El instante viajero XVII: Una noche en Mashhad

Santuario de Imán Reza en Mashhad (Irán)

Mashhad alberga el Santuario de Imam Reza y su tumba. El que fuera el octavo imam o sucesor de Mahoma para la rama chiíta del Islam, murió envenenado precisamente en la ciudad persa allá por el siglo IX de nuestra Era. Y su culto se refleja en uno de los complejos religiosos más inmensos del mundo musulmán. De hecho el de Mashhad se trata de “La Meca” de Persia, un lugar al que los iraníes deben peregrinar al menos una vez en la vida puesto que está establecido como el monumento más sagrado del chiísimo en este país. Y eso en Irán, os lo aseguro, es decir mucho.

Nunca olvidaré aquella noche en el Santuario de Imam Reza en Mashhad, esa conjunción de fervor, lágrimas y oro en el que miles de personas rezaban a la vez. Y lloraban. Familias enteras buscaban aquel momento como si fuera el mejor de sus vidas, el definitivo. Los altavoces propagaban los versos del Corán, que se colaban en las rendijas, en las cúpulas persas y en cada uno de los azulejos que decoraban uno de los escenarios más bellos y, a su vez, más significativos de cuantos se pueden visitar en un viaje a Irán hoy día. También se colaban en los ojos vidriosos de los fieles, los verdaderos protagonistas de un rincón lleno de instantes emocionantes. 

Si bien, durante nuestra estancia en Mashhad acudimos al santuario a distintas horas del día, es cuando se ponía el sol el momento en que vimos a más personas entrar al lugar. Las horas se volvían minutos puesto que estaban sucediendo cosas a nuestro alrededor en todo momento. Un pensamiento muy habitual en aquellas visitas que hacíamos era la de que “se trata de un monumento vivo y en uso” desde hace más de un milenio. No son unas ruinas ni un museo. Para nada. Es más bien un concepto, una forma de ver el mundo (y lo que hay al final de él) compartida por miles de personas que no dudaban en derramar por sus mejillas cuantas lágrimas fueran necesarias.

Ser testigo de todo aquello no te convierte en un convidado de piedra. Te emocionas, claro que lo haces. No sabes si por el instante del que formas parte, si de ver a hombretones más grandes que una puerta y barbas bien pobladas llorando a moco tendido o si por la belleza de los edificios y cúpulas de oro que puedes admirar en 360 grados. Quizás es un poco de todo aquello, de saber que estás presenciando uno de los lugares más auténticos y significativos de ese país tan asombroso llamado Irán. De ser consciente de que pocos lugares en el mundo son poseedores de tal grado de veneración.

Sele en el Santuario de Imam Reza en Mashhad (Irán)

A día de hoy los no musulmanes tenemos prohibido ir a La Meca (y mira que me gustaría). Pero ver el santuario más sagrado de la rama chiíta del Islam sí es posible. Y la acogida a los extranjeros, aunque no seamos creyentes, es excepcional. Irán, como siempre, va rompiendo tópicos. Aunque suene a chiste hoy día, se trata probablemente de uno de los destinos de Oriente Medio que ofrece mayor seguridad al visitante. De eso no me cabe ninguna duda. Espero que siga siéndolo por mucho tiempo. Porque el mundo no puede permitirse en este país una barbarie como la de Siria en la que todos y cada uno de nosotros somos perdedores.

Si se te ha hecho corto este instante viajero iraní y deseas conocer más sobre Mashhad te recomiendo leas el artículo publicado en este blog que se titula Fervor, lágrimas y oro en Mashhad. Te entrarán muchas más ganas de viajar a Irán.

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

* Recuerda que puedes leer los distintos apartados de la Guía práctica del viaje a Irán con información relativa a:

RUTA REALIZADA (LUGARES QUÉ VER EN IRÁN)

ALOJAMIENTO (HOTELES EN IRÁN)

MEDIOS DE TRANSPORTE EN IRÁN (TRAYECTOS, COSTES, ETC..

50 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA VIAJAR A IRÁN

Artículos sobre Irán en El rincón de Sele

 

email

2 comentarios en “El instante viajero XVII: Una noche en Mashhad

  1. Gracias por el post.
    Un lugar que sin duda me gustaría visitar. Qué alegría que más allá de los debates usuales sobre la verdad en las religiones, uno pueda conmoverse por ver las diferentes expresiones artísticas y humanas de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.