Rumbo a Svalbard: Misión oso polar

Hacía muchísimo tiempo que no iniciaba un viaje con tantos nervios. Es como si, de un plumazo, se hubiesen borrado de mi memoria las incontables ocasiones en las que he agarrado el equipaje para marchar al aeropuerto porque un nuevo destino me estaba esperando. Siento, al igual que en los primeros viajes, una tensión temblorosa, la ilusión inocente del aprendiz que nada sabe y todo quiere. La aventura a la que estoy a punto de embarcarme, y que realmente nació hace ya demasiados sueños, es la causante de todas estas emociones de primerizo. Hoy me marcho de viaje al archipiélago de Svalbard, un conjunto de islas noruegas allá bien arriba en el Ártico, rozando las banquisas de hielo del Polo Norte y que se definen en una frase de gran contundencia: “Un lugar habitado por más osos polares que seres humanos”. En este aspecto se basa lo que he venido a llamar “Misión oso polar”. Y es que, probablemente nunca, pueda estar tan cerca del mayor depredador terrestre de nuestro planeta.

Me voy de viaje a Svalbard

Arranca hoy el viaje de mis sueños. Aquel en el que veo ballenas, focas y morsas con un telón de fondo de glaciares, icebergs y montañas escarpadas. Los silencios sonoros del Ártico, a casi un millar kilómetros del Cabo Norte, se suben a un barco de expedición donde seguir y contemplar la estela de los osos polares y demás fauna que se balancea entre los paralelos 78 y 80. 

Travesía en barco por Svalbard en busca de osos polares

Entre Madrid y Longyearbyen, la capital de Svalbard, hay una distancia aproximada de 4200 kilómetros. A Oslo lo tiene a 2050 y al Cabo Norte (Nordkapp), el punto más septentrional en el que jamás he estado (71º, 1o’, 21”), a más de 800 km. Aquel verano de 2001 en que observaba cómo el sol de medianoche no se acababa de poner en el horizonte en el océano Ártico, no podía imaginarme tan si quiera que muchos años después daría un salto para vivir la única barrera terrestre entre aquel lugar y el Polo Norte magnético. Y nada menos que para rodear en barco sus costas en busca del increíble oso polar.

Mapa de situación de Svalbard en Europa

Entre fiordos y témpanos de hielo flotando en el agua surcará un buque acostumbrado a Ártico y Antártico que, durante una semana, subirá hasta el paralelo 80, las siete últimas islas que preceden al casquete polar. Partiré precisamente de Longyearbyen, la localidad más al norte del planeta con apenas 2000 habitantes. Tras pasar un día en Pyramiden, una ciudad soviética que llegó a ser completamente autosuficiente y que fue abandonada tras agotarse el carbón de sus minas. Un día después llegará el barco. Una ruta en la que está previsto enfocarse lo máximo posible a los avistamientos de osos polares, aunque sin olvidarse de otras especies de la fauna ártica como morsas, focas, renos o zorros, así como de aves marinas, y varios tipos de cetáceos como ballenas, delfines u orcas (narvales hay en el extremo norte del archipiélago, pero la dificultad para verlos es máxima).

Ballenas jorobadas

Tenemos previsto hacer varias salidas en zodiak e incluso, si el tiempo no lo impide, realizar alguna que otra caminata con raquetas de nieve. En estos momentos hay 24 horas de luz y el aprovechamiento promete ser máximo. Además de la tripulación experta en este tipo de destinos polares, vendrán naturalistas que darán charlas cada noche (por llamarla de alguna manera). Sobre el Ártico, el oso polar, calentamiento global, glaciares y otros temas de interés.

Bahía con témpanos de hielo

Una expedición polar muy especial con Pangea (Un futuro viaje de autor)

 

Muchos ya sabéis que estoy iniciando un proyecto profesional en el que poder hacer viajes de autor junto a los lectores de este blog, o amantes de los viajes que deseen apuntarse a los mismos. Siempre deseé hacer una o unas pocas salidas al año junto a más gente y a destinos únicos, de los de una vez en la vida. Hasta que encontré el compañero profesional perfecto, capaz de garantizar este tipo de viajes extraordinarios. Hace unos meses nació una colaboración con Pangea The Travel Store, la tienda de viajes más grande del mundo, con una prospección a Santo Tomé y Príncipe y el lanzamiento de mi primer viaje de autor, la Expedición Kamchatka (única salida 30 de agosto), para la que aún quedan plazas. Pues bien, mi intención es repetir esta misma aventura ártica en Svalbard para ver osos polares el próximo año 2019… con otros viajeros y viajeras. Estamos estudiando ciertas particularidades y fechas (ideal finales primavera/inicio de verano), pero estoy convencido de que puede ser posible y concretarse muy pronto. En Pangea son expertos en este tipo de viajes a Svalbard, puesto que los llevan organizando desde el principio y el feedback recibido es inmejorable (el siguiente el mío).

 

Cartel de osos polares en Svalbard

 

En el caso de tener interés en formar parte de una futura expedición polar en Svalbard y veniros conmigo en 2019 podéis mandarme un correo a:

 

Por favor, indicad expresamente en asunto QUIERO IR A SVALBARD CON SELE y, en el momento de tener perfilado el programa, fechas y precios, os informaría al respecto. Por supuesto, vuestras direcciones de e-mail las guardaré exclusivamente para este asunto y podréis pedir cuando queráis en este mismo correo no recibir absolutamente nada. De hecho la organización, gestión, reservas, etc. las hará en su momento Pangea en un proceso diferente, al igual que con Kamchatka, que para eso es agencia de viajes y yo un mero narrador de historias que acudiría al viaje no como guía sino como miembro de la expedición.

 

Raudfjord, Liefdefjorden, el impresionante glaciar Mónaco (con un frente de 5 kilómetros), el Estrecho Hinlopen, los acantilados de Alefjellet o las Siete islas en el punto más septentrional del archipiélago, traspasado de sobra el paralelo 80, son algunos de los muchos escenarios que nos esperan. Rompiendo el hielo para avanzar, viendo colonias de aves o algún que otro apostadero de morsas. Y bien vigilantes al gigante blanco que aprovecha la temporada primaveral y estival para alimentarse de cara a soportar el duro invierno.

Este es un mapa con el recorrido previsto:

Mapa del crucero que voy a hacer en Svalbard para ver osos polares

Sigue esta aventura polar

Así como en otros viajes insisto que trataré de contar más o menos en directo lo que vaya viviendo a través de las redes sociales, en este me temo que va a ser muy complicado. Al menos durante los días en que me encuentre en el barco. Existe posibilidad de conectarse por satélite, pero es realmente costoso y los megas que tendría serían los mínimos para poder comunicarme con la familia o para temas que requieran urgencia. En el caso de que sea como me temo, haría una especie de “diferido” (sobre todo con los stories de Instagram) para poder compartir con vosotros esta aventura.  De todas formas tengo intención de escribir en el blog largo y tendido sobre Svalbard y prometo dar guerra al respecto.

Instagram de El rincón de Sele

El hashtag de para twitter e instagram será #ExpediciónOsoPolar ¡Allá vamos!

Sele en Groenlandia

Hasta muy pronto. Me voy a Svalbard a cumplir un sueño.

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

Canal Facebook

Instagram @elrincondesele

email

4 comentarios en “Rumbo a Svalbard: Misión oso polar

  1. Viajazo Sele. Deseando que vuelvas para transmitirnos con tus palabras lo que se siente en uno de los lugares menos explorados del mundo.
    Te esperamos a la vuelta!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.