Un pueblo auténtico de Andorra llamado Pal

Andorra, compuesta por valles y montañas pirenaicas, no sólo tiene el esquí y otras actividades invernales como recurso. Quien no quiera hacer vida en sus pistas o yendo de compras ofrece todavía la posibilidad de reencontrarse con la tradicionalidad y el embrujo de lo de siempre, de lo que se resiste a cambiar. Aunque bien es cierto que el turismo ha engordado los pueblos con hoteles, tiendas y centros de ocio y ha convertido muchas de las localidades andorranas en pequeñas ciudades, aún sobreviven algunas aldeas de montaña que apenas han sido tocadas por la varita de la modernidad. Es el caso de Pal, englobado en la Parroquia de La Massana, y con apenas doscientos habitantes. Los coches y autobuses lo pasan de largo camino a Vallnord (estaciones de Arinsal y Arcalis) y cuando se marchan apenas queda el silencio vestido de piedra. Muchos desconocen que aquí se encuentra uno de los pueblos más atractivos y fotogénicos de Andorra.

Foto de Pal (La Massana, Andorra)

Ya sabéis que yo no soy mucho de esquiar, por lo que siempre he tratado de buscar en Andorra ese otro lado que nos traslada al románico y a la inaccesibilidad que tuvo durante siglos por vivir en la inmensidad de la montaña. Pal es una de esas sorpresas que siempre he agradecido llevarme…

Pal, a primera vista, parece una aldea suspendida en la montaña, en la que la que las lineas rectas no parecen existir, así como el tiempo. Aquella mañana lluviosa y fría los relojes parecían haberse detenido en el pueblo. Quizás porque en realidad nunca han hecho falta. Porque bastaban sus muros de piedra y las calles mojadas en las que todavía había nieve convertida en hielo. Amontonado junto a puertas y sobre la mayor parte de los tejados, buscaba seducir a la cámara con sus panorámicas y, sobre todo, sus silencios.

 Foto de Pal (La Massana, Andorra)

Nunca podré olvidar cómo tras la lluvia no existía un solo ruido más. Sus callejuelas incrustadas en la ladera no permiten ni permitirán el paso de cualquier vehículo motorizado. Tan sólo un rebaño de cabras se deja ver por allí de vez en cuando para devolverse a un redil próximo.

 Foto de Pal (La Massana, Andorra)

La Iglesia de Sant Climent de Pal, construida en el Siglo XII (aunque reformada en centurias posteriores) levantaba orgullosa su glorioso campanario de estilo lombardo con tres pisos de ventanas geminadas dejando al trasluz los campos andorranos y esa nieve pintada de blanco que tardaba en marcharse. Aunque sus puertas estaban cerradas (se abre previa reserva en la Oficina de turismo de La Massana), alojado en su cubierta, era imposible no sentirse suficientemente protegido. La gran dama de Pal nada tiene que envidiar a las demás iglesias románicas que esparcen su simiente por los valles de Andorra.

Campanario de la Iglesia de Sant Climent de Pal (La Massana, Andorra)

La lluvia caía más y más fuerte, pero Pal se volvía más y más hermosa. Quizás porque era capaz de envolverla en su manto, aislarla aún más del mundo moderno y de ese del trasiego de los Resorts de esquí alpino. Para este pequeño rincón de Andorra no se necesita equipaje, ni internet ni demás distracciones. En realidad no hace falta nada más, simplemente dejarlo como está y continuar siendo uno de los conjuntos rurales más genuino del país de los Pirineos.

Foto de Pal (La Massana, Andorra)

Foto de Pal (La Massana, Andorra)

Si alguna vez regreso a este lugar prometo quedarme de nuevo con sus silencios. Grabaré a fuego en mi mente la armonía de sus formas y el viento rocoso de sus tejados.

Foto de Pal (La Massana, Andorra)

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

* ¿Sabías que en Andorra también montamos en un trineo tirado por perros?

email

6 comentarios en “Un pueblo auténtico de Andorra llamado Pal

  1. Excelente entrada.
    Yo soy más de playa que de montaña, pero esta es una buena razón para probar.
    Lo tendré en cuenta en mi agenda viajera.
    Un saludo y enhorabuena.

  2. Preciosas las fotografías. Este pueblo parece tener un encanto muy especial, potenciado por el manto de nieve que lo cubre.
    Ya sé en qué fechas volver a tierras pirenaicas 😉
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.