebido en el propio blog? (con las menciones pertinentes, por supuesto). Así la gente no tiene más que darle al play.

      Saludos,

      Sele

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.