Postales del otoño en Aranjuez

Entre mediados y finales de noviembre el otoño alcanza su máximo esplendor cromático en esos mundos regidos por regueros de hojas secas convertidos en deliciosas alfombras sonoras. El amarillo, el ocre y el rojo, en todas sus tonalidades posibles, se ocupan de vestir hayedos, castañares, abedulares y esos jardines destinados a amabilizar ciudades, villas así como rincones legendarios donde la naturaleza es la protagonista. Siempre me ha gustado perseguir los mejores lugares para contemplar y fotografiar la penúltima estación del año. Recientemente he tenido la ocasión y la suerte de descubrir y retratar los rigores de Aranjuez en otoño, uno de los escenarios de la Comunidad de Madrid al que le sienta especialmente bien esta mutación de colores y la caída inequívoca e inevitable de la hoja durante su último viaje.

Jardín del Príncipe (Aranjuez en otoño)

En el entorno del Palacio y los jardines del Real Sitio de Aranjuez el otoño se convierte en una metáfora visual sobre lo efímero de todo lo que nos rodea. Pura poesía e inspiración, la sugestión de unos zapatos haciendo crujir el suelo medido por pasos. Con los dioses y criaturas que habitan delicadas fuentes barrocas como enaltecedores de un espectáculo que se repite, por fortuna, año tras año. 

Aranjuez, un destino idílico para vivir el otoño

“Con sus sinuosos canales y acequias, que contrastan con las líneas rectas del paisaje rural y urbano, sus jardines arbolados y la arquitectura delicadamente modulada de sus edificios palaciales, el paisaje cultural de Aranjuez es un ejemplo de la compleja relación entre el hombre y la naturaleza”. Descripción del Paisaje Cultural de Aranjuez tras su inclusión Lista de Patrimonio de la Humanidad UNESCO (2001).

 

Detalle de Aranjuez en otoño

Tengo la sana costumbre de regalarme cada año a estas alturas del año, al menos un día en el que pasar las horas deambulando en busca de paisajes otoñales que me permitan pensar y dejar que me persuadan ciertas ideas con las que enfrentarme a los meses que están por venir. Por supuesto que llevo conmigo la cámara, ya que me apasiona coleccionar distintos escenarios a los que el otoño les sienta especialmente bien. Que si el Valle del Jerte en Cáceres, el Castañar de Casillas o Navaluenga en Ávila… hay infinidad de destinos donde disfrutar de un otoño glorioso.

Sele en el Castañar de Casillas (Ávila) durante el otoño

Pero esta vez decidí quedarme en la Comunidad de Madrid donde existen propuestas realmente acertadas para los amantes del otoño y la fotografía. El favorito de los madrileños es, por supuesto, el Hayedo de Montejo (si bien hay que hacerlo en visita guiada y las plazas se agotan rápido) a los pies de la Sierra de Ayllón, aunque el propio centro de la capital de España es capaz de proveer de otoños memorables en el Parque del Retiro, el Campo del Moro, el entorno de Madrid-Río y, por supuesto, el Jardín Botánico. Junto a todos éstos Aranjuez se destapa sin hacer ruido como uno de los lugares que viven el otoño muy intensamente. Así que tras echar un vistazo a algunas fotos no dudé desplazarme al Real Sitio para perderme en el entorno del palacio y sus jardines, el auténtico corazón del paisaje cultural protegido dentro del Patrimonio de la Humanidad. La cámara de fotos como compañera de aventuras y el único objetivo de dejarme llevar por la improvisación y la intuición.

Así se ve un buen otoño en Aranjuez

Aranjuez en otoño, poesía de lo caduco

Me propongo contar un día corriente de Aranjuez en otoño a través de una selección de imágenes que inspiran una escapada (inminente e indispensable) a la ciudad bañada por el río Tajo donde los monarcas y su séquito venían a pasar largas y ociosas temporadas. Pero además de escribir la Historia de reyes, reinas, príncipes y princesas, Aranjuez permite vivir penúltima estación del año bajo una intensidad brutal.

Palacio Real de Aranjuez

Los escenarios concretos para esta aventura visual fueron el Jardín de la Isla, el del Príncipe y, en definitiva, el entorno que rodea el Palacio Real. Protagonistas de un motín que protagonizó un motín en 1808 que forzó la marcha de Carlos IV y su familia con el rabo entre las piernas (aunque tras la abdicación se exiliaron a la jaula de oro del castillo de Valençay, una de las joyas del Valle del Loira en Francia). Un destino digno para visitar en cualquier época del año, pero que en otoño alcanza unas cotas visuales de una belleza extraordinaria. Y si no me crees, pongo fin a la palabrería y allá va una sucesión de algunas de las imágenes que pude tomar hace tan sólo un par de días:

EL ENTORNO DEL PALACIO REAL DE ARANJUEZ (Palacio, Jardín del Parterre, Plaza de Parejas y Plaza de San Antonio)

Palacio Real de Aranjuez en otoño

Plaza de San Antonio de Aranjuez en otoño

Palacio Real de Aranjuez en otoño

Plaza de Parejas (Aranjuez en otoño)

JARDÍN DE LA ISLA

Jardín de la Isla en el Real Sitio de Aranjuez durante el otoño

Puente que une el Palacio Real con el Jardín de la Isla de Aranjuez (Colores del otoño)

Fuente de la Espina (Jardín de la Isla, Aranjuez)

Jardín de la Isla (Otoño en Aranjuez)

JARDÍN DEL PRÍNCIPE

Jardín del Príncipe (Aranjuez en otoño)

Jardín del Príncipe (Aranjuez en otoño)

Jardín del Príncipe en Aranjuez durante el otoño

Jardín del Príncipe (Aranjuez en otoño)

Pavo Real en el Jardín del Príncipe (Aranjuez otoñal)

Espero que hayas disfrutado de este breve pero apasionante paseo a través de lo mejor de Aranjuez durante la estación otoñal. Aún quedan días de noviembre y diciembre para ser tú ese visitante protagonista de uno de los mejores otoños de tu vida.

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

Canal Facebook

Instagram @elrincondesele

PD: No te pierdas la sección RINCONES DE ESPAÑA con los mejores destinos dentro del país.

email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.