Las Catacumbas de París: un viaje al Imperio de la Muerte

Arrète!  C´est ici l´Empire de la Mort reza una inscripción a la entrada de una de las galerías subterráneas del decimocuarto arrondisement (distrito) de la ciudad de París. No es necesario hablar francés como Charles de Gaulle para entender que su significado es: Detente! He aquí el Imperio de la Muerte. Advertencia que viene al pelo cuando uno accede a una red de túneles cuyas paredes están formadas por toneladas de huesos y calaveras humanas apiladas al milímetro. Se calcula que más de seis millones de cadáveres fueron traídos aquí en carruajes desde muchos de los cementerios de la ciudad que se habían quedado sin espacio. Grave problema el de un excedente que empezaba a propagar enfermedades e infecciones en los vecindarios más próximos a estos camposantos. Y drástica solución la ofrecida en 1786 por un importante cargo de la Policía parisina, Thiroux de Crosne, y el Inspector General de Minas, Monsieur Guillaumont, consistente en ocupar los más de trescientos kilómetros de las minas de piedra caliza que desde la época de los romanos tenían agujereado el subsuelo de la capital francesa.

Les carrières de Paris (Las canteras de París) son parte activa de la Historia y la Cultura de la ciudad. Inspiraron a Victor Hugo en Los Miserables, sirvieron de refugio a la resistencia francesa contra la ocupación nazi y ocultaron en oscuros escondrijos a importantes criminales y ladrones. Hoy día todo el que lo desee puede visitar una pequeña parte que se mantiene abierta al público y caminar por las galerías con miles y miles de restos óseos como testigo de sus pasos. Yo mismo hace un par de años pude emprender ese corto viaje al Imperio de la Muerte y vivir otro París muy distinto al del Louvre, la Torre Eiffel y la Ribera del Sena. Fue una ocasión en que la Ciudad de la Luz se convirtió en la Ciudad de la Oscuridad.

Reconozco que siempre me han fascinado los lugares macabros. Quizás porque desde bien pequeño fui aficionado al cine de terror, me gustaba escuchar y contar historias de miedo y jugar con mis amigos a caminar con las linternas en la oscuridad. Antes de que derribaran la cárcel de Carabanchel me colé en ella algo más de diez veces, tanto de día como de noche aprovechando aberturas en los muros o ventanas rotas (Eso es algo de lo que algún día hablaré largo y tendido). Cuando empecé a viajar traté de incluir en los recorridos criptas, pasajes, cementerios o galerías subterráneas, es decir, zonas un tanto lúgubres, con las que saciar ese afán que viene de tantos años atrás. A bote pronto se me ocurren varias como las Capillas de los Huesos del Alentejo portugués, la Cripta de los Capuchinos de Roma, algún que otro cementerio de Edimburgo, el misterioso barrio del Temple en Londres, el Labertinto del Castillo de Budapest y un largo etcétera.  ¿Cómo iba a perderme entonces las Catacumbas de París?

catacumbas de paris 3La primera vez que tuve conciencia de que existían estas galerías repletas de huesos bajo las calles parisinas fue de una forma no demasiado ortodoxa, jugando en mi casa al Medal of Honor Underground de la Play Station 2, en el que mi personaje era un miembro de la resistencia antinazi y en una de las primeras pantallas se colaba en las catacumbas. Me llamó tanto la atención que busqué en internet si estas existían realmente y a partir de ahí fue un destino que estuvo siempre latente en mi cuaderno de propósitos. Pero por distintos motivos no pude incluirlo en mi primera vez en París (Interrail 2001), ni siquiera en la segunda (París 2008). Tendría que ser dentro de las 20 horas de escala que disponía antes de volar a Japón en el verano de 2008 cuando estuviese a primera hora en la Place Denfert-Rochereau, dentro del 14º arrondisement parisino en pleno Montparnasse.

Tras esperar una fila, nada larga para lo que al parecer acostumbra a tener este lugar donde además hay límite de personas que pueden estar dentro a la vez, bajé por unas larguísimas escaleras con las que se salva el desnivel que hay entre la calle y el subsuelo laberíntico. En primer lugar se hizo presente la humedad del que es un lugar fresco y tras empezar a caminar por las galerías que muchos siglos antes excavaron los romanos, surgieron de la nada infinidad de huesos previo aviso de la inscripción ya mencionada del Arrète!. Me encontraba en pleno viaje al Imperio de la Muerte. Miles y miles de calaveras, de fémures, de lo que algún día fueron brazos que se movían como los míos representaban el lado más tétrico de un París que unos metros más arriba olía a croissant y a cafe au lait.

Blancos carteles de piedra indicaban a qué cementerio procedían los restos que conformaban las murallas óseas. Se necesitaron muchos años de exumaciones y de trasladar lo más discretamente posible los esqueletos para mantener en silencio el plan ideado por De Crosne y Guillaumont. Pero aquel era un secreto a voces, un ir y venir de oscuros carruajes descargando noche tras noche muertos y más muertos que hasta entonces descansaban en distintos camposantos parisinos. Las luces tenues y el murmullo casi inaudible de los vivos enmarcan estos pasadizos sombríos que sugieren un sinfín de historias siniestras difíciles de imaginar.

P1100829P1100838

catacumbas de paris 1París está agujereada como un queso Gruyère. Oficialmente son 300 los kilómetros de túneles pero probablemente son muchos más los que aún quedan por descubrir. Una porción diminuta de los mismos se puede hacer de forma legal pero hay quienes han podido acceder a estos pasadizos desde alcantarillas, viviendas, iglesias o incluso el metro. Pero esto cuenta también con cierto peligro. No hace mucho la policía que se ocupa de las catacumbas encontró el cadáver de un joven que se internó en solitario y a la aventura de forma clandestina y quedó atrapado irremediablemente. Primero se apagaría la luz de su linterna, después llegaría el silencio y por último la nada. Sería uno más de los seis millones que pueblan el subsuelo.

El lado más siniestro de la Ciudad de la Luz se padece con el sigilo de cada paso en el interior de un lugar que las veinticuatro horas del día es de noche. En el que las farolas son tristes luces que apenas iluminan, en el que el eco no obtiene respuesta. Visitar las Catacumbas de París ayuda a perpetuar la Leyenda, a divisar de cerca la tenebrosa historia de de unos subterráneos que aterran y fascinan a partes iguales. Bajo el empedrado de las calles relucientes de Montparnasse no llega el sonido del claxon de los coches y de los andares de tacón. Tan sólo el de las gotas de agua de una lluvia furtiva que se cuela y, a menudo, inunda las galerías. Entonces aparece el recuerdo lúgubre de los negros carruajes y de los sepultureros a sueldo hacinando hueso con hueso, calavera con calavera…

Curiosamente les Carrières de Paris apenas aparecen mencionadas en  las guías de viaje. Quizás por no tener el glamour de los Campos Elíseos, la fama de la Torre Eiffel, los colores del Louvre o las mágicas vistas del Sacre Coeur. Pero aún así despierta el interés de mucha gente que desea recorrer los recovecos más desconocidos de lo que también es París. Y que también se detiene ante el imbatible Imperio de la Muerte.

CÓMO LLEGAR, HORARIOS Y PRECIOS DE LAS CATACUMBAS DE PARÍS

Hoy en día con todas las ofertas que hay de Vuelos Low Cost el que no viaja a la capital gala es porque no quiere. Se puede encontrar un sinfín de vuelos baratos a París sin despegarse de la silla. En mis dos últimos viajes a París volé con Ryanair por aproximadamente 30 euros. Una vez allí llegar a Les carrières es coser y cantar.

El acceso a las Catacumbas de París (las legales) se encuentra en la Plaza Denfert-Rochereau, justo a la salida de la Estación de Metro y RER (Tren de Cercanías) del mismo nombre. No hay más que salir de dicha estación y se verá perfectamente la entrada de esta atracción turística cada vez más visitada (Ver mapa interactivo Google Maps)

A la Place Denfert-Rochereau se puede acceder rápido, fácil y cómodamente en Transporte público. En metro se llega tomando cualquiera de las líneas 4 y 6. En caso de ir en RER habría que subirse en un tren de la Línea B. Y en el caso del bus, valen los números 38 ó 68.

Quien lleve vehículo propio o de alquiler debería dejarlo en el parking más próximo (de pago), que se encuentra en el Boulevard Saint-Jacques, que es el más cercano a la entrada a las Catacumbas.

El precio de la entrada de adultos es de 8 euros. Los jóvenes 14 a 26 años pagan la mitad, 4 euros. Niños hasta 13 años (incluidos) entran gratis.

Las Catacumbas abren de martes a domingo de 10:00 a 17:00 horas. Únicamente cierran los lunes.  El último acceso se puede hacer a las 16:00 horas.

Toda la información de horarios y precios viene convenientemente actualizada en la página web oficial de las Catacumbas de París (www.catacombes-de-paris.fr).

NUESTRAS VIDAS SON LOS RÍOS…

Al final todo queda en un confortable paseo por otro mundo del que algún día, que espero lejano, formaremos parte. Como diría Jorge Manrique en las Coplas a la Muerte de su Padre:

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
y más chicos,
y llegados, son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos

Pero ese ya es otro viaje…

email

29 comentarios en “Las Catacumbas de París: un viaje al Imperio de la Muerte

  1. Paris siempre ha sido mi visita pendiente y a partir de ahora más que Paris las catacumbas.
    Con este relato los que no hemos podido ir es casi como si lo hubiesemos hecho.

    Sigue asi con la página Jose…
    Un beso!

  2. La verdad es que si no llega a ser por ti yo no tenía ni idea de la existencia de estas catacumbas. Son un poco tétricas sinceramente, con todas esas calaveras y huesos en las paredes… Pero ahora que se que están ahí, la próxima vez que pise París iré a verlas (y espero que tu vengas conmigo).

    Un besoteeeee

  3. La verdad es que contigo no dejamos de descubrir cosas nuevas. No es que se pueda denominar “un sitio bonito” , pero si “peculiar”.Sobre todo si se acompaña de tus comentarios. Una historia muy interesante. Espero la siguiente.

  4. Si Paris es bonito, los lugares poco visitados y mas bellos, son los que no se anuncian , y gracias a ti, nos recuerdas viajes y lugares que habria que visitar.
    Gracias Sele

  5. Sele, me ha gustado mucho esta entrada sobre este lugar tan curioso! La verdad es que no tenía ni la más remota idea de que en Paris existiera un lugar así…
    Estuve hace varios años en Palermo, Sicilia, y allí pude visitar sus catacumbas, también repletas de cadáveres muy recientes (el útlimo cadáver es de 1920…), enteros y vestidos con ropa de calle…
    La verdad es que fue una experiencia muy lúgubre, por lo que me puedo hacer la idea de lo que se siente…

    No dejes de descubrirnos lugares curiosos!

    Gracias!

    1. Blai, ¿estuviste en las Catacumbas de Palermo? Ese es uno de los lugares del mundo que MÁS GANAS tengo que visitar. Es el summum de lo macabro. ¿Estaba la tumba de la niña hija de un doctor que la quiso mantener intacta? Me llama muchísimo la atención. ¿Entras sin más o abre cada x?

      Ufff, me encantan esta clase de sitios.

      Ya lo dije en el relato, desde que lo vi jugando al Medal of Honor Underground quise ir a esas catacumbas bajo las entrañas de París. Y no lo voy a negar, me encantaría hacerlo en la próxima vez “desde un lugar menos legal”. ¿Alguien sabe algo al respecto? Nos hacemos un buen reportaje??? jeje

      Hasta luego!!!

      Sele

  6. Gracias por este rincón de sueños y viajes, me encanta, y lo vivo cómo si estuviera en todos esos sitios que nos cuentas, de nuevo gracias por hacerme viajar sentadica en mi sofá y hacerme soñar…, sigue así y es un Rincón para disfrutarlo y tu narrativa no tiene desperdicio, enhorabuena Sele!!!
    Gracias mil.
    Puri

  7. Pues si Sele, estuve en Palermo en el verano de 2006. Nosotros no tuvimos ningún problema en entrar (por aquel entonces aún no me enterába muy bien de cómo ir a los lugares, lo hacían mis padres). Lo que si, es que lo recuerdo como algo totalmente anómalo, algo realmente impactante que creo que se me quedará gravado en la retina por mucho tiempo…

    Y si, estaba la niña esa. Es la cadáver más reciente, de 1920 y claro, está en perfectas condiciones. Recuerdo que la veía y parecía una muñeca de las que venden para los niños… Una pasada…

    Mmmmm… Qué quieres que te diga, eso de entrar en unas catacumbas llevas de huesos y hacerlo destrangis… como que esta vez, yo no me apunto eh.. jajajaj xD

    Un abrazo amigo!!!

  8. Blai, cuando he leido esta entrada, también me he acordado de las catacumbas de Palermo.Yo estuve hace unos meses.Totalmente de acuerdo que es una experiencia totalmente lúgubre!!

    Sele, la niña del doctor sigue intacta, allí a exposición de todo visitante. Lo más curioso de esta historia es que tenía una hermana gemela, que vivió hasta anciana, hasta hace muy poco, y la iba a visitar todos los días(o casi).. Pero que sea el lugar que más ganas tengas de visitar , Sele ?¿?¿….. jajajajaja Qué underground eres tio!! Es un lugar peculiar, eso sí. Se les ve a muchos con su ropita, con su pelo.. impresiona! Abren todos los días.Pagas tu entrada y listos. Está en un convento.Eso sí, no se pueden hacer fotos.

    Yo aún no he estado en estas catacumbas de París, pero es algo que tengo pendiente para mi próxima visita.Muy interesante la entrada.

  9. yo cuando estuve en paris..bueno estado varias veces ..pero la primera vez que fui lo primero fue ir a ver las catacumbas…es algo que me fascina..puedo confersar que no fue la torre eiffel..jajajjajja..tambien estube en las catacumbas de palermo….es fastinante..impresionante….la niña es la mejor momia conservada del mundo…es una pasa…impactante..me quede…cuando fuimos pagamos entrada…pero no se cuanto fue..estado en varias catacumbas..es un tema me encanta..sera que estudie medicina..y esas cosas..pufff..jajjaja..a dani le da un poco yuyu…esas cosas..ajjaja..
    habra que hacer un repotaje de las mejores catacumbas del mundo…no!!!jajjajaj..
    bueno saludos…

  10. Sele, tio!!!

    Esta entrada le ha gustado a la gente, eh! hehe

    Moonflower, es verdad, no recordaba toda la historia de la niña… Es que cuando fui, tenía 13 años, y la verdad… Se me ha olvidado bastante toda la historia del lugar… Aunque la sensación… uf! Eso si que no se me borra de la memoria!
    Y por cierto, cuando fui yo, si que se podían hacer fotos… Tengo varias en las que salgo yo con cara de pocos amigos (y asco xD) y detrás un montón de cadáveres… La verdad es que es un lugar muy tétrico e incluso me atrevería a decir que es un poco sádico… Pero vaya, que como experiencia, es una auténtica pasada!

    Me han entrado gans y todo de ir a las catacumbas de Paris, que por lo que veo Sele, tampoco se quedan cortas en lo que a macabro se refiere… hehe

    Un abrazo!

  11. Hola Sele, un relato Genial!
    Por oídas y por mi hermano ya conocía esta puerta al más allá por las catacumbas de parís, para mi también es uno de los destinos más deseados. Pero después de leer tu magnifico relato aun me han entrado más ganas de buscar al chico ese de la linterna, jajaja. El sitio es de lo más tentador para todos aquellos que como tú dices, nos atrae lo lúgubre, lo tenebroso y lo sombrío. Y es que si esas pareces hablasen tendrían tantas cosas que contar… se me ponen la piel de gallina solo de pensarlo jejeje.
    Da gusto leer tus aventurillas, lo bien que relatas y la información tan útil y generosa que nos das.

    ¿Qué me dices de Chernobyl? ¿Pripyat? Es otro sitio “tétrico”, seguro que allí lo ibas a disfrutar de lo lindo… Eso si que es lo más parecido en este mundo al fin de la existencia humana. Una ciudad fantasma, abandonada e invadida por la vegetación que la vuelve a hacer suya como en el principio de lo tiempos.

    Un abrazo

  12. Muy interesante el relato Sele!!

    Es siempre chulo leer tus articulos o notas…. para recordarlos en la próxima visita a Paris!!

    1. Muy buenas!!

      Vaya, me alegra mucho que el artículo de las Catacumbas de París haya tenido tanta aceptación. Veo que ha llamado mucho la atención.

      + Víctor (Merlín), sé que dejast un comentario anoche pero toqueteando para quitar el spam he borrado el tuyo sin querer. Lo reproduzco aquí:

      “Relato muy interesante, desconocía de su existencia. Pero vamos, que a mi esto de los cadaveres, no va mucho conmigo… Un abrazo.”

      Ya, ya sé Víctor que tú no eres del club del macabrismo jejeje

      + Carlos (Carranza): Apúntatelo entonces. Yo si vuelvo probablemente me pase de nuevo.

      + Juve: Ese Secuoia!! Eso tío se arregla pasando una noche en algún lugar tétrico. Si véis a Víctor este finde (si llega a Santiago primero jeje) proponérselo y nos vamos a algún sitio friki de este tipo. Lo de Chernobyl es algo que quiero ir, pero por unas cosas u otras nunca podemos. Estuvo muy pero que muy cerca de ser el viaje de noviembre. Pero vaya, que Bulgaria y Macedonia no están nada mal!!

      + Blai: Lo de las Catacumbas de Palermo es algo que viene de lejos para mí. E iré. No sé cuándo pero iré. Lo que llevaría muy muy mal es que no me dejaran hacer fotos (q he leído que ahora es así). A ver qué material traería sino para el Rincón jejeje

      + Moonflower: Todos los lugares funestos de este tipo no me los pierdo. A ver si hablamos algún día de estos de la que podemos liar el año que viene por donde tú estás jeje

      + Maria: Lo del reportaje de las mejores catacumbas del mundo es muy buena idea. Aunque alguna vez he hablado de las Capillas de los Huesos de Portugal, quizás incorpore algún capítulo más concreto algún día.

      + Puri: Gracias por lo del “rincón de sueños y viajes”. Es una de las definiciones más bonitas que han hecho nunca de esta web. Es un honor para mí que pienses eso.

      Bueno, bueno, ya está aquí el fin de semana. El mío va a ser bastante tranquilo aunque trataré de espabilar un poco con los escritos, que el siguiente capítulo de Indonesia (las tribus Ngadas) lo llevo muy pez. Apenas lo he empezado y lo quería sacar a principios de semana. No sé si me va a dar tiempo pero lo voy a intentar. También alguno puede aprovechar mientras a ponerse al día, a reirse con los vídeos del último relato de Flores y así yo ir escribiendo más tranquilamente jejeje

      En dos semanas, tan sólo dos semanas tomaremos un vuelo a Sofia para comenzar otra aventura oriental (en este caso europea) por dos países que tengo ganas de conocer. Pero antes que eso aún esperan muchas cosas en elrincondesele.com

      Sed buenos y buenas este fin de semana!

      Sele

  13. Sele, apunta también el osario de Kutná Hora en Chequia,( a unos 70 kms de Praga )con más de 40.000 restos de huesos desde el siglo xv en la parte inferior de una capilla, la iglesia de Sedlec…A pertir de 1870, un tallista llamado Rit, usó todos esos huesos como material de construcción y así forró los muros, hizo lámparas de araña e incluso firmó su obra con ellos en la pared que hay junto a la entrada…Uffffff! Hasta hace muy pocos años se realizaban incluso misas en su interior ! Llegué tarde para el servicio eclesiástico…..pero te aseguro que es impresionante. Al ser más pequeño que las catacumbas de París, es aún más claustrofóbico…Un abrazooooooo

    1. Buenas,

      May, Periquín, anoto vuestras recomendaciones. Sin duda son dignas de incluir en un viaje a lo macabro. Lo de Kutná Hora si que lo había leído en alguna ocasión, pero no así lo de Wamba. Está a tiro de piedra de Madrid y no descarto ir algún fin de semana que otro.

      Inés, como puse en el relato conocí las catacumbas de París por pura casualidad, jugando a un videojuego jejeje No te lo pierdas la próxima vez que vayas para allá.

      Bueno, my friends, llevo un fin de semana mano a mano con la escritura, preparando un nuevo relato de Indonesia, esta vez sobre la visita que hicimos a las aldeas de la tribu Ngada. A mañana no llego puesto que aún me falta una parte importante, pero si no ocurre nada extraño, el martes publicaré el PENÚLTIMO capítulo de las Crónicas del viaje a Indonesia. Tan sólo quedará uno para cerrar esta serie de relatos que inicié a primeros de agosto. Y entonces partiremos a un nuevo viaje… a Bulgaria y Macedonia, el cual aún no he asumido que está ya muy cerca pero del que estoy seguro nos va a deparar una grandísima experiencia.

      Así que aún os queda un día para poneros al día en los relatos indonesios y esperar al del martes, que estoy convencido os va a gustar!

      A terminar el domingo de la mejor manera. En breves minutos me espera una paella digna de incluir en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

      A seguir bien!

      Sele

  14. Francamente interesante el relato. Lo apunto para la próxima vez que vaya a París.

    Por si te interesa: No lejos de Valladolid, en Wamba, hay un pequeño osario; no es demasiado espectacular pero lo curioso es que huele a bacalao.
    Lo enseña la misma mujer que te abre la iglesia. Es el único que conozco en España pero puede que haya más

    Y te recuerdo las inscripciónes de la capela de los osos de Evora (Portugal)
    “Los osos que aqui estamos
    Pelo vosos esperamos”

    “Como te ves yo me vi
    Como me ves te veras”

    Carpe diem

  15. Hola a todos!

    Llevaba tiempo sin poder pasar por aquí como de costumbre, así que acabo de darme un buen atracón del Rincón, todo lo que no he leído en los últimos días me lo acabo de hacer, que me ha llevado un rato! Genial como siempre!

    Yo tampoco había escuchado nunca lo de Wamba, así que casi podíamos cambiar el tomar algo por el centro de Madrid por una excursión para conocerlo! Y mientras tanto, pues sigue pendiente el encuentro ahora que vuelvo a asentarme un poco.

    Y del santuario-osario de Kutna Hora, por si a alguien le despierta interés, hay un video de la televisión polaca (se puede localizar buscándolo por “Kostnice” que es el nombre legal de la población donde se encuentra) que da una idea bastante realista si no se ha visitado de la atmósfera del lugar. Es tétrico de solemnidad!

    Y Sele, qué ganas tengo de Indonesiaaaa!

    Un abrazo!

  16. Buenas Sele! Ya estoy de regreso por la red y de Galicia como bien sabes (… la madre que me parió… jejeje). Ya son cuatro veces las que visito París y este lugar se sigue resistiendo. En este último, pasamos justo al lado y mi hermana quiso entrar pero preferí no meter a mis padres allí y dedicar ese tiempo a algo más “bonito”. Espero que la próxima vez no se me escape… que ya sabes que en eso coincidimos… cuanto más tétrico mucho mejor. Te recomiendo el cementerio de Highgate en Londres, seguro no te decepcionaría. Y para quedar con la familia Chavetas para ir a algún lugar… solo hay que decirme cuando…

    A ver si quedamos cualquier tarde…

    Un saludo!

    1. Muy buenas!!!

      Ahí sigo dale que te pego con el relato que si el sueño no lo impide, saldrá mañana de Indonesia. Un pequeño reportaje de los Ngadas, una etnia muy interesante que vive en Flores, mayoritariamente en aldeas la mar de interesantes.

      Contesto quienes habéis dejado los últimos mensajes:

      + Antonio: Ya te tenía perdido. Pensaba que te habías ido unos días fuera. Me alegra volver a tenerte por estos lares. Espero que el atracón tuviera buenas consecuencias. Como veo tus ganas de Indonesia aumentan. Sólo dos capítulos más y te verás comprando un billete. De noviembre no pasa que nos veamos, eh!

      + Víctor: Hola amigo. No te he querido llamar hoy porque supongo sería el enésimo plasta que iba a hacerlo, pero que sepas que eres un crack y que como te puse el otro día, el destino ha querido que no fuese esta la ocasión de lograr tu propósito. Intentamos hablar mañana, ¿ok? Habrá que hacernos un tetric tour un día de estos, ¿no crees? Va siendo hora de ello.

      + Periquin: Es una noticia mala a medias. ¿Sabes por qué? Porque es de 1987. Por lo que he podido saber actualmente está abierta al público determinados días de la semana. Así que es una buena noticia que veintitantos años después la cosa se solucionara.

      Bueno amigos, eso es todo. Voy a contrarreloj con el penúltimo relato de Indonesia así que voy por ello, que si no me veo acostándome muy tarde. Os tocará ser buenos leyéndolo y dejando comentarios, que sin ellos la web no es lo mismo.

      Hasta mañana!!!

      Sele

  17. Oleee oleee y oleeee!! Esta es de esas entradas que se me clavan entre ceja y ceja. Estos son los lugares que me emocionan, jejeje.. y te puedes creer q después de estar 4 veces en Paris aún no he conseguido ir tampoco.

    Victor, apuntala y sugiero también la que ha dicho nuestro hermano Secuoia (pero esta la hablaremos en la intimidad, jeje)

    Un abrazo muy fuerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.