Las ciudades más románticas del mundo (para declararse)

Siempre he pensado que hay lugares con un carga romántica muy especial, un envoltorio donde resulta más fácil dejarse llevar y ser uno mismo. De hecho me considero un coleccionista de escenarios románticos y de que si sucede algo especial, sea con un fondo perfecto, casi hecho a medida para una circunstancia excepcional. Me estoy refiriendo a rincones ideales para declararse, darse un beso de esos que nunca se olvidan o, incluso, para pedirle matrimonio a tu pareja. En definitiva, que hay lugares en los que el decorado acompaña a la hora de dar un paso importante y mostrarse más enamorados que nunca.

Venecia, probablemente una de las ciudades más románticas del mundo

Hoy me gustaría dedicarle unas palabras a las que, a mi juicio, me parecen las ciudades más románticas del mundo. No importa si hoy es o no San Valentín, porque hay “sí quieros” que deben planificarse como se merecen y, sobre todo, donde es debido. 

¿Cuáles son las ciudades más románticas del mundo?

Si has entrado aquí buscando ideas para sorprender a tu pareja o, simplemente, para hacer un viaje juntos. O quizás desees dejar atrás de una vez por todas la palabra amistad y ser algo más. Incluso buscar un lugar donde tartamudear eso de… ¿Quieres casarte conmigo? En ese caso puedo asegurarte que has entrado al lugar idóneo. Porque vamos a hablar de las ciudades más románticas del mundo y, no sólo eso, buscaremos el fondo ideal para disfrutar de ese momento mágico y de mucho, pero que mucho, amor. ¡Allá vamos!

Lisboa… ¿Quieres casarte conmigo?

Lo siento, pero mis recuerdos me reclaman. En Lisboa le pedí a Rebeca que se casara conmigo. Así que con la capital portuguesa puedo ser de todo menos objetivo. Pero, ¿cómo serlo cuando te dejas llevar por solo de guitarra languideciendo en el mirador de Santa Lucía en pleno barrio de Alfama? Lisboa es una ciudad que no está hecha para perfeccionistas, que se regodea en su propia decadencia y te canta fados cada noche. Callejuelas estrechas y empinadas, esa tabernita de Mouraria o el mirador de la Rua Augusta con vistas a los últimos coletazos del río Tajo en la Plaza del Marqués de Pombal, lugar que representa la Lisboa moderna que se alzó después del terrible terremoto que echó todo abajo.

Sele y Rebe en Lisboa, una de las ciudades más románticas del mundo

Tres lugares de Lisboa para decir te quiero:

  • Las murallas del Castelo de São Jorge proporcionan unas vistas maravillosas de Lisboa, sobre todo al atardecer. Toda la ciudad es pintada por el último sol y se queda prácticamente para vosotros solos. Desaprovechar esta circunstancia es inconcebible.

Atardecer en Lisboa

  • El mirador de Santa Lucía es, probablemente, el rincón más romántico de Lisboa. Y cada noche suele dejarse caer algún músico para poner la banda sonora original a las palabras que llevas tanto tiempo queriendo decir.
  • En la conocida como Calçada do Duque, una callejuela escalonada que surge detrás de la Estación de Rossío, hay una colección de buenos restaurantes con vistas al Castelo de São Jorge y al barrio más monumental de Lisboa. Como suelen estar muy concurridos sí te recomiendo que reserves con suficiente antelación utilizando ElTenedor y tengas garantizada la mesa sin necesidad de esperar colas para conseguirla. ¡El bar panorámico Mensagem no puede ser más romántico!

Vistas desde Calcçada do Duque (Lisboa)

París, je t’aime

Seguramente si uno piensa en una “ciudad del amor” aparece rápidamente París. Es inevitable. Son demasiadas películas, demasiadas novelas, las que han plasmado el decorado perfecto para desarrollar una historia de amores y desamores. París lo tiene todo para recibir hordas de enamorados y enamoradas que entrelazan sus manos mientras bajan los Campos Elíseos sintiéndose solos entre la multitud o dan rienda suelta a sus pasiones en un oscuro rincón de Montmartre. Da la sensación de que Toulouse-Lautrec te vigila desde una esquina y que Picasso traslada vuestro amor a una obra de arte abstracta en su viejo apartamento. Que nadie lo dude, París es acierto seguro. Lo contrario sería algo así como correr con las piernas de Usain Bolt y quedar el último…

Torre Eiffel iluminada (París)

Declararse en París es fácil. Lo difícil es elegir dónde:

  • Puedes buscar el mejor ángulo de la Torre Eiffel. O, mejor aún, subir a lo alto de la Torre Eiffel. Mucho mejor todavía… darse un homenaje gastronómico en la propia Torre Eiffel. El restaurant 58 Tour Eiffel ofrece unas vistas excelentes de París y evitas aglomeraciones. ¡Puede ser la sorpresa del viaje!
  • Un clásico básico del amor en París son las escaleras del Sacre Coeur cuando llega la tarde. Es cierto que no resulta muy íntimo, pero bastarán unas palabras mágicas para sentiros vosotros solos. Y con la ciudad de fondo…

Sacre Coeur iluminado (París)

Venezia – la più bella città del mondo

Sólo hay algo mejor que visitar Venecia. Y eso sólo es enamorarse en Venecia. Un viaje a la ciudad de los canales lo recomendaría hasta el mismísimo Cupido. Caerán sus flechas por todas partes. En Piazza San Marco, en el emblemático Puente de Rialto o en las butacas del Teatro La Fenice. No importa si es carnaval o no. ¡Máscaras fuera! La verdad aflora tan bien en una góndola por el Gran Canal

Vistas de Venecia desde el puente de la Academia, que parte de uno de los museos principales de la ciudad

Quien busque las mejores vistas panorámicas más románticas de Venecia las encontrará en:

  • El campanile de San Marco, un clásico para primerizos.
  • El campanile de San Giorgio Maggiore. Venecia a vuestros pies.
  • El puente de la Academia, el lugar que convierte a Venecia en un cuadro.
  • La azotea del T Fondaco dei Tedeschi en Rialto (Que además no se cobra por subir y en Venecia eso es un imposible).
  • La escalera de caracol del Palacio Contarini del Bovolo para tener para vosotros un mar de tejados venecianos y el campanile de San Marco al fondo.
  • La torre de la iglesia de la Asunción en isla de Torcello con vistas de la laguna veneciana y muy pocos turistas.
  • El restaurante del Hotel Danieli (Danieli Bistro). Un lugar sólo para elegidos.

Palacio Contarini del Bovolo (¿Las mejores vistas de Venecia?)

New York, I love you

¿Cuántas películas románticas están ambientadas en Nueva York? ¡Decenas! ¡Cientos! Manhattan, Desayuno con diamantes, Cuando Harry encontró a Sally, Tienes un e-mail, Tu la letra y yo la música, Otoño en Nueva York o New York, I love you… Seguro que si continuamos no dejarían de aparecer filmes en los que la Gran Manzana pone lo que comentaba antes, el envoltorio perfecto. Un fondo de rascacielos, un atasco bajo la lluvia en un taxi amarillo, ese café que te recuerda al Central Perk de Friends.

Nueva York

Viajar a Nueva York con tu pareja siendo solteros merece que uno de los dos hinque rodilla y haga la pregunta del millón: ¿Quieres casarte conmigo? Y en ese caso vale la pena tener previsto el sitio exacto. Como, por ejemplo:

  • La cima del Empire State Building. Dado que se trata de una subida imprescindible no es raro encontrarse parejas declarándose su amor con toda Nueva York como testigo. Es cierto que original no eres, pero no existe en la ciudad lugar más emblemático que este. Aunque para las fotos nada mejor que el Rockefeller Center…
  • Un banco en Gantry Plaza State Park, justo en la orilla del East River en Queens, proporciona las que probablemente sean las mejores vistas de Midtown Manhattan.

Gantry Plaza State Park (Nueva York)

  • El interior de la Grand Central Terminal. Lo de besarse en la Estación Central de Nueva York se ha convertido en toda una tradición. Y entre idas y venidas, con un montón de gente como testigo, puede ser una opción más que interesante.
  • Bow Bridge en Central Park, uno de los rincones más románticos y sugerentes de Nueva York. Fue construido entre 1859 y 1862 y se trata de una postal en sí misma. Un rincón de película hecho por y para los enamorados.
  • El escaparate de Tiffany & Co en la Quinta Avenida. ¿Quién no recuerda a Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes? Pues no hay mucho más que decir. La magia del cine en las cosas del amor, ayuda bastante.

Tiffany & Co, el escaparate de Desayuno con diamantes

Mi Buenos Aires querido

Buenos Aires se deja querer desde el primer momento en que la miras. En un paseo en Caminito, en el paraíso de la lectura que es ese gran teatro convertido en la Librería El Ateneo o en uno de los muchos cafés con alma aromatizando la sala. Después llega el momento de bailar (o ver bailar) tango y ponerle cara a la sensualidad con Gardel cantando al fondo.

Cartel de

No tendría duda alguna al confesar que Buenos Aires me parece, de largo, la ciudad más romántica de Latinoamérica. Que cada minuto que pasas en ella convierte una confesión de amor en una declaración de intenciones. Lo demás lo tienes que poner tú.

Si tuviera que elegir un barrio, ese siempre sería San Telmo. Porque, al fin y al cabo, perderse entre viejos recuerdos es la mejor manera de construir otros nuevos.

Barrio de San Telmo (Buenos Aires)

Praga en cualquier época del año

No existiría excusa alguna si no formase Praga de cualquier lista de ciudades románticas e ideales para declararse. En Praga todos los días son San Valentín, no importa si se encuentra en mitad del invierno y cubierta de nieve (mejor aún) o viviendo un templado verano con las calles a rebosar. La dama de República Checa viste sus mejores trajes allá donde se mueva, ya sea en una orilla u otra del río Moldava. Aunque el punto de conexión en el Puente de Carlos es tan perfecto que no debería haber dudas a la hora de elegir un escenario de la ciudad para robar un beso.

Praga es una de las ciudades más románticas del mundo

Habría que ser justos con un país que va mucho más allá de Praga y tener en cuenta estas otras opciones románticas para consolidar una pareja de enamorados:

Cesky Krumlov durante la hora azul

  • A media subida del castillo de Karlštejn, justo cuando la gran fortaleza checa se deja ver entre la maleza y uno tiene la sensación de hallarse dentro de un cuento de hadas.
  • En el restaurante del Grandhotel Pupp de Karlovy Vary, el corazón de la ruta de los balnearios de República Checa, y regalarse un homenaje en el emblemático hotel de lujo  por el que se ha dejado caer ya medio Hollywood (en la ciudad se celebra el reconocido Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary).
  • Sentados en la columna barroca (y Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000) de la plaza principal de Olomouc. El santo y seña de una ciudad universitaria con siglos de antigüedad y a tres horas de Praga. Ideal para salir a explorar Moravia, la otra Chequia menos conocida.
  • En uno de los puentes que cruzan el río Ohře a su paso por el pintoresco castillo de Loket, donde forma un meandro perfecto.

Castillo de Loket (Bohemia Occidental, República Checa)

Estambul, un atardecer de fuego en el Cuerno de Oro

Entre Europa y África la antigua Constantinopla regala los mejores atardeceres del mundo en el conocido como Cuerno de Oro. La silueta de grandes cúpulas y minaretes de las mezquitas se puede prácticamente acariciar desde las embarcaciones que regresan del Bósforo al final del día. Quizás con un par de sorbos de buen té llegan a sobrar los motivos para elegir a Estambul uno de los destinos predilectos para decir eso de “te quiero” sin que suene a horterada.

Santa Sofía (Estambul, Turquía)

La pasión turca es algo más que una novela de Antonio Gala. Es el embrujo de un amor siempre correspondido con una ciudad a la que se puede volver una y otra vez y no haber conocido nada de ella. En mi caso protagonizó mi primer viaje al extranjero. Y el amor definitivo por tener una vida cargada de viajes y momentos más que de fútiles caprichos materiales. El ansia de viajar se lo debo, en parte, a la bella Estambul.

Granada, suspiros en el mirador de San Nicolás

España está repleta de lugares para enamorados natos. ¡Y elegir uno solo es tan difícil!. Me vienen a la mente Sevilla, las vistas del Peine del Viento en San Sebastián (cuando no hay temporal) o el Templo de Debod en Madrid. Pero creo que no existe nada como Granada y sus vistas de la Alhambra y las montañas de Sierra Nevada desde el mirador de San Nicolás en el barrio de Albaicín. Decía Machado que si “todas las ciudades tienen su encanto, Granada el suyo y el de todas las demás”, y no le faltaba razón. En cualquier parte de Granada es posible ganarse el cielo pero cuando se contempla Alhambra desde San Nicolás es posible superar cualquier reto que nos propongamos.

Alhambra de Granada desde el Mirador de San Nicolás

El mundo está hecho para los románticos

No dirás que te marchas sin una buena idea para declararte o darle una sorpresa a la persona a la que amas con locura. ¿En serio quieres más? Te las voy a poner cortitas al pie y tú ya tomas la decisión. Por propuestas que no quede:

Templo de Fushimi Inari en Japón

Plaza Jemaa el-Fna al atardecer (Marrakech)

Hora azul en el puente de San Miguel de Gante (Flandes, Bélgica)

¿Se te ocurren más? ¿Cuál es para ti el destino más romántico del mundo?

Feliz día de los enamorados, aunque no lo ciñas tan sólo a San Valentín. Cualquier día del año es bueno para demostrar el amor, ¿no crees?

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

Canal Facebook

Instagram @elrincondesele

email

5 comentarios en “Las ciudades más románticas del mundo (para declararse)

  1. Hola Sele, para mí Lisboa es una ciudad muy especial, fue el primer viaje que hice con el que hoy es mi marido y guardo un recuerdo imborrable de aquel viaje. No sé si el más romántico pero sí una ciudad preciosa y cerca de Madrid, recomendaría Cáceres, pasear al atardecer por el adarve y sentirte como un caballero y una dama de la España Medieval…

    1. Hola Julia,

      Sin duda Lisboa es única. Para mí es la TOP1 en romanticismo, pero tengo buenas razones para ello.

      Cáceres es una de las ciudades más bonitas en las que he estado nunca. Y tardé mucho en visitarla!

      Gracias por tu comentario,

      Sele

  2. Todas las ciudades son románticas y preciosas , para pasar un feliz Dia de San Valentin y me gustaria pasarlo en cualquiera de ellas , gracias a tus comentarios e imágenes , Sele , muchas gracias por tus reportajes.

    1. En realidad, Francisca, donde hay amor no hace falta nada más. Pero siempre viene bien un buen escenario de fondo, ¿verdad? Y creo que todas estas lo garantizan!

      Muchas gracias por comentar!!

      Sele

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *