Crónica de un Weekend viajero muy british en Bath y Bristol

Me gustan Inglaterra y sus clásicos. El té de las cinco, las cabinas de teléfono de color rojo, los pubs, la música pop-rock, caminar por pasillos enmoquetados,P1190515 las baked beans del desayuno, los callejones en penumbra donde sale solo el nombre de Jack el Destripador, la neblina nocturna, el pastel de zanahoria y lo solemnes y orgullosos que son los ingleses que se ven como continente y al resto de Europa como isla. Tan protocolarios en sus rutinas, tan excesivos en su tiempo libre… Viajar al Reino Unido implica sumergirse en ese mar de tópicos y permanecer inalterable al clima para vivir lo que me gusta denominar como una British Experience, es decir, absorber y participar en las peculiaridades del país situado al otro lado del Canal de la Mancha. Precisamente para ello nos juntamos un buen grupo de amigos viajeros, quienes nos decidimos por llevar a cabo un Weekend inolvidable en dos ciudades en las que ninguno habíamos estado. Bristol y, sobre todo, Bath, fueron el fondo de una bonita historia en la que unos locos unidos por una misma pasión compartimos 48 horas viajando sin parar.


Bristol (UK). De izquierda a derecha: David, Víctor el asturiano, Paula, Isaac, Eva, Víctor (Maka) y Alicia. En el suelo…yo

Grandes amigos y grandes destinos dentro de una aventura de bajo presupuesto. Bath es para mí la ciudad más bella que he conocido en Inglaterra, y Bristol un espacio que huele a grandes navieras que aprovecha sus viejos muelles para revitalizarse. En fín, Inglaterra, probablemente el país mejor comunicado de Europa tiene tantas sorpresas que hay que ir destapándolas poco a poco. En el relato de hoy lo hacemos en muy buena compañía. Leer artículo completo ➜

Recién llegados del suroeste de Inglaterra

A sólo unas horas de regresar en avión desde Bristol se me ocurre una frase que puede definir este weekend viajero al suroeste inglés… ¡Vaya tropa! Y no sobran las exclamaciones porque es una gran verdad, quizás la única verdad de todo esto. Venimos de vivir una suerte de viaje en buena compañía y con el mejor Sol con que me he encontrado en las siete ocasiones en que he estado en Inglaterra. La fusión del espíritu y la ilusión por viajar ha sido la clave de lo que ha acontecido en dos ciudades como Bath y Bristol, que nos han ofrecido sus mejores galas con días veraniegos cuando el invierno no se resignaba a perecer. Acudimos con ganas de pasarlo bien, de conocernos mejor y de desplegar de nuevo los mapas de ese mundo que ansíamos recorrer, y el resultado ha sido positivo por la forma, el fondo y, por supuesto, el buen humor siempre reinante.

Hoy hablamos ya en pasado. Estamos en el día después de un capítulo de nuestras vidas que finalizó, pero de un libro al que aún le quedan muchas hojas. La amistad de quienes nos conocimos gracias a este invento llamado internet, se ha visto reforzada, y estoy convencido de que esta incursión a tierras británicas es una más de las que vendrán. Al menos no cesaremos en este empeño. Leer artículo completo ➜

BATH & BRISTOL: A las puertas de un nuevo Weekend viajero

Lo sé, nos hemos vuelto a liar… Otro viaje más a las puertas, a un país siempre apetecible como es Reino Unido y con muy buenos amigos (lo recalco, muy buenos) que precisamente nos conocimos gracias a nuestra pasión y a la red de redes. Será lo que venimos llamando un Weekend viajero, de esos en los cuando termina la jornada laboral del viernes salimos pitando al aeropuerto y no regresamos a casa hasta la noche del domingo. Condición importante, además, la de tomar un avión de cualquier low cost que se precie y la de elegir destinos muy concretos y totalmente abarcables en tan corto período de tiempo. En este caso somos ocho las personas que vamos a compartir el viaje y dos las ciudades marcadas como nuestros más imperiosos objetivos: Bath y Bristol.

Como reza la imagen, se nos viene encima «Un weekend viajero muy british en Bath y Bristol», de los de baked beans para desayunar, cabina telefónica color rojo, buena música en un típico pub inglés, y una historia de fantasmas en cada calle y cada casa. El próximo viernes tenemos un nuevo estreno en buenísima compañía. Leer artículo completo ➜

Toscana 2011: Siena, San Gimignano, Monteriggioni y Volterra (Parte 2 de 2)

El amanecer en la Toscana es distinto a cualquier otro. Una niebla de extraordinaria densidad roba el protagonismo al Sol y hace prácticamente opacos los primeros rayos de del día. Una maraña blanquecina se vuelve arboleda en el campo y muralla en la ciudad, se cuela por las puertas y ventanas e inhibe cualquier sonido. Humedece y limpia el aire, y una vez conseguido se marcha muy lentamente, convirtiéndose en brillo matutino, en una nubecilla insignificante, en una mota de polvo que se dispersa sin más. Será entonces cuando brote el color de los viñedos y olivares, el motor de una vespa despierte y del horizonte emerjan las ciudades y pueblos majestuosos que aún mantienen la esencia que les ha permitido sobrevivir a los etruscos, los romanos, los bárbaros, a la Edad Media, al hombre renacentista y a todo lo que llegó después. ¿Que cuál es la esencia? La belleza prestada por las civilizaciones que pasaron por ahí, que dejaron sus huellas, que hicieron Arte para el mundo y su lejana posteridad. La Región de la Toscana, probablemente la más hermosa de Italia, está repleta de lugares asombrosos, tantos que serían muchos los viajes que habría que hacer para descubrirlos todos. En nuestro caso, tras embriagarnos de Siena, nos encomendamos a nuestro Fiat para recorrer en un domingo majestuoso las ciudades de San Gimignano o Volterra, y una muralla perfecta sobre la colina en Monteriggioni.

San Gimignano, un pueblo con los primeros rascacielos de piedra que se levantaron en el Siglo XIII. Volterra, un municipio que viaja de Etruria al Renacimiento bajándose en la Edad Media y recibiendo una fama postrera por aparecer en la saga vampírica de Crepúsculo (Twilight). Monteriggioni y sus muros circulares de los que escribiera Dante en la Divina Comedia. Con ellos pasamos un domingo difícil de olvidar. Leer artículo completo ➜

Toscana 2011: Siena, San Gimignano, Monteriggioni y Volterra (Parte 1 de 2)

Amaneceres con niebla densa robando el verde a praderas y viñedos.  Una cocina desprendiendo olor a orégano, queso fundido, ajo, aceite y pan recién horneado. Un sacerdote con sotana que sale corriendo por una calle hueca. Una estudiante de Historia del Arte que ojeando sus apuntes apura a sorbitos un café capuccino recalentado. Una plaza inmensa y vacía de la que nacen decenas de callejones estrechos que nadie sabe dónde van a parar. Una muralla intacta que recibe la primera brisa de la mañana y aún deja que se escuchen los tambores de guerra de tiempos que son muy lejanos. Torres que parecen gigantes habitadas por las sombras de los centinelas que aún no han dejado de mirar al frente. Retablos bañados en pan de oro cubiertos de polvo y suelos de mármol cegadores. Palacios almenados que fijan a sus muros los escudos de familias de alta alcurnia. Sensación de no saber si uno todavía vive en la Edad Media o en el mejor recuerdo que queda de ella en todo el mundo. ¡SEAN TODOS BIENVENIDOS A LA TOSCANA!

He aquí las notas de un viaje de fin de semana de bajo coste a la más célebre región de Italia, con un avión de Ryanair como testigo, y con la ilusión de pisar de nuevo una tierra privelegiada que dio cobijo a genios cuya obra se convirtió en inmortal. Este será el primero de los dos relatos que narrarán nuestras vivencias en la Toscana. Hoy nos centramos por completo en la ciudad de Siena, puro medievo…puro arte.   Leer artículo completo ➜

Primeras impresiones al regreso del viaje sorpresa a Toscana

No han pasado más que unas pocas horas desde que nuestros pies despegaran de suelo italiano y no hago más que pensar qué bella sucesión de imágenes y palabras ha hilado este viaje por sorpresa. Porque no ha podido ser mejor salvo que se hubiese prologando más y más días para que continuáramos husmeando tras los muros de inmortales ciudades medievales o respirando el aire fresco y húmedo que nutre la verde campiña toscana. El lazo del regalo de cumpleaños de una persona tan especial para mí está anudado en la pata de la mesa. Deshacer el nudo me llevará de nuevo hasta allí, los recuerdos se inmiscuirán en las neblinas matinales que se cuelan entre las almenas y los ventanales de opulentos palacios medievales, y escalaremos torres de piedra cuyo único límite es el azul de un cielo perfecto.

Siena, Monteriggioni, San Gimignano y Volterra han sido los protagonistas de un fabuloso weekend viajero. Un Fiat Panda casi de papel nuestro caballo y un arrugado mapa nuestro estandarte. Leer artículo completo ➜

Viaje sorpresa a la Toscana. Hasta la vuelta!!

Lo dice el título… Viaje sorpresa a la Toscana. ¿Qué cuándo? Pues este mismo fin de semana, nada más salir del trabajo la tarde del viernes y hasta el domingo por la noche. ¿Dónde exactamente? Nos vamos a centrar, sobre todo, en la ciudad de Siena y en San Gimignano, aunque tengo anotados otros destinos en los que probablemente nos detengamos por el camino. Bueno, antes de continuar con este “autointerrogatorio” mejor os cuento en qué consiste esta historia, ¿no creéis?

Que no haya contado nada hasta ahora se debe a que hoy viernes 14 de enero es el cumpleaños de Rebeca y este es su regalo sorpresa. Para celebrar por todo lo alto su fecha no se me ocurrió mejor idea que un weekend viajero a la Toscana y hacer una ruta en coche que nos llevara desde Bolonia hasta Siena y San Gimignano, a las que doy fe le ella les tiene muchas ganas. Ambos adoramos Italia y desde que visitáramos Florencia hace justo dos años tenemos el gusanillo de indagar en otros lugares de la que es probablemente la región más bella del país.

Le he dicho a Rebeca que llevara una mochila con algo de ropa al trabajo y que cuando saliéramos los dos nos iríamos a alguna parte, pero no le he contado dónde. Y en el momento en que estoy dejando este post publicado, voy a buscarla para ir hasta el Aeropuerto. Nuestro vuelo a Bolonia con Ryanair sale a las 16:35 por lo que no hay más tiempo que perder…  Leer artículo completo ➜

Emprendemos un nuevo viaje a Bulgaria y Macedonia

* Fecha de inicio del viaje: 6 de noviembre de 2010
* Fecha de fin del viaje: 14 de noviembre de 2010
Viajeros:  Rebeca y Sele
* Destinos: Bulgaria y Macedonia.
* Medios de transporte a utilizar: Avión, autobús, taxi y barca

Un ligero cosquilleo se pasea por mi estómago, devoro con ansiedad los libros, los artículos y  los blogs de viajes, me aseguro de que las tarjetas de la cámara estén limpias y funcionen correctamente, me imprimo las últimas anotaciones y reservas realizadas y, por supuesto, empiezo a ser monotemático. Son síntomas que evidencian que… COMIENZA UN NUEVO VIAJE!!!  Es momento de desempolvar la mochila y perseguir concienzudamente todos los retos que nos hemos planteado para esta ocasión. Bulgaria y Macedonia son los destinos elegidos para realizar una ruta de exactamente nueve días en el mes de noviembre y retomar la senda de los viajes cuya última parada tuvo lugar en Indonesia el pasado verano. Ahora nuestros pasos nos llevarán al Sureste europeo, a la multinacional y multicultural Península de los Balcanes, para descubrir dos países a los que había grandes ganas de ir. Y que ya podemos tocarlos con las manos…

Saborearemos la herencia de Alejandro Magno y las Leyendas de Tracios y Otomanos, penetraremos en fortalezas antes inexpugnables e indagaremos en pequeñas iglesias ortodoxas cubiertas de iconos de arriba a abajo, caminaremos por las anchas y grises aceras de un comunismo ya consumido, y gozaremos de un Lago hermoso como pocos. En fín, conoceremos un poco más Bulgaria y Macedonia, los cuales pienso que aún son destinos demasiado concurridos y que estoy convencido nos mostrarán con suma claridad una variante realmente atractiva de la siempre polifacética Europa. Leer artículo completo ➜

Roma 2009: La Eternidad entre amigos

 

«Lo que hagamos en esta vida tendrá eco en la Eternidad»
Frase pronunciada por el General Maximus (Russel Crowe) en la película Gladiator

Siempre he creído fervientemente que en un trabajo uno de los aspectos más importantes es tu entorno, las personas con las que pasas jornada tras jornada. Puedes tener o no tener un buen sueldo, puede que lo que haces no te apasione, pero lo que hace en gran medida que estés o no a gusto es el buen rollo con tus compañeros. Un buen feeling entre las partes es un elemento que en mi caso considero fundamental para sobrevivir al día a día y la rutina. Afortunadamente puedo decir que en mi trabajo más que compañeros tengo amigos, gente con la que puedo hablar de todo sin tapujos, con la que me río y con la que no me cuesta nada ser yo mismo. Un reflejo de ese ambiente entre los miembros del proyecto en el que llevamos trabajando ya prácticamente dos años, fue un viaje a Suiza en febrero de este mismo año, aventura invernal que nos llevó al pico más alto de los Alpes suizos, el Jungfrau. Allí superamos los 3454 metros de altura y probamos lo que es estar a veinticuatro grados bajo cero. Fue un fin de semana excepcional entre montañas, casitas de cuento, nieve a raudales, y sobre todo de muchas risas. Obviamente nos quedamos con ganas de repetir experiencia, un weekend viajero de esos que tanto hablo en el Rincón de Sele, en el que de viernes a domingo das un golpe en la mesa de la rutina para romper con tu oficina y trasladarte a otra dimensión completamente distinta.

Así que decidimos marchar en noviembre (del 13 al 15) a Roma, una ciudad en la que dos de nosotros ya habíamos estado, pero a la que deseábamos retornar para pasar una buen fin de semana en la Ciudad más eterna de todas y darnos una vuelta a través del espacio y del tiempo.

Y es que Roma, siempre es una apuesta segura, un retorno a los orígenes de la Historia.

Leer artículo completo ➜

Stonehenge y Salisbury en un fin de semana

Banner Stonehenge por ti.

Uno de los últimos viajes cortos previos al «Grande» del verano, tuvo lugar durante el fin de semana del 7 al 9 de junio en el suroeste de Inglaterra. Teníamos marcado como objetivo desde hace meses al conjunto prehistórico de Stonehenge y hacia allí marchamos Rebeca y yo para poner otra equis a la lista de lugares imprescindibles que ver en esta vida.

Este es uno de los lugares con más Carácter e Historia de las islas británicas. Se quiera o no se ha convertido en un icono que aparece en incontables medios. Y si no, no hay más que ponerse a buscar los millones de posters y fondos de pantalla que este monumento ha generado en los últimos años. Catalogado fuera de toda duda como uno de los mejores ejemplos que se conservan de la Prehistoria, este conjunto megalítico de estructura circular ha sido objeto de reverencia de numerosas civilizaciones como la celta o la romana. Incluso ha recibido apasionadas visitas de aborígenes autralianos o budistas tibetanos que no pasan por alto ese halo mágico que le rodea.

P1060764 por ti.

Leer artículo completo ➜

Desembarco de 48 horas en Normandía y Bretaña: Del Mont Saint Michel a las playas del Día-D

bannernormandia por ti.

Desde el viernes 13 de marzo por la tarde hasta la noche del domingo 15 mi novia Rebeca y yo estuvimos ejecutando otra de las misiones viajeras más esperadas: La Misión Marea alta. ¿En qué consistió? En visitar uno de los monumentos más impactantes del Patrimonio de la Humanidad que hay en Francia, el Mont Saint Michel.

Mapa recorrido Normandia por ti.

Leer artículo completo ➜