Resumen de un 2017 con viajes…y biberones

Desde que este cuaderno de bitácora existe me gusta hacer un repaso a final de año de los mejores momentos viajeros vividos durante los últimos doce meses. Es una manera de viajar de nuevo a esos lugares, a esos instantes inolvidables que merecen la pena recopilarse y guardarse en una maraña de letras e imágenes. Pero este año es especial, el más especial. Casualmente el último resumen anual de 2016 lo escribí y publiqué justo un día antes de que me cambiara la vida, de que lo cambiara todo. Por que tan sólo un día más tarde supimos que Rebeca estaba embarazada y que si todo iba viento en popa seríamos padres al final del verano. De ese modo 2017 estuvo marcado por un embarazo, un nacimiento y, por supuesto, grandes viajes.

Felicitación 2018 de El rincón de Sele

Además de Unai, el mejor viaje de todos, he tenido la suerte de cumplir el sueño de ver y fotografiar osos de cerca durante un apasionante roadtrip en autocaravana por Alaska o de hacer senderismo en glaciares y navegar en kayak entre icebergs en un gran destino como es Groenlandia. De ilusionarme por descubrir los secretos de una isla como Madeira, volver a ver a mi amada Venecia, hacer un crucero por las islas del Caribe y dedicarle tiempo suficiente a mi tierra, España, para disfrutar de los mejores paisajes en Las Hurdes, Las Médulas, La Garrotxa y perseguir a Don Quijote durante un precioso viaje por La Mancha. Pero, ¿y si lo ordenamos un poco y vamos mes por mes? ¡Acompañadme! 

ENERO: Primera escapada del año a Guadalupe

Nos gusta estrenar el nuevo año con una escapada que tomarnos con calma y saborear a fuego lento. Esta vez escogimos la extremeña Guadalupe para disfrutar de uno de los monasterios más hermosos y con mayor historia de España y de un pueblo acogedor como pocos. Pasamos un fin de semana en el Parador de Guadalupe, un antiguo hospital del siglo XVI reconvertido a hospedería, y nos encomendamos en el monasterio a la Virgen de Guadalupe en las estancias de la obra cumbre del gótico mudéjar. Es curioso conocer justo cuando termina 2017 que Guadalupe ha sido elegida primera en la lista de los pueblos más bonitos de España. ¡Se lo tiene merecido!

Monasterio de Guadalupe (Extremadura)

FEBRERO: Sin viajes pero sin tiempo para aburrirnos

Febrero no fue un mes caracterizado por ningún viaje o escapada destacable o digna de mención salvo una noche en el Hotel Palace como regalo de cumpleaños y en el que conocimos el alojamiento con mayor solera y renombre de Madrid. Pero en cuanto al embarazo de Rebeca fue uno de los meses de mayor movimiento. Que si nauseas, ecografías, visitas al hospital y descubrimiento de que íbamos a ser padres de un niño. Niño del que ya teníamos nombre, Unai. El final del primer trimestre fue algo difícil y tuvimos que tomárnoslo con calma en casa pero fue irse febrero e irse buena parte de las molestias físicas. Empezaba otra fase del embarazo. Y se avecinaban nuevos viajes…

Cúpula del Hotel Palace de Madrid

MARZO: Volver a Venecia y descubrir Madeira

Hay algo mejor que viajar a Venecia. Y eso sólo puede ser regresar a Venecia. Tenía una cuenta pendiente con la ciudad de los canales. Era demasiado el tiempo que había pasado desde que nos conocimos por primera vez. Así que para esta ocasión me reservé casi una semana entera para dedicarle a la ciudad. Barrio a barrio, canal a canal, calle a calle e iglesia a iglesia. Fui en busca de los mejores miradores de Venecia, de otras islas de la laguna y traté de recopilé información de primera mano para elaborar una guía práctica dedicada a todos aquellos que deseen vivir una gran experiencia en la ciudad.

Postal de Venecia con la isla San Giorgio Maggiore al fondo

Poco después la protagonista fue la isla portuguesa de Madeira. Y debo reconocer que la hermana lusa de las Canarias me volvió completamente loco. Un auténtico paraíso con buen clima durante todo el año, un espectacular collage de paisajes diversos que te permiten caminar sobre las nubes y a los pocos minutos estar en una piscina natural que se confunde con el océano o avistando ballenas y delfines. Descubrí que hay buenas razones para viajar a Madeira, que allí las espetadas no son de sardinas sino de carne de vacuno y que si algún día me quiero esconder no sería un mal lugar donde encontrarme. En Funchal, Ponto do Sol o Porto Moniz. Simplemente en Madeira. Eso sí, me quedó pendiente visitar en profundidad Porto Santo, la isla madeirense de playas salvajes en la que vivió Cristóbal Colón y conoció a su primera esposa.

Sele en Santana (Madeira), delante de las casas típicas de la isla

Nada más regresar de Madeira me escapé con Rebeca a un pequeño pueblo abulense llamado Madrigal de las Altas Torres. Un lugar que a muchos no les suena pero que vio nacer a Isabel la Católica, apagarse a Fray Luis de León y que posee un conjunto histórico amurallado realmente maravilloso.

Madrigal de las Altas Torres (Ávila)

ABRIL: Tras las huellas de Don Quijote en La Mancha

En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme… Así empieza una de las obras cumbres de la literatura universal. Y así comenzó un apasionante viaje por carretera a los escenarios del Quijote en La Mancha, muchos de ellos mencionados expresamente en la novela mientras que otros son paisajes absolutamente “cervantinos”. A lo largo de cuatro días realicé un roadtrip en solitario por tierras manchegas pasando por Mota del Cuervo, Belmonte, El Toboso, Campo de Criptana, Argamasilla de Alba, las Lagunas de Ruidera, Munera, El Bonillo, Villanueva de los Infantes, San Carlos del Valle, Viso del Marqués, Puerto Lápice, Consuegra, Tembleque y otras.

Ruta del Quijote en coche

Fue un proyecto personal y profesional con la novela en mano y buscando rincones perfectos para comprender la espléndida historia contada por Don Miguel de Cervantes Saavedra.

Atardecer en Belmonte (La Mancha del Quijote)

MAYO: Trilogía de escapadas nacionales

Como comenté al principio, en este año han tenido mucho protagonismo los rincones de España. Y mayo fue un mes bien aprovechado en la piel de toro. Arrancó en un puente de relax entre Vinaroz y Peñíscola en Castellón en uno de los momentos más dulces del embarazo de Rebeca. Eso sí, volvimos a casa los dos (y toda su familia) con una gastroenteritis como fin de fiesta. Teníamos el estómago como el acordeón de Maria Jesús la de “Los Pajaritos”.

Sele y Rebeca en Peñíscola (Castellón)

Una semana más tarde me fui de viaje a Las Hurdes, un destino famoso por su Leyenda negra y por una polémica película documental de Luis Buñuel filmada en 1932, “Tierra sin pan”. Pero esta comarca cacereña resultó para mí un descubrimiento a todo color con meandros imposibles como El Melero, antiquísimos pueblos de pizarra emblema de la arquitectura negra de la península, valles vertiginosos y una gastronomía capaz de quitar el habla (o de devolverla). Una nueva muestra de que Extremadura es la gran desconocida y hay un sinfín de lugares que merecen la pena (Por cierto, a ver si le ponen un tren digno ya a los extremeños).

Sele en el Meandro de El Melero desde el mirador de La Antigua (Las Hurdes, Cáceres)

Y de Las Hurdes a uno de los paisajes más espectaculares de España sin solución de continuidad. En la comarca leonesa de El Bierzo pude disfrutar en buena compañía de amigos de un paraje sensacional como Las Médulas, que fue una antigua mina romana que después la naturaleza recuperó como suya. Esta escapada berciana tuvo mucho de amistad, trekking, fotografía, castillos medievales (Cornatel y Ponferrada) y gastronomía (para los anales de la Historia quedará el día en que nos comimos entre tres personas un chuletón de un kilo ochocientos gramos).

Juampe, Sele y Pablo en Las Médulas

JUNIO: Alaska en autocaravana (el viaje del año)

El mes de junio lo inauguré con una escapada a dos comarcas catalanas como son Garrotxa y el Alto Ampurdán, ambas pertenecientes a la provincia de Gerona. Ambas ya las conocía y me encantan. La Garrotxa por sus paisajes volcánicos y sus pueblos anclados en la Edad Media. Y el Alto Ampurdán por el Cap de Creus, el toque daliniano en Cadaqués o Portlligat y, por supuesto las ruinas grecorromanas de Ampurias. Esta vez además tuve la ocasión de visitar por primera vez el monasterio románico de Vilabertrán, un auténtico secreto en tierras gerundenses.

Sele en Hostalets d'en Bas (La Garrotxa)

Junio también trajo la aventura más esperada del año. Muchos meses llevábamos preparando Isaac (Chavetas) y yo un muy deseado viaje por Alaska en autocaravana, aunque al final nos pudiera la improvisación a la hora de forjar nuestra hoja de ruta por la última frontera. Este roadtrip por uno de los territorios salvajes del mundo tenía muchos objetivos, pero uno por encima de todos. Y este era poder ver osos salvajes en su hábitat, algo que conseguimos en Lake Clark National Park tras aterrizar en avioneta sobre una playa. En esta época del año estos animales amenizan la espera de los salmones acudiendo a la playa a desenterrar moluscos que les den suficiente energía ante lo que está por llegar. Nada menos que llegamos a tener a diez osos a muy corta distancia. Probablemente una de las mejores experiencias viajeras de nuestra vida.

Oso en Alaska (Foto de nuestro viaje a Alaska en autocaravana)

Pero además de osos Alaska nos regaló frentes glaciares, icebergs, pueblos fantasma, el vuelo al ras de nosotros de las águilas de cabeza blanca, rememorar la historia de Chris McCandless (Alex Supertramp) narrada en Into the Wild y la posibilidad de elegir cada noche dónde deseábamos despertar. Y es que fue nuestro estreno con una autocaravana con unas dimensiones más similares a las de un autobús. Vaya, no se nos dio nada mal la cosa, creo que pasamos la prueba con nota. ¡Hay que repetirlo!

Nuestra autocaravana en Alaska (Denali Highway)

JULIO: Estación Groenlandia

De Alaska a Groenlandia con apenas unos días de margen. Un avión de Copenhague con destino Narsarsuaq fue el inicio de una gran aventura en el sur de Groenlandia. Hablamos de un territorio salvaje modelado por glaciares, fiordos e icebergs a la deriva. Del pueblo inuit y de la no existencia de carreteras ni nada que ose perturbar tan insólito destino. Durante este viaje tuve la fortuna de hacer trekking con crampones sobre un glaciar, dormir en un campamento polar accesible únicamente en zodiak, pasar dos días memorables de kayak entre icebergs y focas en la bahía de Tasiusaq e incluso sobrevolar en helicóptero el glaciar Qorqup (uno de los vuelos más alucinantes en helicóptero que se pueden hacer todo el mundo).

Ante un iceberg en el sur de Groenlandia

Creo que el de Groenlandia ha sido uno de los viajes que más me han marcado últimamente. Irte a la cama escuchando crujir el hielo, cruzarte con una manada de caribúes y contemplar los infinitos atardeceres del verano groenlandés son cosas que no se van de la cabeza fácilmente. Ni falta que hace…

Sele haciendo kayak en el sur de Groenlandia

AGOSTO: ¡Bienvenido Unai!

Sólo quienes han estado embarazadas saben que las cuatro últimas semanas de gestación se hacen más largas que todos los meses anteriores. Toca armarse de paciencia, aunque resulta tremendamente difícil la espera (también para los papás). ¡Pero todo llega! En nuestro caso fue a finales de mes, concretamente el día 29, cuando Unai decidió venir al mundo tras casi veinticuatro horas de parto (que comenzó con una gran tormenta). Es difícil describir el primer momento en que le ves la carita a tu bebé o en que le tomas en brazos. Es un instante en el que la cabeza te hace “clic” y te cambia radicalmente la perspectiva de tu propia vida. Una vida que deja de ser tuya para entregársela de manera incondicional junto a todo ese cariño que tenías acumulado dentro y del que no habías sido consciente hasta entonces.

Sele y Rebeca con Unai recién nacido

El nacimiento de Unai, y los meses que llevamos con él, es el mejor viaje de cuantos hemos hecho hasta ahora. Nada puede comparársele lo más mínimo a él y a lo que nos hace sentir. Estamos convencidos de que ahora juntos, como una gran familia, viene lo mejor.

SEPTIEMBRE: El posparto, ese gran desconocido

Nadie, hasta que no tiene hijos, sabe que los primeros días (o más bien semanas) tras un nacimiento son muy complicados. ¡Demasiado complicados! El posparto, eso de lo que nadie habla y que parece que no existe, es un periodo de dolores posparto, sensibilidad mental extrema, somnolencia a más o poder y todo ello aderezado con un millón de dudas. Es el momento en el que los padres y el bebé se empiezan a conocer y donde toca amoldar toda una vida. Con millones de llamadas telefónicas, visitas en casa y consultas con el pediatra.

Unai Miguel Granero

Pero siempre hay una cosa que te hace seguir adelante con tesón y una sonrisa en la boca. Claro que el posparto es difícil pero mirarle a Unai su carita y acunarle en nuestros brazos siempre fue un premio, un peldaño más a la felicidad.

OCTUBRE: Volviendo a escribir de nuevo

Durante el primer mes todos mis esfuerzos estuvieron dedicados al pequeño Unai y a su madre. Poco a poco nos fuimos acostumbrando a él y él a nosotros. Y las cosas empezaron a ser más fáciles. La pregunta que me venía (y me viene) a la cabeza siempre era cómo podíamos haber estado toda una vida sin él. Mientras todo iba tomando su cauce yo volví a escribir artículos para el blog, a ir a la radio y a seguir contando viajes. Un poquito más cada día, aunque intercalando artículos con biberones. Es lo bueno de la paternidad cuando se trabaja en casa, que se pueden conciliar todos los momentos.

Sele con Unai

Rebeca y Unai

A finales de mes tuve la ocasión de ver los preparativos del Año Murillo en Sevilla y contemplar una obra que llevaba fuera de la ciudad casi doscientos años en pleno proceso de restauración. ¡Toda una suerte!

Restauradora del Museo de Bellas Artes de Sevilla trabajando en el Jubileo de la Porcíuncula de Murillo

NOVIEMBRE: Una de Piratas del Caribe en las Antillas Menores

En noviembre llegó el primer viaje tras el nacimiento de Unai y el que sería el último del año. Esta vez se trató de un crucero por las islas del Caribe con la ruta Santo Domingo, Martinica, Barbados, Granada y San Vicente y las Granadinas. Un recorrido por algunas de las islas más privilegiadas de las conocidas como Antillas Menores en el que tuve tiempo de conocer la zona colonial de Santo Domingo en República Dominicana, visitar una destilería de ron en Martinica y conocer de primera mano las consecuencias de la última gran erupción del Monte Pelée, recorrer los fondos marinos de Barbados en submarino, disfrutar de las playas paradisíacas de Granada y buscar los escenarios de la saga Piratas del Caribe que pertenecen a San Vicente y las Granadinas.

Wallilabou Bay, uno de los escenarios principales de Piratas del Caribe en San Vicente y las Granadinas

DICIEMBRE: Las primeras navidades con Unai y haciendo planes para el 2018

Diciembre es un mes para hacer balance, sobre todo de un año tan positivo como este. Pero también de no quedarse quietos y planificar grandes cosas para el 2018. Sólo puedo decir que son muchos los objetivos marcados para los próximos meses. Seguirá habiendo grandes viajes (algunos ya cerrados), vendrán las primeras escapadas con Unai y, por supuesto, continuaré alimentando este blog que en febrero cumplirá nada menos que doce años. Un blog que en 2017 ha superado con creces los dos millones de visitas y las tres millones de páginas vistas, en torno a un 10% más que en el año 2016.

Unai en Navidad

Trataré de dar luz y fuerza a ese libro que tengo en mente escribir (si no lo hago se aceptan collejas virtuales) e intentaré poder programar algo muy importante con vosotros. Muy pronto lo sabréis con más detalle pero esta vez podréis ser también protagonistas de una de mis aventuras, quizás la mayor que pueda vivir en 2018. Porque si comandara una expedición (y no estoy hablando de una mera escapada), ¿os apuntaríais?. Ahí queda eso…

Sele en Groenlandia

Y de ese modo cierro 2017 con el último post de un año que jamás olvidaré porque con él vino el mejor regalo de todos.

Os deseo todo lo mejor ante el nuevo año y nos seguimos leyendo en el que espero siga siendo vuestro rincón viajero.

Felicitación 2018 de El rincón de Sele

¡Gracias por estar ahí! ¡Feliz 2018!

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

Canal Facebook

Instagram @elrincondesele

email

7 comentarios en “Resumen de un 2017 con viajes…y biberones

    1. Hola Maria Jesús,

      Pues estoy a punto de cerrar el poder organizar un viaje muy especial (y diferente) para un grupo reducido. Iríamos a través de una agencia especializada para tener todas las coberturas cubiertas (legalmente yo no puedo hacerlo y hay que tenerlo todo bien previsto). Espero poder daros noticias muy pronto pero si sale (y va bien encaminado) es un VIAJAZO único y muy muy especial. Una de esas cosas para una vez en la vida… Y hasta ahí puedo leer.

      Feliz año Maria Jesús!

      Sele

  1. Feliz año Sele, y ¡enhorabuena por ese pequeño futuro gran viajero!

    Seguiremos atentos y aprendiendo mucho de tus viajes en 2018. Disfrutamos mucho leyendo tus posts.

    y también estaremos atentos a lo de la expedición 😉

    Saludos!!

    Felipe y Tamara (viajeros a menor escala 🙂 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *